Nunca, a lo largo de mi modesta experiencia y relación con el mundo cannábico, pude encontrar material o derivado del cannabis con efecto más devastador que el de la llamada miel o aceite de hachís (HBO – Honey Bee Oil – en EE.UU.), que no es sino la esencia líquida de mayor concentración (hasta de un 95%) que se puede obtener de forma casera de la marihuana y de la cual basta una cantidad mínima para llevarte a la estratosfera. Su gran potencia y dulzor han convertido este derivado en el producto preferido de toda una legión de fieles seguidores que lo consumen liado -mezclado con tabaco u otras sustancias en forma de porro-, en vaporizadores, bongs, o en pipas de agua especialmente diseñadas para este efecto… Si consigues hacerte con un pequeño frasco de este oro líquido y pegajoso, te verás recompensado con una auténtica explosión de sabor y diversión.

 

La cuestión del disolvente

El proceso de fabricación de aceite siempre implica el uso de un disolvente para extraer la resina así como la separación de dicho disolvente de ésta última. La calidad del aceite dependerá de la calidad del material vegetal empleado, como de la cantidad de disolvente que se logre eliminar del producto se elimina a partir del producto acabado, pero sobre todo depende del tiempo en que el disolvente esté en contacto con la materia vegetal durante la extracción.

Al igual que con el hachís, se puede hacer aceite de primera calidad ya sea empleando deshechos de manicura como cogollos enterospicados con un grinder. La extracción se convierte así en una estupenda manera de sacar provecho de los restos menos preciados de nuestras niñas y convertirlo en un producto tan valioso o más que las resinosas flores maduras. Así que por supuesto, si se utilizan recortes de deshechos de manicura de plantas sanas, bien maduras y cubiertas de resina, se conseguirá una extracción de la mejor calidad. Por el contrario, si se utilizan recortes o marihuana de poca calidad, no sólo se sacará una cantidad inferior de aceite, sino que la concentración de THC será menor.

Para obtener resina mediante el uso de un disolvente, éste ha de ser vertido sobre el material vegetal o bien el material vegetal ha de sumergirse en disolvente durante un período de tiempo determinado para ser retirado a continuación. El problema es que cuanto más largo sea el tiempo de exposición de la marihuana con el disolvente, éste no sólo disolverá la resina cargada de THC, sino que también arrastrará clorofila, ceras y otras sustancias naturales que degradan la potencia, el sabor, gusto y color del aceite. Por lo tanto convendría minimizar al máximo el tiempo de exposición del disolvente con la materia vegetal.

La cantidad de disolvente que se elimine del aceite también dependerá del tipo y calidad de éste así como del método empleado para su eliminación.

En países como Marruecos, el alcohol isopropílico ha sido tradicionalmente utilizado como disolvente para la extracción de aceite, ya que es barato, fácil de conseguir y de fácil adquisición en el mercado. Sin embargo, el problema con el isopropílico es que se evapora a una temperatura relativamente alta, por lo que es muy difícil eliminarlo completamente del producto acabado. Si alguna vez te pareció al fumar aceite que éste desprendía un sabor y aroma fuertes y desagradables, seguramente fue debido a la presencia de alcohol isopropílico en el producto final. Más factores a tener en cuenta son su alta inflamabilidad y toxicidad son la alta toxicidad por vía inhalada, lo que conlleva peligros obvios cuando, durante el proceso de evaporación del disolvente, se tenga que hervir lentamente al baño maría mediante una fuente de calor directo, como una resistencia eléctrica o quemador de gas.

Podemos encontrar disolventes alternativos al alcohol isopropílico como el éter y el cloroformo, los cuales se evaporan a temperatura ambiente por lo que tienen mayores probabilidades de ser eliminados por completo del producto final. Sin embargo, no son fáciles de conseguir y no sólo se corren riesgos durante su empleo por su alta inflamabilidad sino que se puede sucumbir a los gases anestésicos de ambos.

La solución definitiva: El Gas Butano 0 impurezas

Los aficionados holandeses más punteros en materia de extracción llevan usando butano desde hace más de dos décadas. Su fácil disponibilidad, precio asequible, así como otras cualidades de las que hablaremos a continuación, hacen de este tipo de disolvente el más adecuado para llevar a cabo una extracción de calidad.  Un ejemplo de cultura holandesa en materia de extracción es la famosa decocción llamada Jelly Hash del gurú y creador del banco de semillas Soma, compuesta en 1/3 por aceite procedente de extracción con butano y 2/3 de polen o resina. El resultado final es una deliciosa goma modelable como la plastilina.

