De un tiempo a esta parte la vinculación entre CBD y deporte comienza a ser más que habitual, con cada vez más deportistas que se van sumando a su uso

Sin olvidar aquel artículo que en su momento hicimos sobre el subidón del runner, que igualaba los efectos del deporte a los del cannabis, hoy vamos a centrarnos específicamente en los efectos del CBD, derivado del cannabis, que suponen un apoyo en el rendimiento físico.

Y todo sin perder un punto de partida clave: por el momento se carece de investigaciones sólidas que lo confirmen.

¿Qué es el CBD?

Las plantas de cannabis, como la planta de marihuana o cáñamo, contienen más de 115 cannabinoides, cada uno con una estructura química única. El CBD es uno de esos cannabinoides, al igual que el THC, el más conocido.

En palabras de Joanna Zeiger, ex triatleta profesional -olímpica y campeona del mundo Ironman 70.3- y doctora investigadora del uso del cannabis en aplicaciones atléticas: “El THC es el que puede drogarte, mientras que el CBD generalmente no lo hace”.

Zeiger señala que normalmente la marihuana se refiere al cannabis que es alto en THC, pero también tiene algo de CBD. El CBD también puede provenir del cáñamo, que también es un miembro de la familia del cannabis”.

¿Cuál es la dosis para los atletas?

Según Zeiger, la dosis más adecuada de CBD es la más baja posible. “Cuando los atletas comienzan a usar CBD, deben hacerlo con una dosis de menos de 5 miligramos, trabajando lentamente hasta llegar a una dosis que proporcione alivio para el objetivo establecido”.

“La situación ideal es encontrar la dosis más baja que ofrece el mejor alivio con el menor número de efectos secundarios. El mantra en el mundo del cannabis es ‘empieza bajo, ve despacio’”

El CBD a menudo se consume por vía oral como aceite, no obstante, también puede ser ingerido en otras formas, por ejemplo, cápsulas de gel, tinturas, bebidas y productos de confitería, así como aplicado tópicamente.

¿CBD para todo y todos?

El uso de CBD no tiene un tratamiento establecido, por lo que depende del atleta establecer sus propios planes de consumo. Zeiger declara que cuando un atleta comienza a consumir cannabis, es importante definir cuál es el objetivo del cannabis.

¿Alivio del dolor? ¿Mejora del sueño? ¿Disminución de la ansiedad? ¿Recreativo? ¿Dolor muscular? Entender el por qué del consumo de cannabis ayuda al atleta a saber cuál es el tipo de producto más adecuado para él.

Zeiger advierte que el CBD no puede hacer todo, al mismo tiempo que tampoco es para todos. Algunas personas simplemente no desarrollan sus efectos y otras no toleran el CBD. Hay que tener en cuenta que el uso de CBD para la salud y el bienestar no es una solución mágica y no incide en los malos hábitos de entrenamiento.

¿Qué deportistas están usando CBD?

Como hemos señalado, cada vez son más los deportistas profesionales que se han sumado a esta práctica. Entre ellos se encuentran:

Sam Long

“Estaba buscando algo que me ayudara a calmarme y lidiar con el estrés antes de que afectara a mi rendimiento”, dice Sam Long. “El CBD me parece el ajuste adecuado, porque los productos me ayudan a relajarme y mantenerme conectado a tierra cuando necesito estar listo”.

El joven norteamericano, llamado a ser uno de los nombres más importantes en los próximos años, practica una rutina de autocuidado que incluye meditar con aceites esenciales y tomar baños calientes con productos de CBD.

También lo usa en formato gotas que pone debajo de su lengua después de las sesiones de entrenamiento para evitar la inflamación.

“Uso la bebida con infusión de cáñamo a diario, así como el bálsamo para los labios y los músculos, las bombas de baño y el tónico para dormir”, detalla Sam Long.

Gwen Jorgensen
Foto: Talbot Cox

La extriatleta, medallista de oro en los Juegos Olímpicos de Río 2016, explica en su cuenta de Instagram que “cuando el CBD salió al mercado por primera vez, tenía miedo de usarlo“.

