Solemos creer que el CBD o el cannabis son la solución mágica para todos los padecimientos. Hablamos con una experta que nos explicó estos mitos.

Debido a la extensa era de prohibición de cannabis, aún sabemos muy poco de la planta, y del CBD y el THC (sus componentes principales). Aunque algunos expertos nos abren los ojos, la amplia gama de información que inunda el Internet ha creado algunas ideas erróneas sobre el cannabis, sus efectos y sus posibilidades.

Hablamos con la experta Dra. Mafer Arboleda, anestesióloga especialista en dolor crónico y cuidados paliativos y experta en cannabis medicinal, quien nos aclaró algunos de los mitos alrededor del cannabis y –en este caso– principalmente del CBD cuando hablamos de cuidados paliativos y dolor, un tema que aún genera bastante confusión. Esto fue lo que nos dijo:

Mito: El CBD puede tratar dolor sin THC

“Siempre nos hablan del CBD y dejamos fuera el THC porque lo hemos satanizado y condenado durante muchos años”, nos explica la experta. “El TCH y el CBD son los principales cannabinoides en la práctica médica porque son los más abundantes en la planta y son los que más hemos estudiado. Sobre el THC, si alguien va a usar marihuana de uso recreativo o ‘adulto’ buscará altas concentraciones de THC porque es lo que da los efectos de euforia, bienestar, placer, de “me siento High”, y es el efecto psicoactivo”.

“Cuando hablamos de uso médico, el THC en dosis bajas es el que nos ayudará para el manejo del dolor. De hecho el THC es el que más se ha estudiado para el dolor crónico, que es el que se mantiene por un tiempo mayor a 3 meses. Mucho se habla del CBD, pero el que ha mostrado desde estudios clínicos es el THC”.

“Nos ayuda a incrementar apetito en pacientes con cáncer o con VIH/SIDA. El monchis los usamos los médicos a nuestro favor para ayudar a los pacientes. El THC también ayuda con náuseas y el vómito secundarios a la quimioterapia en pacientes con cáncer. Tenemos al THC pero lo vemos como algo bueno, pero no es así».

Pero, ¿eso significa que el CBD no tiene efectos? No precisamente. “El CBD ha mostrado ser un buen antiinflamatorio, y por eso hay personas que dicen que es bueno para el dolor”, menciona. “Sin embargo, el que sea antiinflamatorio no significa que sea analgésico. El efecto del control del dolor no se ha demostrado en humanos. No podemos extrapolar los estudios realizados en animales”.

La Dra. Arbolada nos explica que en los países donde se ha regulado el cannabis medicinal, algunos médicos sí comienzan a tratar el dolor, pero eventualmente tienen que usar el THC para tener los efectos analgésicos.

Te puede Interesar
Legalidad de CBD en España

Y claro, quizá hemos escuchado a algunas personas decir que sólo el CBD ha servido para su dolor, sin embargo, puede que esto sea un efecto no tan efectivo como podría ofrecer el THC. “El CBD también es ansiolítico” explica. “Baja los niveles de ansiedad. Cuando existe dolor crónico puede haber ansiedad por el dolor. Si tu bajas los niveles de ansiedad de forma indirecta puedes mejorar el dolor pero no necesariamente se tiene un efecto directo sobre el. El CBD puede ayudar a sentirse mejor, pero el THC es necesario”.

Mito: El cannabis ya es recetado por médicos en México

Oficialmente no existen productos respaldados por la principal autoridad de salud de México, la COFEPRIS. La Dra. Arbolada explica: “Yo soy médica, puedo prescribir cannabis, según el reglamento. Se requiere de un recetario especial para prescribir, yo que me dedico al dolor es uno que te da la COFEPRIS, el cual tiene código de barras el que se usa para prescribir medicamentos de control especial como la morfina. Sin embargo, ¿qué prescribo si no existe un producto a base de cannabis que sea un tratamiento real, que tenga un respaldo desde la COFEPRIS. No existe. Es aquí donde estamos apurados”.

“En Colombia se comercializan productos”, continúa. “Hay seis empresas que lo hacen de manera legal. En Perú hay algunas que lo hacen. En Argentina el gobierno produce cannabis, y quieren que lo cubra el sistema de salir. Los países están avanzando, pero México se está quedando atrás”.

Sin embargo, algunos podrían pensar en que en las calles de México ya se venden algunos productos que aseguran tener cannabis, lo cual no se puede asegurar sin que esté avalado por alguna autoridad. “En el contexto de México, lo que de encuentras está fuera del marco legal”, nos dice. “Es común encontrar cremas de CBD, pero al momento no puedes usar un cosmético para tratar una enfermedad. No puedo decir que una crema con CBD puede tratar el dolor”.

Además de las cremas, es común encontrar suplementos alimenticios, pero además de que no podemos saber si tienen cannabis, estos no son un tratamiento. De hecho, en lugares donde es legal también nos podemos encontrar con productos que no tienen lo que aseguran. “En California se realizó un estudio para ver si varios productos realmente tenían lo que decía la etiqueta. De 20 productos, sólo 3 tenían lo que decía, y otros no tenían cannabis”.

Te puede Interesar
Vender CBD en Francia ya es legal

Siempre que hablamos de prescripción de cannabis debe haber tres cosas: un paciente que requiera un tratamiento con cannabis, un médico que esté entrenado para tratar con cannabis y que tenga ética profesional, y un producto que sea seguro y cumpla con estándares de calidad y sanitarios necesarios. Si no existen esos tres factores, no puede haber una prescripción segura de cannabis.

Mito: Es la alternativa natural a otros medicamentos

“Algunos pacientes quieren alejarse de lo químico y optar por la planta porque parece natural», explica. Sin embargo, la realidad es diferente. “En primera, el cannabis no reemplaza nada. Si crees que vienes por cannabis para dejar atrás otros medicamentos, no es así. El cannabis ayuda, y se complementa con otros medicamentos». No podemos esperar que el cannabis cure por completo una enfermedad.

“El cannabis no cura enfermedades, controla síntomas como dolor, ansiedad, insomnio, falta de apetito, depresión como síntomas asociados a enfermedad. Como complemento a los tratamientos convencionales. No podemos esperar que el cannabis nos salve de nuestros problemas”.

Mito: El CBD no tiene efectos secundarios

“Sí hay efectos secundarios. Las dosis son clave y varían de paciente a paciente. Es un proceso individualizado. Tanto el THC como el CBD producen mareo, somnolencia y boca seca, siendo esos los tres más frecuente, y a su vez aparecen otros efectos dependiendo la dosis”. Por otra parte, el cannabis puede tener reacciones con otros medicamentos o no puede ser recomendada para algunas condiciones ya que puede empeorarlas, por ese motivo cada tratamiento con cannabis es diferente.

“Siempre que uno debe dar cannabis se debe pensar para qué. Con qué propósito. No porque esté de moda se dará a todos”.

Fuente

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.