El equipo estará integrado por estudiantes y egresados de distintas áreas, y por personas sin formación académica interesados en la temática. La experiencia es única en el ámbito universitario del país.

El primer Grupo de Estudios sobre las Propiedades Medicinales y Terapéuticas del Cannabis comenzará a funcionar desde el lunes próximo en la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional de Córdoba, institución educativa que aportará su espacio para que se desarrolle este proyecto de investigación coordinado por el doctor en Psicología, Adrián Bueno.
La iniciativa tiene por fin conformar un grupo multidisciplinario, que integren estudiantes, egresados, profesionales, docentes, e investigadores, pero también estará abierto a personas sin formación académica, interesados en la temática.
Entre todos estudiarán el material bibliográfico existente, avanzarán en la búsqueda de casos y hasta podrían experimentar en el laboratorio con el cannabis, para dar respuestas científicas sobre una práctica que se viene realizando informalmente pacientes con enfermedades neurológicas, VIH o cáncer.
La proyección es que este grupo de estudio desarrolle una investigación que arroje algunas conclusiones en tres o cuatro años.
“La temática es muy amplia. Hemos convocado a los interesados para el lunes 7 de abril a las 17.30 en el hall central de la Facultad de Psicología. Allí nos presentaremos y nos dividiremos en subgrupos, según los intereses de los participantes”, explicó Adrián Bueno consultado a LA MAÑANA. “En principio nos orientaremos a buscar bibliografía para lo cual será necesario que al menos algunos integrantes tengan dominio de inglés técnico. Luego nos iremos reuniendo una vez al mes, y cada subgrupo irá exponiendo los avances de su investigación. Por ejemplo, los estudiantes de Psicología quizás quieran interiorizarse sobre la aplicación del cannabis en enfermedades del sistema nervioso, su efecto como antidepresivo, ansiolítico o en patologías como el Alzheimer. Los profesionales de la rama médica quizás les interese hacerlo en trastornos digestivos, como la bulimia o la anorexia, o en enfermedades coronarias”.
Adrián Bueno aspira a que el resultado de la experiencia de este año, única en el ambiente universitario a nivel nacional, pueda encauzarse en otros proyectos académicos respaldados por la UNC a futuro.
“Es de destacar que el estudio del uso del cannabis con fines médicos o terapéuticos, tiene por fin investigar sus alcances pero no justificar su uso, ya que además implica conocer los potenciales daños que puede producir la marihuana en el cuerpo. Pero nos encontramos en una coyuntura en que se está produciendo un cambio de paradigma en Latinoamérica con la legalización del consumo del cannabis en Uruguay. Y el discurso político que se genera en torno al tema se debilita sin el sustento del conocimiento científico”, aseguró Bueno.

Cada vez más consultas
Previo a la conformación de este grupo de estudio, el próximo sábado 5 de abril desde las 17 en el Centro Cultural La Leonor de Pasaje Escuti 852 (barrio Güemes), la Comunidad Cannábica Córdoba propondrá para todo público la charla-taller «Cannabis: nuestra medicina prohibida», con entrada libre y gratuita.
En esta oportunidad, Bueno hará un recorrido por los últimos estudios y avances científicos en las propiedades medicinales del cannabis, como actividad previa al inicio del grupo de investigación.
Daniel Landgren, vocero de la Comunidad Cannábica Córdoba, explicó a LA MAÑANA que en los últimos cinco años, más de 300 personas se acercaron a esa entidad para interiorizarse sobre el cultivo en sus domicilios para ser aplicado al uso terapéutico, con el fin de minimizar efectos colaterales en tratamientos médicos para el VIH o el cáncer.
“Es de destacar que en Córdoba hay médicos en hospitales públicos que han aceptado incorporar en las historias clínicas de sus pacientes el uso de cannabis como terapia alternativa”, señaló Daniel.
“Creemos que la apertura de un grupo que estudie su aplicación en el uso terapéutico, permitirá mejorar la calidad de información que se maneja, y qué es el ambiente académico con su investigación el que debe que dar respuestas a la sociedad”, afirmó.

Fuente