Solo pueden funcionar como clubes sociales privados y no fomentar el consumo o bien la venta

El Municipio de Barna va a hacer una campaña de inspecciones y controles a los clubes cannábicos de la urbe comenzando por los que “más impacto negativo producen, enfocados al turismo y la venta masiva, y más adelante se va a abordar los conjuntos comunitarios y de autoconsumo”.

En un comunicado este viernes, el consistorio ha explicado que las asociaciones cannábicas en la urbe solo van a poder funcionar como clubes sociales privados y no van a poder fomentar el consumo, la venta ni el cultivo.

De esta forma va a aplicar la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), y que ha confirmado el Tribunal Supremo (TS), que anuló el plan urbanístico aprobado en dos mil dieciseis que ordenaba territorialmente estos clubes para “eludir la concentración y cercanía a equipamientos protegidos, reducir molestias a los vecinos y progresar la convivencia”.

Con ese plan, el Municipio pretendía “hacer compatible el derecho de asociación de las personas consumidoras de cánnabis con el ejercicio de otros derechos esenciales como son la protección de la salud” y lo defiende como una herramienta de políticas de salud pública para abordar el fenómeno.

Thank you for watching

Sin embargo, el TSJC lo anuló tras percibir un recurso en contra suya por el hecho de que estima que el Municipio no tiene competencias para regular los clubes de cannabis, “ni tan siquiera desde la vertiente urbanística, puesto que estima que son espacios susceptibles de comisión de delitos” y la competencia es estatal.

RECLAMA CAMBIOS LEGISLATIVOS

El consistorio ha reclamado cambios legislativos a nivel estatal y autonómico para “regular el consumo de cannabis desde la perspectiva de la salud pública”.

Te puede Interesar
La Policía investiga los «coffee shop» madrileños: cerco a los clubes de cannabis

En paralelo, el Municipio ha creado un conjunto de trabajo interno que implica a las áreas de Servicios Jurídicos, Salud, Seguridad y Urbanismo para hacer propuestas de cambios legislativos y estudiarlas con la Generalitat y el Gobierno.

También a causa de esta resolución judicial, el Municipio ha anunciado que impulsará una campaña de inspecciones y mandará una carta a todos y cada uno de los clubes de la urbe –unos doscientos– a fin de que “puedan amoldar sus actividades a la legalidad actual”.

Fuente: Europa press