Aunque últimamente en esta sección hablamos sobre sustancias psicoactivas más o menos potentes, en la presente entrega volvemos a nuestra antigua línea de tratamiento de suplementos naturales que mejoran el rendimiento sin efectos secundarios. Y qué mejor modo de hacerlo que con uno de los componentes de algo tan comúnmente empleado y conocido como el té.

Olvidémonos por un momento de sofisticadas sustancias de potentes efectos y volvamos a lo que nos ofrece la sabia naturaleza. Desde muy antiguo se ha dicho que beber té –especialmente té verde– genera relajación, a la vez que una mayor concentración mental; es decir, nos permite disfrutar de tranquilidad y simultáneamente encontrarnos en estado de alerta. En el café, en cambio, está presente tan sólo la faceta estimulante, que en algunas ocasiones llega a la excitación nerviosa. Pues bien, la sustancia responsable de estas propiedades es el objeto de este artículo. La teanina, gamma glutamiletilamida, o 5-N-etil-glutamina, es un aminoácido poco frecuente, hasta el extremo de que se encuentra solamente en la planta del té (Camellia sinensis), en otras dos especies de su mismo género y en una especie de setas. Otra peculiaridad suya es que sólo se presenta en forma de aminoácido libre y nunca formando parte de proteínas, que es lo que sucede con la mayoría de los aminoácidos. Aunque el té –igual que el café– contiene cafeína, todos sabemos que su efecto es más suave y agradable. Esto se debe a su contenido en polifenoles, vitaminas, minerales, y a la teanina. No obstante, la teanina sólo representa aproximadamente el 1 por ciento del peso de las hojas del té, por lo que para ingerir una cantidad apreciable habría que beber mucho, o bien acudir a los suplementos, que es lo más recomendable.

Hojas de té
Hojas de té

Sus comienzos en Japón

Un investigador japonés llamado Sakato fue quien descubrió en 1949 la teanina como uno de los ingredientes de la conocida infusión, y en 1950 el laboratorio de té de la ciudad de Kyoto logró dilucidar su estructura química y aislarla a partir de la hoja del gyokuro, una variedad de té verde que crece a la sombra y que tiene un alto contenido en teanina. Las investigaciones japonesas llevaron a que, en 1964, el ministerio de sanidad de ese país aprobara su uso para cualquier tipo de consumo y que se aceptara como aditivo alimentario, gracias a que disminuye el amargor de los alimentos y mejora su sabor.

Como sucede con todos los aminoácidos, existe el enantiómero levógiro (L-) y el dextrógiro (D-). Y también, igual que sucede en la mayoría de los casos, es el levógiro (L-teanina) el que tiene las propiedades que vamos a explicar. En realidad, la presencia de D-teanina disminuye los posibles beneficios, así que lo más recomendable es tomar un suplemento a base de L-teanina exclusivamente. La mayoría de los fabricantes son conscientes de esto y ofrecen en sus productos la versión levógira, pero algunos contienen trazas de D-teanina, así que hay que informarse muy bien antes de decidirse por alguno.

El descubrimiento de su estructura química supuso el punto de partida de diversos estudios con el objetivo de descubrir todas sus propiedades farmacológicas y sus posibles efectos secundarios. Sin embargo, la mayoría de las investigaciones se realizaron en Japón y en China, y sólo en la década de los sesenta se comenzaron a efectuar estudios en Occidente. Es desde hace aproximadamente una década cuando se está utilizando la L-teanina como suplemento para aumentar el bienestar y mejorar el rendimiento; una moda que, como suele suceder, ha nacido en Estados Unidos, donde la FDA la reconoció como sustancia de uso seguro en el año 2007. En España, la L-teanina aún no es muy conocida, y prácticamente no existe en los catálogos de las principales empresas productoras de suplementos naturales.

