Full Moon Investmets adquirió en 2020 las instalaciones de Aleia Roses en Garray (Soria) a través de la empresa Ondara Directorship

La Federación de Industria de Comisiones Obreras de Soria se ha congratulado este miércoles de la concesión por parte de la Agencia Española del Medicamento de la licencia de clones para cannabis concedida a la empresa soriana Ondara Directorship, S.L.U.

Ondara obtiene licencia para cultivar cannabis

 

 

 

 

“Esta buena noticia supone el inicio del cultivo de cannabis para 3 hectáreas, y la paulatina incorporación de toda la plantilla que actualmente se encuentra en ERTE”, ha resaltado el sindicato.

Más de 230 trabajadores, la mayoría en ERTE, llevaban esperando meses este paso de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) del Ministerio de Sanidad para conceder una autorización para producir cannabis medicinal en Garray, a 9 kilómetros de Soria, 

Más de 230 trabajadores esperan en vilo la decisión de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) del Ministerio de Sanidad para conceder una autorización para producir cannabis medicinal en Garray. Son los mismos empleados del que fue el mayor invernadero de Europa de rosas rojas, la mayoría ahora en ERTE tras haber comprado la empresa un fondo inversor de EEUU especializado en el sector cannábico. Los sindicatos alertan de que este proyecto es “vital” para el futuro de la capital de la España vaciada.

Te puede Interesar
Agricultura orgánica y cannabis

El fondo de inversiones Full Moon Investmets, especializado en las inversiones en el sector del CBD y el cannabis medicinal, con proyectos en varios estados de EEUU y en Colombia, adquirió en 2020 las instalaciones de Aleia Roses en Garray a través de la empresa Ondara Directorship.

 En un principio, la nueva propietaria anunció que iba a compaginar el cultivo de la rosa con el del cannabis medicinal, pero el pasado mes de abril dio un volantazo y cerró de repente toda la producción de Red Naomi.

Como consecuencia de ello, 192 trabajadores entraron en un ERTE, con vigencia hasta el próximo diciembre, 33 fueron despedidos, con compromiso de reincorporación, y unos 40 se quedaron trabajando en los invernaderos para preparar la plantación de cannabis y mantener las instalaciones.

La pretensión de Ondara es en un principio cultivar cannabis en una superficie de 3,5 hectáreas, la mitad de lo que ocupa uno de sus dos enormes invernaderos de Garray, para luego ir aumentando la producción, que deberá ir destinada al completo a la exportación, ya que en España aún no está permitido el uso medicinal de la marihuana, legal en cambio en otros países de la UE como Alemania, Italia, Portugal o República Checa.

Esa producción proporcionará trabajo a toda la plantilla que estaba en Aleia Roses, según le ha asegurado la empresa a los sindicatos, con una media de tres y hasta cuatro plantaciones al año que garantizaría un empleo permanente.