Pregunta: Mi duda se encuentra en torno a las plagas, yo vivo en Córdoba, una ciudad muy calurosa, sobre todo ahora en verano, lo que supongo, podría favorecer la aparición de plagas. Me he estado informando y he leído algo acerca de insecticidas naturales elaborados con tabaco, cebolla y ajos, todo macerado. Querría saber si este método es realmente efectivo y si se usa en prevención de plagas, es decir, antes de que aparezcan, o para combatirlas.

cannabich

Respuesta: Lo cierto es que este tipo de insecticidas caseros se han utilizado desde siempre, y si bien nunca alcanzarán a los insecticidas químicos o naturales pero específicos para cada plaga, si que ayudaran a combatirlas.

Desde ya te decimos que su uso es básicamente preventivo, y que tampoco es conveniente utilizarlos en floración avanzada, ya que algunos de ellos poseen un aroma realmente apestoso que seguramente acabe destruyendo el olor original de nuestros preciados cogollos.

Puedes hacer tu propio insecticida casero de forma muy económica y ecológica. La materia activa principal que usaremos será la nicotina para ello cogeremos unas cuantas colillas de cigarrillos usadas y las pondremos en un recipiente que se pueda cerrar (15-20 colillas es suficiente para un litro de agua) también le pondremos 4-5 ajos crudos, lo mantendremos cerrado macerando durante 10-12 dias, al sacarlo lo filtraremos para que no tenga posos y que no tape el pulverizador o atomizador, antes de usarlo le añadiremos un poco de jabón de glicerina, el resultado es algo maloliente pero muy efectivo contra pulgones, chinchillas y otros insectos que se refugian y comen de las hojas. También puedes usar ajo, picante tipo tabasco y ruda, mezclándolo con una batidora, y usando como adherente aloe, lino o jabón azul para que la mezcla quede pegada a las hojas.

Por otro lado, si ya hay plaga, puede venir bien el jabón de potasio, las rotenonas y las piretrinas, que también son todos productos no tóxicos, no químicos y pueden terminar con los primeros habitantes indeseados antes de que la planta se convierten “el hotel de los bichos”. Un saludo.