La legalización de la marihuana (e impuestos increíblemente altos) salvó a Chicago del desastre del COVID-19

Los compradores de cannabis en Chicago, donde comenzaron las ventas legales de marihuana el 1 de enero, pagan algunos de los impuestos más altos de Estados Unidos.

Y esta hierba cara, y los casi $ 1 mil millones en ingresos por impuestos a la marihuana proyectados para fluir a las arcas públicas en Illinois este año, ha ayudado a la alcaldesa de Chicago Lori Lightfoot a evitar despedir a cientos de trabajadores, dijo durante el fin de semana.

La pandemia de COVID-19 está arruinando los presupuestos municipales junto con las cuentas bancarias personales. Millones de estadounidenses siguen sin trabajo o atrasados ​​en el pago de la renta. Las ciudades que dependen de los impuestos a las ventas (de bienes de consumo, restaurantes, turismo) para arreglar carreteras, financiar escuelas y pagar a policías y bomberos también están profundamente en números rojos, con alcaldes y ayuntamientos reflexionando sobre años de austeridad en respuesta.

En Chicago, Lightfoot propuso despedir a 350 trabajadores de la ciudad como parte de un paquete de recortes que se considera necesario para cerrar un déficit presupuestario estimado en $ 2 mil millones durante los próximos dos años.

Pero luego Illinois registró otros $ 100 millones en ingresos por impuestos a las ventas de cannabis en octubre, lo que elevó el monto anual a $ 800 millones durante los primeros diez meses del año. Eso es casi tanto como lo que recauda Illinois a través de los impuestos sobre el licor.

Con más dinero de cannabis de lo esperado, Lightfoot dijo el sábado que los despidos pueden evitarse, como informó el Chicago Sun-Times.