Según se le puede leer, “no estaba segura de qué pruebas se estaban haciendo, si las hubiera. ¿Era seguro? ¿Contenía THC? ¿Sería adictivo? ¿Cuáles fueron los beneficios o razones para usar?”.

“A veces tenemos que hacer ejercicio por la noche y esto hace que el cuerpo se acelere y no pueda dormir. Además, durante la fase 4 de mi ciclo las hormonas hacen que dormir sea mucho más difícil de lo normal. En estos casos y en otros (desfase de horarios, etc.) es necesario tener ayuda incluso cuando estás haciendo todo lo demás bien”, comenta en su publicación de Instagram para profundizar en la cuestión.

Holly Lawrence
garmin black friday holly lawrence
Foto: Garmin

La británica ha sido una de las últimas en unirse al CBD. También ha sido a través de su cuenta de Instagram donde hemos podido saber que ha comenzado a utilizar estos derivados.

Lawrence escribió que estaba “impresionada son sus ingredientes limpios y bien pensado y, lo que es más importante para mí, una fuente segura de CBD (probado en laboratorio, sin THC)”.

Rachel Schneider

La consumada atleta de media y larga distancia estadounidense también se decidió a probar el CBD para mejorar su rendimiento. La función calmante y relajadora de este cannabinoide lo ha hecho apto para formar parte de la recuperación de esta atleta.

Regulación del CBD

El cannabis ha estado prohibido en todos los deportes durante la competición desde que la Agencia Mundial Antidopaje asumió por primera vez la responsabilidad de establecer y mantener una lista de sustancias prohibidas en el deporte hace ya 15 años.

En 2018, sin embargo, el CBD fue eliminado de la lista prohibida basándose en la creciente evidencia científica de que el cannabinoide es seguro y bien tolerado en humanos, incluso en dosis muy altas.

CBD y la ciencia

Además de que el CBD ya no está prohibido por la Agencia Mundial Antidopaje, se ha vuelto fácilmente disponible en muchos países con la introducción de productos “nutracéuticos” de venta libre.

Esto se debe a los efectos observados: los estudios preclínicos descubrieron que el CBD tiene resultados antiinflamatorios, neuroprotectores y analgésicos en modelos animales. La evidencia preclínica preliminar también sugirió que el CBD puede:

  • Proteger contra el daño gastrointestinal asociado con la inflamación.
  • Promover la curación de lesiones esqueléticas traumáticas.

El daño muscular, que a veces induce el ejercicio (EIMD), deteriora la función muscular e inicia una respuesta inflamatoria. Mientras que esta inflamación es parte integral de la reparación, regeneración y adaptación de la EIMD, una inflamación excesiva puede contribuir al dolor muscular prolongado y a una recuperación funcional retrasada.

En este caso, el CBD actúa como modulador de los procesos inflamatorios. En modelos preclínicos de inflamación aguda, se ha descubierto que el CBD atenúa la acumulación de células inmunes, estimula la producción de citoquinas antiinflamatorias e inhibe la producción de citoquinas proinflamatorias.

De la misma manera, el CBD ha demostrado algunos efectos que pueden ser relevantes para controlar el daño gastrointestinal provocado por el ejercicio. Y es que los estudios preclínicos han revelado que el CBD puede atenuar el daño tisular inducido por la isquemia y colitis.

Algunos informes, igualmente, indican que el CBD mejora el sueño, sin embargo, actualmente se carece de evidencia sólida. Se requiere más investigación para confirmar estas observaciones.

Conclusión

En definitiva, el CBD puede ejercer una serie de efectos fisiológicos, bioquímicos y psicológicos con el potencial de beneficiar a los atletas. Sin embargo, se requieren estudios bien controlados en poblaciones de atletas antes de que puedan llegar a conclusiones definitivas con respecto a la utilidad del CBD para apoyar el rendimiento deportivo.

Fuente1000