La empresa de los hermanos Wickramarachchi se posiciona como líder del mercado de Amanita muscaria, un hongo legal que desafía los límites entre la regulación y la seguridad

En un apartamento de Oakland, California, en 2020, Asanka Wickramarachchi y sus dos hermanos experimentaban con una receta para crear comestibles infundidos con hongos psicoactivos. Aunque la psilocibina, ingrediente activo de los “hongos mágicos”, es ilegal a nivel federal, los hermanos estaban probando suerte con la muscimol, un compuesto extraído de Amanita muscaria, el hongo con sombrero rojo y manchas blancas que hizo famoso un conocido fontanero llamado Mario.

Los hermanos eligieron Amanita muscaria por dos razones: es psicoactivo y, sobre todo, no está prohibido por la Agencia de Control de Drogas de EE. UU. (DEA) como otras sustancias psicodélicas. De hecho, solo en Luisiana se ha prohibido este hongo.

Para 2023, los hermanos y un grupo de amigos lanzaron PolkaDot, una marca que produce productos de Amanita muscaria. La empresa, con sede en Hollywood, vende chocolates y gomitas con infusión de muscimol a través de su tienda en línea y distribuidores mayoristas en todo Estados Unidos. Los productos de PolkaDot están disponibles en más de 5.000 gasolineras y tiendas en todo el país, y también se exportan a México y Tailandia.

“Esto es completamente legal, más que la marihuana”, afirma Wickramarachchi, CEO de la empresa, que además dirige dos dispensarios de cannabis en California. “Hay una tienda en cada esquina donde las personas pueden entrar y tener una experiencia con hongos”.

PolkaDot, que vende productos por varios millones de dólares al mes, es una de las muchas empresas que se han sumado a la tendencia de los comestibles de Amanita. El auge del movimiento “Cali Sober”, que promueve evitar drogas duras y alcohol, pero permite marihuana y alucinógenos, ha impulsado este mercado emergente.

Te puede Interesar
Calendario del recolector de plantas mágicas (II)

Pero, como advierten los expertos legales, esta no es una zona libre de riesgos. Josh Kappel, socio fundador de Vicente LLP, una firma especializada en cannabis y psicodélicos, señala que el mercado de Amanita muscaria opera en un vacío legal. “Hay toda una categoría de sustancias que no son ilegales, pero tampoco están aprobadas para el consumo humano”, dice Kappel.

Amanita muscaria
Amanita muscaria

La FDA también expresa su preocupación. “Amanita muscaria y sus componentes no están aprobados como aditivos alimentarios”, declara un portavoz de la agencia a Forbes. “Tenemos preocupaciones sobre su seguridad, dado que hay informes documentados de toxicidad y efectos secundarios graves, como delirio y coma”.

El mundialmente famoso micólogo Paul Stamets, defensor del uso medicinal responsable de hongos psicodélicos, también insta a la cautela. “Las dosis grandes causan una forma única de delirio, intoxicación intensa y síndrome de movimiento repetitivo”, explica Stamets. Además, el envenenamiento por Amanita puede incluir convulsiones incontrolables y comportamiento impulsivo.

Pese a las advertencias, Wickramarachchi no tiene preocupaciones sobre los productos de PolkaDot. “El riesgo es nulo”, insiste. “Seguimos las leyes y regulaciones federales relacionadas con los suplementos dietéticos”.

Sin embargo, el principal problema de PolkaDot es la falsificación. Wickramarachchi señala que productos falsos con la marca PolkaDot, que contienen psilocibina, se han encontrado en tiendas de Nueva York y California, e incluso han envenenado a niños en Florida.

Mientras tanto, en Georgia, donde el cannabis es ilegal excepto en productos con bajo contenido de THC, Shiloh y Nelson Bigles, un matrimonio emprendedor, ha lanzado su propia línea de gomitas y chocolates con muscimol bajo la marca Bliss. Nelson asegura que una gomita mejora el ánimo, dos pueden colocarte, y cuatro llevan la experiencia al siguiente nivel. “Es el hermano pequeño de la psilocibina”, dice Nelson.

Te puede Interesar
¿Puede la psilocibina acabar con la depresión?

Aunque saben que la FDA no ha aprobado el muscimol para consumo humano, Shiloh describe la situación como “el salvaje oeste”. “Está sin regular, no está en ninguna lista prohibida, así que por ahora hacemos lo que podemos”.

Dado el vacío legal, la DEA podría prohibir Amanita muscaria en cualquier momento, especialmente si se producen suficientes reacciones adversas. Sin embargo, Wickramarachchi no prevé un futuro de criminalización y está disfrutando de la “fiebre de los hongos”.

“Estamos aquí para sanar a las personas”, afirma. “Buscamos soluciones medicinales orgánicas para el bienestar a largo plazo”.

Acerca del autor

Amante del cannabis y especializado en el mundo de las sustancias psicoactivas. Escritor y psiconauta.