Propiedades de la L-teanina

La L-teanina es hidrosoluble y se absorbe muy bien en el intestino delgado, de forma que la máxima concentración en plasma se detecta treinta minutos después de su ingestión. Ejerce sus acciones gracias a que accede al cerebro atravesando la barrera hematoencefálica por el sistema de transporte de los aminoácidos grandes neutros, lo cual permite que su ingestión oral sea bastante eficaz y que no se necesite acudir a métodos más sofisticados como las inyecciones o la administración sublingual. Como es lógico, en el momento en que llega al cerebro es cuando ejerce las acciones que aquí nos interesan, que vamos a explicar con un lenguaje sencillo y de fácil comprensión, tal como hemos hecho siempre con las sustancias que hemos tratado en esta sección que, antes con el nombre de “Drogas Inteligentes”, y ahora con el de “La farmacia de Franco”, lleva ya ocho años ininterrumpidos informando a los lectores sobre el fascinante campo de los suplementos y fármacos que mejoran nuestro rendimiento y nuestra salud.

Te puede Interesar
El etilfenidato, un estimulante fácil de manejar

La L-teanina produce sus efectos aumentando la producción de GABA, alterando los niveles de serotonina y dopamina e inhibiendo la toxicidad del glutamato. Describamos estas acciones más detalladamente, sin caer en excesivos tecnicismos. El incremento del neurotransmisor GABA conlleva un efecto relajante, y lo hace sin relación alguna con el mecanismo propio de las benzodiacepinas, que puede generar dependencia. Esta acción sirve para controlar la ansiedad, por lo que la L-teanina nos permite estar más tranquilos y dormir mejor.

Bote de L-teanina
Cápsulas de L-teanina

Por otro lado, parece haber un incremento de serotonina (aunque hay estudios que muestran lo contrario), que conllevaría la correspondiente sensación de bienestar. También hay un aumento de dopamina, lo cual mejora el estado de alerta, la atención y la concentración. Como simultáneamente se ha potenciado el GABA y la serotonina, no se produce la excitación propia de los estimulantes. Además, al tener una estructura similar al glutamato, un neurotransmisor excitatorio, la L-teanina muestra afinidad por sus receptores. Como esa afinidad es débil, en realidad lo que hace es inhibir la toxicidad propia del glutamato.

Efectos concretos sobre las facultades cognitivas

Pasemos ahora a explicar en qué efectos concretos se traducen sus propiedades. En general, la L-teanina permite estar relajado y con un buen estado de ánimo, pero sin causar somnolencia: simultáneamente se aumenta el estado de alerta y se mejora el aprendizaje. Esto es importante, ya que muchas sustancias tranquilizan, pero también aturden, con lo que disminuyen los reflejos y la capacidad de concentración, lo cual puede ser perjudicial en muchos casos. Ese estado de tranquilidad es también útil en personas que deben convivir con el dolor crónico: la L-teanina ayuda a relajarse cuando hay dolor, lo cual contribuye a una disminución del mismo.

Algunos estudios han indicado que aumenta la actividad de las ondas cerebrales alfa, relacionadas con un estado de relajación sin caer en el sueño (son las ondas que aparecen en estados de meditación y que favorecen la creatividad). Esta característica, por tanto, reforzaría la tesis de que produce un estado de sosiego en el que la mente permanece activa y se encuentra dispuesta para trabajar y crear.

En este sentido, parece que la adición de una cantidad moderada de cafeína a una dosis adecuada de L-teanina aumenta la capacidad de trabajo sin que aparezcan los efectos estimulantes de la cafeína, es decir, existiría una sinergia muy especial, por la que se produciría una estimulación moderada, con reducción de la tensión física y mental, y una mejora de las facultades cognitivas y del estado de ánimo.

Hay estudios que muestran que la L-teanina mejora el reconocimiento de palabras y el procesamiento de información visual. Tiene también efectos neuroprotectores y ha demostrado ser eficaz para reducir algunos de los síntomas de la esquizofrenia. También es posible que sea útil para prevenir y tratar la enfermedad del Alzheimer, gracias a que reduce los niveles de beta-amiloides, el daño oxidativo y la neurotoxicidad.

