El concejal de IU en el Ayuntamiento de Almogía (Málaga) que fue detenido por la Guardia Civil el pasado mes de abril por cultivar 180 plantas de marihuana en una casa de su propiedad, Diego Aranda, se ha mostrado «satisfecho» por el sobreseimiento de la causa, al considerar el juez que «no queda debidamente justificado» que cometiera un delito contra la salud pública. Ante esto, el edil ha pedido cambios legales para poder cultivar cannabis con fines terapéuticos.

«Soy partidario de la regularización del uso del cannabis, con fines sobre todo terapéuticos, y que se eduque bien a los jóvenes para que no se vean perjudicados por ello, de modo que haya una garantía de que la marihuana es utilizada por gente responsable», ha manifestado a Europa Press el concejal de Almogía.

Se ha reafirmado en los argumentos mantenidos hasta ahora, «habiéndose demostrado que no he cometido ningún delito», ya que, según ha explicado, su objetivo era obtener unas plantas que le ayudaran en sus problemas de hipertensión y de dolores en las rodillas. Por ello, ha añadido, no se plantea dimitir como concejal en el Ayuntamiento, algo que, sin embargo, anunció en varias ocasiones tras su detención por la Guardia Civil.

«Lo que yo he hecho es experimentar con fines terapéuticos, pero solo para mí; yo era mi propia cobaya», ha indicado el edil, quien ha dicho que, desde lo ocurrido, «no lo he vuelto a hacer y no sé si en el futuro me plantearé la posibilidad de pedir alguna autorización al organismo competente para seguir haciendo mi experimentación con los controles exigidos». Por el momento, no obstante, ha asegurado que «es algo que tiene completamente aparcado».

IZQUIERDA UNIDA

Ha dejado claro que sigue siendo miembro de IU, cuyos abogados «me recomendaron no dimitir porque no había habido un aprovechamiento del cargo de concejal, sino que simplemente era una conducta, seguramente irregular, pero con la que no quedaba suficientemente demostrado que hubiera un delito contra la salud pública, por lo que era conveniente esperar».

Aranda fue detenido el pasado 10 de abril después de que agentes de la Guardia Civil hallaran un laboratorio para el cultivo y elaboración de marihuana en una vivienda de su propiedad situada en el casco urbano de Almogía. El edil alegó que cultivaba estas plantas desde hacía unos meses, pero solo con fines terapéuticos ante los problemas de salud que padece.

En la vivienda los agentes intervinieron un total de 180 plantas de cannabis, 260 gramos de cogollos y hojas de marihuana seca, así como numerosos utensilios para el cultivo y la elaboración. Ante la decisión del titular del Juzgado de Instrucción número 13 de Málaga de sobreseer la causa abierta contra el concejal de IU, éste ha solicitado la devolución de esos aparatos eléctricos, «elaborados por mí y que tienen utilidad en el uso normal de una casa».