Utilizo cannabis con fines terapéuticos desde hace años por vía vaporizada por un problema de dolor asociado a la pérdida de un miembro por una amputación. Me funciona razonablemente bien pero tengo frecuentes bajadas de azúcar después de vaporizar. He probado a comer algo dulce antes o después pero a los pocos minutos de fumar, sobre todo por las mañanas, tengo mareos intensos. ¿Qué puedo hacer?


Un efecto adverso del cannabis es la aparición de cuadros de mareo, sudoración y taquicardia que pueden llegar a producir pérdidas momentáneas de conocimiento y que coloquialmente se conocen como “chino”, “amarillo” o “blanca” (haciendo referencia a la palidez de la piel que aparece en estos episodios). Este tipo de circunstancia es bastante frecuente y raro es el consumidor de cannabis que no lo ha experimentado en alguna ocasión. Muchas personas creen que se trata de “bajadas de azúcar” aunque en realidad esto no es así. El cannabis abre el apetito (con apetencia hacia los productos dulces) pero lo hace por otros mecanismos fisiológicos diferentes, aunque este es probablemente el origen de esta creencia errónea. La administración de cannabis no produce cambios en los niveles de glucosa en sangre.

Los cannabinoides producen efectos agudos sobre el sistema cardiovascular, disminuyendo la presión arterial. Como consecuencia, el cerebro recibe una menor cantidad de sangre y el organismo trata de compensarlo haciendo que el corazón lata de forma más rápida. Este mecanismo se conoce en lenguaje médico como “hipotensión ortostática con taquicardia refleja”.

Te puede Interesar
¿Qué es exactamente un 'amarillo' por el consumo de cannabis y qué debes hacer si te ocurre?

Existen circunstancias que facilitan la aparición de este tipo de problemas: son más frecuentes en personas inexpertas, con bajo peso o con variedades cannábicas potentes. El uso en ambientes muy calurosos o cargados también hace más probable la aparición de un “amarillo”. Los cuadros de hipotensión también suelen ser más frecuentes en mujeres jóvenes y delgadas.

La forma de solucionarlo consiste en tumbarse con las piernas ligeramente elevadas y la cabeza ladeada para evitar tragar el vómito en el caso de que apareciera. Ya que no es un problema relacionado con la glucosa en sangre no es necesario tomar nada azucarado, aunque el uso de cannabis en ayunas o a primera hora de la mañana no es recomendable ya que los efectos serán más intensos y prolongados. Utilizar pequeñas dosis y espaciarlas también puede ayudar a paliar esta situación. En cualquier caso y si conoces que tienes tendencia a este problema, conviene que estés en un lugar tranquilo y en el que te puedas tumbar, ya que el riesgo más importante de esta situación es hacerse daño si uno cae y pierde el conocimiento