Hola amigos de Cannabis Magazine. Soy Raico y os escribo desde A Coruña.

Me han regalado un kit de cultivo con armario y todo y no sé muy bien qué hacer. El caso es que el kit trae un armario de 60x60x140 cm, un reflector, una bombilla mixta de sodio de 250 vatios y su balastro, un pequeño extractor y un pequeño ventilador.

Algunos de mis amigos que tienen más experiencia en cultivo me han dicho que no es un espacio adecuado para cultivar porque es demasiado pequeño. Sin embargo yo he visto varios artículos en los que se describen cultivos minis en espacios incluso más pequeños.


Raico, ante todo y como siempre, te agradecemos que te hayas tomado el tiempo para escribirnos y enviar esta consulta.

El tema de los espacios reducidos es algo que cada vez está más de moda entre los cultivadores menos experimentados y siempre crea controversias entre los que sí están al corriente de la relación espacio/consumo/producción.

Aunque nosotros trabajamos en diferentes entornos de cultivo y solemos tener tres o cuatro funcionando de forma simultánea, siempre tenemos un pequeño emplazamiento para hacer experimentos en espacios reducidos puesto que creemos en la practicidad de este tipo de cultivos.

Como bien dicen tus amigos, un armario de 60x60x140 cm no es el mejor espacio para cultivar. Sin embargo, que no sea un emplazamiento óptimo no significa (ni mucho menos) que no puedas llevar a cabo un cultivo y obtener una cosecha considerable de alta calidad.

Sin ir más lejos, nosotros mismos hemos realizado cultivos en tierra, desde semilla, bajo 250 vatios de sodio, en un armario exactamente igual al que describes, con una producción cercana a los 150 gramos. Y con el esquejado o la hidroponía hemos superado estas cifras.

Sin embargo, no queremos complicarte la vida y para llevar a cabo algo totalmente optimizado tendrías que mejorar tu instrumental.

Para adaptarnos a lo que nos preguntas, imaginemos que acabas de empezar y quieres simplemente hacer un cultivo con lo que te han regalado. No hay problema.

Te puede Interesar
La tecnología que revoluciona el autocultivo de Cannabis medicinal

Simplemente tienes que asegurarte de adquirir cuatro o cinco semillas con predominancia índica (o índicas totalmente), con un periodo de floración corto, un tamaño medio-pequeño y declarada facilidad de cultivo.

Una vez hecho esto, pon tus semillas germinadas bajo tu lámpara de sodio a una distancia prudencial de unos 40 o 50 cm, que irás disminuyendo mientras las plantas crecen, hasta llegar a los 20 cm (asegúrate de que la temperatura es soportable) de distancia entre las partes más altas de la planta y la lámpara. Ten en cuenta que tu armario tiene una altura muy limitada, a la que hay que restar el alto de las macetas y la distancia entre el reflector y el techo.

Para evitar que las plantas crezcan en exceso ajústate a las indicaciones de la casa de semillas y no superes las tres semanas bajo un ciclo de luz de 18/6.

Con esto, los básicos de cultivo que te puede ofrecer cualquier guía para principiantes y teniendo un poco de cuidado añadido debido a las dimensiones, créeme, no tendrás ningún problema.

Si lo que quieres es optimizar el cultivo un poco más, limítate a añadir una poda apical en cada uno de los ejemplares después del cuarto o el quinto nudo (asegúrate de que la genética escogida responde bien a este tipo de prácticas). Esto provocará que salgan cuatro cabezas principales (dos de ellas más destacadas) en lugar de una y permitirá que hagas atados y distribuyas mejor tus plantas en los 0,36 m2 en los que trabajarás.

Si lo que quieres es optimizar más este espacio (sin tener que recurrir a esquejes o hidroponía) tendrás que adquirir, por lo menos, un CoolTube y un extractor de mayor potencia. Deduzco, por lo que dices del tamaño, que el extractor que tienes no es suficiente, pero no te preocupes, lo necesitaras para usarlo como intractor.

Te puede Interesar
Cómo cultivar en un espacio reducido, con un consumo de energía bajo y una producción más que aceptable

Pues bien. Si colocas la lámpara de 250 vatios de sodio dentro de un CoolTube y este, a su vez, lo conectas a un extractor con una potencia de unos 280 m3/h, te percatarás de que la superficie del CoolTube permanece templada. Esto permitirá que lo acerques cuanto quieras a tus plantas, aprovechando mucho más los lúmenes de la lámpara de 250 vatios de sodio y produciendo un considerable cambio en las flores más altas de tus ejemplares.

El pequeño extractor que tienes lo pondrías como intractor y el resto de la intracción trabajaría de forma pasiva, por lo que debes asegurarte de que el armario tenga aperturas en la parte inferior, desde donde el extractor pueda coger ese aire y crear cierta circulación ayudado del pequeño ventilador y el pequeño intractor.

Habrá quien te diga que la extracción es excesiva, pero créeme, es mejor pasarse que quedarse corto. A lo que muchos podrían añadir que dado el consumo energético total merece la pena hacerse con un armario ligeramente más grande y poner 400 vatios en lugar de 250. Ante esto hay poco que decir, si te lo puedes permitir, siempre es preferible irse a los 90x90x180 cm (o más) y trabajar con 400 o 600 vatios.

Por último, una vez trabajes con CoolTube, asegúrate re realizar al menos una poda apical y, después, organiza bien tus plantas para que sus ramas principales ocupen la totalidad del espacio del armario. Los atados son una práctica altamente recomendable en estos entornos. Eso sí, retrásalos todo cuanto puedas puesto que limitarán considerablemente la maniobrabilidad dentro de los 0,36m2 que nos ocupan,  amén del tiempo que te llevará desatarlas para cualquier tarea que necesites llevar a cabo.

Esperamos que nuestra respuesta te haya ayudado y ya sabes, no dudes en hacernos llegar cualquier otra duda al respecto, estaremos encantados de responderte.