Otros efectos sobre el organismo

Una investigación muy conocida mostró que la L-teanina puede mejorar la respuesta inmunitaria del organismo elevando la capacidad de las células T. Los resultados mostraron que la producción de inmunoglobulinas era cinco veces mayor en los sujetos que bebieron té. La conclusión fue que la L-teanina puede proteger de ciertas infecciones. El doctor Bukowski, encargado del estudio, explicó que la sustancia se metaboliza en el hígado en forma de etilamina, una molécula que mejora la respuesta de las células T, la primera línea de defensa contra agresiones bacterianas, víricas y por hongos.

Te puede Interesar
Estimulantes al alcance de todos (I) – La sulbutiamina

Existen investigaciones que muestran que la administración de L-teanina produce una reducción significativa en la presión sanguínea. Sin embargo, se han realizado en ratas, no en seres humanos, por lo que se ignora el papel de nuestro aminoácido en las terapias antihipertensivas.

Se ha estudiado también el efecto de la L-teanina en las células tumorales y en la sensibilidad de esas células a los fármacos que se administran en quimioterapia. Por un lado, parece que la L-teanina inhibe el transporte de glutamato hacia las células tumorales, lo que de por sí ya es positivo. Asimismo, reduce la salida de los fármacos, haciendo que se acumulen en las células tumorales, que aumente su acción sobre ellas y que no lleguen a las células sanas, con lo que además protege a éstas del daño que sufren habitualmente.

Un estudio efectuado en una universidad japonesa ha demostrado que la L-teanina puede reducir diversos problemas relacionados con el síndrome premenstrual, que afecta seriamente a la vida de las mujeres que lo padecen.

 Forma de uso y efectos secundarios

La forma de administración más común es 200 miligramos, 2 o 3 veces al día, lo cual resulta útil para la mayoría de indicaciones. Para su empleo en personas con cáncer, se recomienda una dosis de entre 400 y 800 miligramos, tres veces al día.

En lo que respecta a toxicidad y posibles efectos secundarios, la L-teanina suele tolerarse bien y tiene una dosis letal media de más de 5.000 miligramos por kilogramo en ratas, lo cual supone una cantidad de 350 gramos en un hombre de 70 kilogramos de peso, es decir, habría que consumir una cantidad enorme para que surgieran problemas de salud. Por otra parte, ha demostrado que no es mutagénica en animales.

Como es habitual, no vamos a hacer publicidad de marcas concretas. Tan sólo diremos que, hasta donde sabemos, sólo comercializa L-teanina una de las empresas normalmente presentes en los herbolarios y establecimientos de salud españoles, por lo que puede ser difícil de encontrar físicamente. En Internet, en cambio, el lector accederá a numerosas tiendas on line y productos extranjeros si busca “comprar L-teanina” en Google. Una alternativa muy económica consiste en buscar “L-theanine” en Ebay y comprarla a granel, sin encapsular o encapsulada por el mismo distribuidor, a alguno de los vendedores fiables (suelen ser de Gran Bretaña). Por menos de 10 euros tendremos L-teanina para aproximadamente un mes.

Referencias:

– “L-Teanina”. Alternative Medicine Review (p.136-138). Volumen 10, Número 2, 2005.

– Lorite Ayán, Nuria, “Segura tranquilidad sin efectos secundarios: La eficacia de la L-teanina”.

– Perrini, Carolyn, “L-Theanine: How a Unique Anxiety Reducer and Mood Enhancer Increases Alpha Waves and Alertness”.

– Lekh Raj Juneja y otros, “La L-teanina, un aminoácido único del té verde y su efecto relajante en humanos”. Trend in Food Science & Technology 10 (1999) 199-204.

– Wikipedia (www.wikipedia.org). Entrada: “Theanine”.

Advertencia: el propósito de este artículo es informar sobre sustancias existentes, no recomendar ninguna de ellas. El médico es el profesional de la salud y sólo él puede prescribir medicamentos. Sólo citamos principios activos, no marcas concretas, para evitar hacer publicidad de medicamentos con receta. No fomentamos el uso de sustancias psicoactivas y estamos en contra del consumo no responsable.