La fiebre por el oro verde que se está produciendo en EEUU tras las primeras notas legales hacia la marihuana, es decir, tras la legalización de ésta en dos estados de este país, hace asomar lo fructífero de este negocio, o al menos a lo que muchos consideran un negocio; y no podía ser de otra manera que de manos de un ejecutivo de Microsoft. Sí, como lo oís: Jamen Shively planea crear la primera marca nacional de marihuana en EEUU, importando cannabis legalmente de México, y ha dicho que está lanzando su negocio mediante la adquisición de dispensarios de marihuana médica en tres estados del país.

{youtube}7c0JrL5dCZI{/youtube}

 

La nueva empresa se llamará “Diego Pellicer” y tendrá su sede central en Seattle. ¿Y por qué la comparación con “Starbucks”? Pues el mismo Jamen Shively afirma que esta nueva empresa se convertirá en el líder del cannabis tanto recreativo como medicinal, lo mismo que la marca “Starbucks” se ha convertido en líder indiscutible del café, al menos en EEUU.

Tras su marcha en 2009 de Microsoft tras 6 años de trabajo y con 45 años, Shively ha explicado que está solicitando una financiación inicial de 10 millones de dólares (7,6 millones de euros) para ponerlo en marcha.«Es un mercado gigante en busca de una marca», ha dicho Shively sobre la industria de la marihuana. «Estaríamos felices si tenemos el 40% de la misma en todo el mundo».

El uso, la venta y posesión de marihuana sigue siendo ilegal en los Estados Unidos bajo la ley federal. Dos estados norteamericanos, sin embargo, han legalizado la marihuana recreativa y alrededor de 18 estados lo permiten para uso médico.

En 2005, las Naciones Unidas estimaron que el comercio mundial de marihuana estaba valorado en 142.000 millones de dólares (108.853 millones de euros). Los estados de Washington y Colorado se convirtieron en los dos primeros estados de EEUU en legalizar la marihuana recreativa cuando los votantes aprobaron la legalización el pasado mes de noviembre.

Junto a Shively, su amigo Vicente Fox, que es además ex presidente de México, dará apoyo a la nueva empresa, aunque ha declarado no tener ningún interés económico en la misma. Vicente Fox ha sido siempre un gran defensor de la despenalización de la marihuana. Lo más importante para Shively es dejar muy claro que sus planes se basan en la importación de la marihuana desde México de forma legal. Por eso se congratuló de contar con el apoyo de Fox, al que ha pedido que fuera uno de los asesores de su empresa.

Shively reconoce que su empresa supone un conflicto con la ley federal de los EEUU y la situación se complica por las normas, incluso en el estado de Washington y Colorado. Él está interesado en la compra de los dispensarios que cumplen con las normas locales y estatales y son menos propensos a atraer el escrutinio de las autoridades.

«Si quieren venir a hablar conmigo, estaré encantado de reunirme con ellos», ha dicho de los funcionarios federales. «Yo les voy a decir todo lo que estamos haciendo y mostrarles todos nuestros libros».

Como siempre, no iban a faltar las voces críticas contra esta nueva iniciativa. El consultor sobre el tema de la marihuana en el estado de Washington, Mark Kleiman, ha dicho que era escéptico en cuanto a los planes de Shively y temía que el empresario estuviera buscando una oportunidad para sacar provecho de la adicción a los demás.

Acerca del autor