Una iniciativa en Uruguay busca facilitar a los turistas la compra de marihuana de manera legal. En Estados Unidos, las visitas a granjas de marihuana, los destinos estadounidenses están descubriendo que las ‘canna-cations’ ya no son sólo para los fumadores.

El turismo cannábico, es un nuevo segmento de viajes que quiere establecerse. En estos días, en Uruguay, un legislador presentó en el Parlamento un proyecto para que los turistas puedan acceder a la marihuana legal. En el mundo, la industria del cannabis recreativo está en auge y se está convirtiendo en un gran impulsor del turismo: en Estados Unidos se espera que el sector alcance un valor de 90.000 millones de dólares en 2026.

Casi una década después de que Uruguay se convirtiera en pionero mundial en despenalizar su consumo recreativo el diputado por el departamento de Maldonado, al que pertenecen balnearios como Punta del Este, Eduardo Antonini, dijo a la prensa: «Muchos turistas quieren acceder al cannabis cuando vienen a Uruguay, los que vivimos en un lugar turístico lo sabemos», sostuvo el autor principal del proyecto.

Comentó que un propietario de una farmacia que vende cannabis en la ciudad de Maldonado contaba que llegan los cruceros y muchos turistas se toman un taxi ahí mismo en el puerto para llegar a su farmacia a adquirir la famosa marihuana legal.

La marihuana que se compra en las farmacias de Uruguay son flores de cannabis «envasadas en estado natural, desecadas, sin moler ni prensar».

Aprobada en 2013, la legislación uruguaya implementó tres mecanismos para adquirir marihuana: el autocultivo, los clubes cannábicos y la compra en farmacias, todos bajo regulación estatal y restringidos a quienes residen en el país.

Te puede Interesar
En EEUU la venta de marihuana tiene similares problemas que en Uruguay

El Proyecto de Ley sobre Turismo Cannábico plantea que los emprendimientos turísticos que se encuentren acreditados podrán asociarse con los clubes de membresía o contar con ellos dentro de sus instalaciones. Negocios como hoteles o «grow shops» podrán ofrecer a turistas una membresía temporal en un club cannábico, o registrarse para adquirir la marihuana en farmacias.

Antonini vislumbra en la apertura del mercado cannábico al turismo un «ingreso significativo» suficientemente alentador como para dar luz verde a la propuesta.

No son los primeros, en varios Estados de los Estados Unidos, el consumo turístico de cannabis ya es una realidad, y cualquier persona que lo desee puede acercarse a un dispensario a comprar marihuana o alguno de sus derivados, como aceites, comestibles, entre otros.

Ya en el 2019, el New York Times cubrió una nueva tendencia hacia el turismo de cannabis que ya se estaba extendiendo por todo EEUU. La legalización fue superando gradualmente la condena legal, y el número de estados que acogieron no sólo la marihuana medicinal, sino también la recreativa, comenzó a superar a los que seguían repudiando la idea.

Hasta ahora, 19 estados y Washington D.C. han legalizado el cannabis recreativo, y es probable que varios estados más se unan a ellos este año, y se hizo evidente lo versátil y lucrativo que puede ser el mercado de la marihuana. Si bien no está del todo claro qué tan grande llegará a ser la incipiente industria del turismo del cannabis, según la revista Forbes, los primeros datos son prometedores.

De los US$ 25 mil millones en ventas legales de cannabis en 2021, Forbes estima que hasta US$ 4,5 mil millones fueron impulsados por los turistas, que invierten US$ 12,6 mil millones adicionales en restaurantes, hoteles, atracciones y otras tiendas, así como en las arcas de impuestos estatales y municipales.

Te puede Interesar
Uruguay: La venta de marihuana, víctima del éxito y de problemas técnicos

Según Forbes, el 68% de los adultos estadounidenses apoyan el uso de cannabis, mientras que el 50% de los millenials -nacidos entre principios de los 80 y finales de los 90- creen que el acceso al cannabis recreativo legal es importante a la hora de elegir un destino turístico y el 43% del mismo grupo ya eligió un destino por esas razones.

“Para 2025, el 50 % de los viajeros en EE.UU. serán millennials”, dice Brian Applegarth, fundador de la organización Cannabis Travel Association International (CTAI). “Y su relación con el consumo de cannabis está extremadamente normalizada en comparación con los líderes de la industria estigmatizados de hoy”, dice.

En noviembre de 2020, Argentina aprobó la reglamentación sobre el cannabis medicinal, pero no el recreativo.

En noviembre de 2020, Argentina aprobó la reglamentación sobre el cannabis medicinal, entre los cuales se aprobó el autocultivo para pacientes que necesiten el uso de la planta, pero el uso recreativo no es legal.

Sin embargo según la Primera Encuesta Nacional de Cannabis en Argentina, respaldada por la Universidad de Quilmes, en el AMBA la proporción de uso “recreativo” de marihuana alcanza al 84%, mientras en las provincias de la Patagonia representa al 76% de las personas que lo usan. Turismo, combinado con los paisajes hermosos de la Patagonia y el cannabis, tal vez sean una oportunidad a futuro.