Otro punto más a favor del butano es que, gracias a su envasado a presión, el gas sale con tal rapidez que no arrastra más que aceite, dejando de lado la materia orgánica residual, Gas butano prácticamente libre de impurezas Colibri of London.minimizando  así el tiempo de contacto entre disolvente y materia vegetal. La calidad del gas empleado. Existen marcas de gas enlatado más adecuadas que otras para realizar una buena extracción de calidad. En los foros resalta el gas refinado Colibri of London Premium Gas de la marca de encendedores Colibri of London por estar libre de impurezas.

En lo que se refiere al material del depósito tubular a emplear como depósito para tratar los residuos vegetales de los que se pretende extraer aceite, los expertos en este campo sienten predilección por el uso de depósitos fabricados ya sea a base de aluminio, como de acero inoxidable o vidrio de borosilicato o Pyrex, por contar estos materiales un índice de degradación nulo al entrar en contacto con el gas. En cualquier caso, la inflamabilidad y presión del gas desaconseja el uso de todos aquellos inventos caseros que circulan en los foros cannábicos.

El Honey Bee Extractor es un depósito tubular de calidad diseñado para extraer aceite fabricado con PVC de alta calidad –o tal y como indican sus inventores en la etiqueta del producto, con Plásticos de la Era Atómica– preparado para aguantar el paso de gas a presión.

Aún no siendo el PVC el mejor material para el depósito, no cabe duda de que por su bajo coste, además de su amplia comercialización y disponibilidad en cualquier growshop bien surtido, el Honey Bee Extractor, inventado en Canadá al igual que las famosas Bubble Hash Bags (Bolsas para la extracción con hielo), es una solución revolucionaria para facilitar la tarea de sacar el máximo partido de nuestros deshechos de manicura y convertirlos en el preciado concentrado.

El concepto básico de este invento es un tubo de plástico grueso con un pequeño orificio en un extremo para adaptar el conducto de plástico de una botella de gas así como una tapa perforada con un filtro de papel en el extremo opuesto.  El Honey Bee Extractor incluye varios filtros de recambio en su interior, siendo fácilmente reemplazables cuando se gasten por un sencillo filtro de café.

EL HBO AL ALCANCE DE TODOS

En próximos capítulos daremos información más detallada sobre las técnicas más punteras para extraer HBO, sin embargo, en esta primera introducción, para no dejar al público con la miel en la boca a continuación detallaremos paso a paso un sencillo y eficaz método casero en el cual utilizaremos materiales al alcance de todos.

Advertencia: Por ser el gas un disolvente altamente inflamable, la totalidad del proceso descrito a continuación se ha de llevar a cabo en un área con buena ventilación, a ser posible en exterior. Obviamente evitaremos fumar así como la proximidad de fuentes de calor o fuego (estufas catalíticas, hornos, etc.). También es aconsejable no utilizar ropa holgada y gafas protectoras.

El proceso paso a paso:

1.    Moler con ayuda de un grinder de 10 a 30 gramos de hierba en un recipiente cualquiera.

2.    Introduce el material en un tubo de borosilicato o metacrilato como el Honey Bee Extractor y cierra la tapa.

3.    Introduce la salida de la bombona de butano por el orificio del extractor con el filtro de éste boca abajo sobre una bandeja o recipiente de Pyrex.

4.    Realiza una firme presión como se muestra en la imagen durante el tiempo necesario para que el gas fluya por el depósito y acabe licuado en la bandeja de Pyrex. La operación no tiene porqué durar más de 30 segundos.

5.    Introduce la bandeja de Pyrex en otra más grande llena de agua hirviendo.

6. Espera de 15 a 20 minutos hasta que el gas se evapore totalmente.

.

 

7. Rasca el producto amasándolo con una cuchilla. El producto está listo para ser envasado y disfrutarlo!

En este fácil proceso se han utilizado 20 gramos de hierba del cual se ha extraído 1’5 gramos de THC prácticamente puro en forma de un aceite de color ámbar de aspecto similar a la miel. En sucesivos capítulos nos adentraremos en la cultura americana del HBO para hablar de técnicas más avanzadas de extracción así como de las pipas de agua adecuadas para degustar el producto.

Y recuerda, cuanto mayor sea la calidad de la hierba y del gas utilizado mejor será el aceite!

 

Firma: Growland Madrid.