El multimillonario británico Richard Branson pidió este lunes a Singapur que renuncie a la ejecución prevista para el miércoles de un hombre condenado a muerte por el tráfico de un kilo de cannabis.

Tangaraju Suppiah “no estaba cerca de las drogas en el momento de su arresto. Se trata en gran parte de un caso basado en presunciones”, escribió en su blog Branson, miembro de la Comisión Mundial de Lucha contra las Drogas (Global Commission on Drug Policy, GCDP), con sede en Ginebra.

“Matar a los que se encuentran en los niveles más bajos de la cadena de suministro de drogas ilícitas (…) no es eficaz para frenar un comercio internacional que representa cientos de miles de millones cada año”, añadió Branson, quien dijo que Singapur “podría estar a punto de matar a un inocente” y abogó por una revisión del caso.

El singapurense Tangaraju Suppiah, de 46 años, fue condenado a morir en la horca en 2018, acusado de complicidad en el tráfico de 1,01 kilos de cannabis, el doble de la cantidad que se castiga con pena de muerte en Singapur, uno de los países más represivos del mundo en materia de estupefacientes.

Branson, organizaciones defensores de los derechos humanos y los miembros de la familia del condenado aseguran que Tangaraju Suppiah nunca manipuló el cannabis y denuncian lagunas en el expediente.

Singapur reanudó la ejecución con la horca en marzo de 2022 tras una pausa de más de dos años. El año pasado se llevaron a cabo 11 ejecuciones, todas por delitos de drogas.

Te puede Interesar
Exlíderes iberoamericanos piden atacar a narcotraficantes y no a consumidores

Fuente

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.