Una sentencia da luz verde a su comercialización

Vender CBD en Francia ya es legal. Tendrá que ser, eso sí, procedente de una planta de Cannabis Sativa y haberse producido en un país europeo. Así lo ha decidido la Corte de Casación, el más alto tribunal de Francia. El CBD o cannabidol es un componente del cannabis que, al contrario que el THC, o tetrahidrocanabidol, no tiene efectos psicotrópicos y no está considerado como un estupefaciente.

“Francia tenía un antiguo decreto que decía que se podía comercializar el tallo y la hoja, pero no la flor. Europa dijo que no se podía prohibir la flor porque forma parte de la libre circulación de bienes y mercancías en el espacio Schengen. Ahora se confirma lo que pensábamos. Pero antes de esta decisión del Tribunal de Casación, no estaba claro”, explica a euronews Jean-Baptiste Berrue, copropietario de la empresa Chanvier Francais.

“Es algo muy bueno porque finalmente hay una apertura de la mente a ese nivel, finalmente entienden que no es necesariamente una droga sino una forma de tratarse de manera diferente que con las drogas que vienen de la industria farmacéutica. Así que podríamos desviarnos de todo este sistema y utilizar el cáñamo, el CBD, como algo que puede ayudarte, simplemente”, se alegra Nicolas Beaz,

Gracias a la sentencia del Tribunal de Casación, los 200 productores y distribuidores de cáñamo y CBD esperan ahora crear una verdadera industria de esta sustancia en Francia, donde el 90% de los productos comercializados son importados, sobre todo desde Bélgica, Suiza y Luxemburgo.

Te puede Interesar
Cómo afecta el cannabis al organismo: uso recreativo y terapéutico

Fuente