Cada vez más gigantes empresariales centran su atención en la industria del cannabis. El 1 de junio pasado el coloso de las ventas al menudeo, Amazon, anunció en su blog oficial que suspendería las pruebas para detectar cannabis en todos los empleados que no tuvieran puestos relacionados con el transporte. Este cambio en sus políticas vino acompañado de la noticia de que la compañía apoyará el proyecto de ley conocido como Marijuana Opportunity Reinvestment and Expungement Act of 2021 (MORE Act), misma que fue rechazada en el senado estadounidense el año pasado y que se reintrodujo recientemente a la cámara baja para que se vuelva a votar.

La iniciativa MORE legalizaría a nivel federal todos los usos del cannabis en Estados Unidos por lo que el anuncio llega como un golpe de timón algo inesperado. El texto fue publicado por Dave Clark, director ejecutivo de las empresas del lado del consumidor de Amazon, quien intenta justificar el cambio de rumbo en una empresa que se había negado a contratar e incluso despidió a personas que fallaron las pruebas de dopaje por cannabis, incluso en lugares donde el consumo adulto es legal desde hace años, como Seattle, Washington, donde la empresa tiene su sede principal.

Te puede Interesar
Las apuestas detrás del cannabis medicinal

La noticia ha generado reacciones En su texto Clark asegura: “en el pasado, como muchos empleadores, descalificamos a las personas para trabajar en Amazon si dieron positivo en el uso de marihuana. Sin embargo, dado que las leyes estatales se están moviendo en los Estados Unidos, hemos cambiado de rumbo. Ya no incluiremos la marihuana en nuestro programa integral de detección de drogas para ningún puesto no regulado por el Departamento de Transporte y, en cambio, la trataremos de la misma manera que el consumo de alcohol…Esperamos que otros empleadores se unan a nosotros y que los legisladores actúen con rapidez para aprobar esta ley”.

Esta comparación con el alcohol puede no ser al azar y no sería la primera vez que Amazon intenta hacer negocio con la entrega a domicilio de sustancias recreativas legales. En 2017, la empresa de Jeff Bezos adquirió a la cadena de supermercados Whole Foods, lo que le dio cerca de 330 licencias para vender alcohol en 41 estados de la Unión Americana, aun así, no ha lanzado campañas de marketing para servicios que entreguen alcohol a domicilio que harían quebrar a los vendedores locales pequeños como lo hicieron con las librerías y otros negocios.

Esto es porque cada estado y localidad tienen leyes específicas sobre la entrega de alcohol, mismas que Amazon no ha logrado conciliar para operar en todo el país, pero aprendieron una lección importante que buscarán aplicar en el cannabis, una sola regulación que aplique en todo el país.

La oportunidad es perfecta puesto que la del cannabis es una industria naciente, con leyes que recién se están formulando para su operación a nivel federal en el país con la mayor economía del mundo, un texto legal que permita a Amazon una operación estándar de entregas a nivel nacional podría darle a la ya de por sí gigantesca compañía acceso a los más de 15 mil millones de dólares que deja de ganancias las ventas de cannabis recreativo y medicinal, de acuerdo con cifras de 2020.

Te puede Interesar
Fabricante de la cerveza Corona apuesta 4.000 millones al futuro del cannabis

En el mismo comunicado, la compañía manifestó el deseo de convertirse en el mejor empleador del mundo, esto en medio de los escándalos sobre malas condiciones laborales en los centros de distribución de Amazon. Dejar que los trabajadores consuman cannabis en su tiempo libre sin repercusiones laborales y apoyar la legalización del cannabis es un buen primer paso.

Fuente