Home Noticias Un éxito como la Coca-Cola: la industria del cannabis genera un negocio...

Un éxito como la Coca-Cola: la industria del cannabis genera un negocio de 40.000 millones

0
Farmers handshake in marijuana farm. Dialogue between two businessmen to sign contract.

La aprobación del consumo recreativo y medicinal en decenas de Estados en la última década ha traído beneficios como la desestigmatización o el crecimiento de una industria multimillonaria, pero el consumo problemático y los encarcelados por posesión empañan una narrativa exitosa

Las calles de Nueva York tienen un inconfundible olor a marihuana. También las de Los Ángeles y San Francisco, las de Chicago y Atlanta. Desde que Colorado legalizó el consumo recreativo hace una década, han ido cayendo Estados como fichas de dominó, y a día de hoy 40 la han legalizado por lo menos para consumo medicinal y 24 para el recreativo. El uso se ha disparado hasta tal punto que por primera vez ha superado el consumo diario de alcohol en todo el país. Con este boom han llegado múltiples y variados beneficios, desde la desestigmatización del consumo al crecimiento de una industria multimillonaria y una importante fuente de recaudación fiscal. Es sin duda una historia de éxito político y económico, pero esconde un par de sombras, como el consumo problemático al que se le hace la vista gorda y los miles de presos que siguen encarcelados por pasados delitos de posesión.

La proporción de estadounidenses que son fumadores habituales de marihuana se ha más que duplicado desde 2013, según la encuestadora Gallup. En ese entonces, un 7% de los adultos decía fumar habitualmente. Ahora el número se acerca al 17%, unos 44 millones de personas. Otro estudio reciente añade que casi la mitad de esos reporta consumir cannabis diariamente o casi a diario, lo cual significa que, por primera vez en la historia, más personas fuman marihuana todos los días que las que beben alcohol a diario; aunque es posible que el aumento sea más bien producto de una mayor disposición de reportar el consumo propio. Aun así, y a pesar de que es difícil hacer una comparación detallada con otros países porque no hay muchos datos, con los que hay, Estados Unidos está entre los que mayor prevalencia de consumo tienen.

 
Gráfica histórica de Marihuana

No es un hito para nada menor en un país que durante todo el siglo XX siguió el prohibicionismo como modelo, primero precisamente con el alcohol, y luego con otras drogas. La marihuana, en particular, fue objeto de campañas alarmistas y engañosas en los años 80 y 90. Es toda una historia de estigmatización. De hecho, la palabra “marihuana” es producto de ello al ser popularizada en los años 40, pues generaba una asociación del cannabis con la población migrante mexicana de la época. Pero desde el principio de este siglo, y especialmente desde 2014, la opinión pública ha cambiado profundamente: si en el año 2000 un 30% apoyaba la legalización, un número que se había mantenido estable casi 30 años, a día de hoy casi el 70% de los estadounidenses están de acuerdo.

Una cosa es legalizar y regular, y otra diferente es legalizar y comercializar, apunta el Dr. Deepak D’Souza, director del Yale Center for the Science of Cannabis and Cannabinoids. “Es la comercialización la que aumenta el uso del cannabis. La industria del cannabis ya está en miles de millones y está creciendo. El fin último para las empresas es vender más producto, pero deberíamos recordar el impacto de la comercialización del tabaco, eso cambió todo”.

El Dr. D’Souza está haciendo referencia al nivel de disponibilidad para comprar productos de cannabis, pero también al mercadeo de los mismos. Por un lado, si se compara que, según datos de Pew, el 54% de los norteamericanos vive en un Estado donde la marihuana recreativa es legal, pero el 79% vive en un condado con por lo menos un dispensario —como se conocen a las tiendas especializadas en la venta de cannabis y productos derivados— la diferencia entre legalización y comercialización se hace más patente. Por otro lado, si se tiene en cuenta que además de la flor para fumar se venden también infinidad de productos que contienen THC como dulces o bebidas, que suelen venir en empaques coloridos casi indistinguibles de las golosinas y refrescos dirigidos a menores, el problema de los excesos de la comercialización es todavía más claro.

Sin embargo, frente a voces que piden cautela como la del Dr. D’Souza, las cajas registradoras son ensordecedoras. Según Statista, la industria del cannabis generará 40.000 millones de dólares en 2024, frente a los 7.600 millones que generó en 2016, en los comienzos de la era legal. Para 2028 se estima que llegue hasta los 67.000 millones. No es poca cosa. A día de hoy es el doble de lo que genera la industria del chocolate anualmente en Estados Unidos y una cifra similar a las ganancias anuales de Coca Cola en el país.

Consecuentemente, el desarrollo de todo un mercado multimillonario también se ha traducido en un aumento exponencial en la recaudación fiscal en los Estados donde se ha legalizado. En 2014 era cerca de 70 millones de dólares anuales, principalmente por el mercado del cannabis medicinal; en 2023, se recaudaron más de 4.000 millones de dólares entre todos los Estados con algún tipo de mercado legal. Desde esta perspectiva, hay pocos incentivos para la cautela y todos para seguir impulsando la industria, que además genera miles de puestos de trabajo en todo el país.

Fuente El País

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.

NO COMMENTS

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salir de la versión móvil