Se han analizado 15 e-liquids de CBD y se ha encontrado acetato de vitamina E en una sola muestra.

Se han encontrado trazas de THC en todos ellos, y 14 de las muestras analizadas presentan niveles menores del CBD a los indicados en la etiqueta del e-liquid.

 Desde Fundación Canna insisten en la necesidad de regular el mercado de los vapeadores de cannabidiol (CBD) para que los consumidores puedan acceder a productos de calidad sin miedo a sufrir efectos perjudiciales para su salud.

 En febrero de 2020 el Centro para la prevención del Control de Enfermedades (CDC), la Agencia de Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. (FDA) y otros departamentos de salud pública de los Estados Unidos, publicaron un informe sobre el brote nacional de lesiones pulmonares asociadas al uso de cigarrillos electrónicos o productos de vapeo. Hubo más de 2.800 pacientes hospitalizados, de los que 68 murieron. Los daños pulmonares se atribuyeron al acetato de vitamina E. A finales de 2019 se había reportado una muerte en Bélgica asociada al uso de estos cigarrillos que contenían Cannabidiol (CBD).

Preocupados por el riesgo del acetato de vitamina E, Fundación CANNA inició un estudio con el fin de determinar la presencia de vitamina E o acetato de vitamina E, así como otras sustancias perjudiciales, en los e-liquids enriquecidos con CBD comercializados en Europa. Para ello, entre finales de 2019 y principios de 2020 se compraron 15 muestras de diferentes marcas de e-liquids con CBD. Los productos se adquirieron en estancos, en tiendas físicas y online, de modo anónimo.

Estos productos fueron posteriormente analizados en dos laboratorios de reconocido prestigio internacional, según dos metodologías diferentes establecidas por los técnicos de Fundación CANNA, para obtener información total sobre el contenido de las muestras, y las sustancias que las componen. Se buscaron trazas en las muestras analizadas durante este estudio realizado mediante cromatografía de gases con detector de masas.

Te puede Interesar
Estudio internacional revela propiedades neuroprotectoras del fitocannabinoide Δ9-THCA

14 de las 15 muestras mostraban la presencia de propilenglicol (PG) y glicerina (VG), los cuales suelen ser la base de los e-liquids. En la restante, no se encontró ninguno de los dos. En esta última se identificaron escualano y glicerol tricaprylate, así como una forma de vitamina E. En las pruebas específicas de identificación, esta misma muestra dio positivo para la presencia de acetato de vitamina E.

No hay datos sobre la cantidad de este compuesto que puede ser perjudicial cuando se inhala mediante los e-liquids. Sin embargo, las referencias anteriores que existen sobre el uso de estos cigarrillos electrónicos y la presencia de acetato de vitamina E en personas con graves problemas pulmonares, hace desaconsejable su consumo.

En otra de las muestras se identificó por los dos métodos la presencia de alcohol bencílico, que puede causar tos, mareo y dolor de cabeza.

La presencia de compuestos como el alcohol bencílico, que pueden causar a corto y largo plazo problemas pulmonares, ponen de manifiesto un necesario mayor control sobre la composición de estos productos, bien sea limitando su uso o informando en la etiqueta.

Menos CBD que el indicado, más THC, y ninguna coincidencia entre etiquetado y composición del producto

También se encontraron otros fitocannabinoides distintos al CBD, en todas las muestras se identificó delta-9-tetrahidrocannabinol (THC) y en 12 de ellas Cannavidivarin (CBDV). La presencia de THC en todas las muestras hace que, dependiendo de la cantidad consumida, se puedan dar resultados positivos a esta sustancia en los tests de drogas.

Te puede Interesar
Las personas con depresión consumen más Cannabis, afirma estudio

Con respecto al CBD, 14 de las 15 muestras presentaban valores más bajos de los declarados en el etiquetaje. Solo 4 muestras presentaban valores inferiores al 10% de diferencia con lo declarado.  En promedio, el CBD se encontró en un 27% más bajo que las concentraciones declaradas en las etiquetas. Solo 1 muestra contenía valores más altos de lo que constaba en el etiquetado.

La desviación entre lo declarado y lo cuantificado en algunas muestras es muy elevada así como la falta de homogeneidad. Si la homogeneidad del producto no es la correcta, significa que dos gotas de producto extraídas del mismo estuche o recipiente contienen niveles diferentes según la muestra que se extrae. Esto muestra, consideran desde Fundación Canna, falta de control y de rigor en la producción, y hace muy difícil el control de la dosificación para el consumidor.

Se observó también la tendencia a adicionar a los e-liquids terpenos que se encuentran en la planta del cannabis, pretendiendo quizás asemejar el aroma del e-liquid con el aroma de la planta. La mayoría de las muestras, 12 de 15, presentaban terpenos que también se encuentran de forma natural en las plantas de cannabis. Los más comunes fueron el beta cariofileno, que se encontró en 10 de las 15 muestras, el limoneno en 8 muestras, y el beta-mirceno y el farnesene en 7.

Acceso al estudio completo en este link