Yaxnohcah, el enigma maya: Entre rituales y plantas con poderes enteógenos

En las profundidades de Yaxnohcah, una antigua ciudad maya ubicada en la península de Yucatán, México, arqueólogos han descubierto evidencias fascinantes que nos transportan dos mil años atrás, al Período Preclásico Tardío. Un reciente estudio publicado en el diario PLOS One ha revelado que los mayas utilizaron al menos cuatro plantas con propiedades medicinales y psicodélicas en rituales realizados en un juego de pelota.

Los investigadores, tras analizar muestras de ADN tomadas del suelo de una plataforma elevada que sostiene un juego de pelota, identificaron varias plantas entre las que destacan la flor alucinógena conocida como xtabentún (Ipomoea corymbosa), además de lancewood (Oxandra lanceolata), chiles (Capsicum sp.), y hojas de jool (Hampea trilobata). Todas estas plantas no solo poseen propiedades medicinales, sino que también formaban parte de un conjunto que probablemente se utilizaba en ofrendas o rituales.

El xtabentún, una variedad de la flor morning glory que crece salvajemente en Yucatán, es notable por sus semillas que contienen alcaloides ergolínicos, similares químicamente al LSD. Los chiles, por su parte, se utilizaban medicinalmente para diversos propósitos y las hojas de jool servían para envolver ofrendas, mientras que el lancewood tenía un uso ceremonial.

David Lentz, biólogo de la Universidad de Cincinnati y autor principal del estudio, menciona que estas plantas podrían haberse utilizado para “bendecir” o “cristianizar” el nuevo juego de pelota, en un ritual que buscaba la buena voluntad de los dioses para proteger a la comunidad. Este tipo de prácticas son conocidas como rituales de “ensoulment” o de dotación de alma, a través de los cuales se buscaba apaciguar y obtener la bendición de las deidades.

Te puede Interesar
Ciudad de México aprueba el uso del cannabis medicinal

La comprensión de estos rituales y las prácticas sagradas de las culturas antiguas está comenzando a clarificarse gracias a la promesa que ofrece la evidencia de ADN ambiental (eDNA), una metodología cuyo potencial apenas está siendo explorado en la arqueología. Este descubrimiento no solo resalta la sofisticación y profundidad espiritual de los mayas, sino que también desafía nuestras concepciones sobre cómo interactuaban con su entorno y los recursos naturales a su disposición.

Acerca del autor

Amante del cannabis y especializado en el mundo de las sustancias psicoactivas. Escritor y psiconauta.