Orianthi explica cómo ha cambiado su vida tras dejar el alcohol y comenzar fumar CBD

En una nueva entrevista con Side James With Bryan Reesman (vía Blabbermouth.net), la que fuera guitarrista de Michael Jackson y Alice Cooper, entre otros, Orianthi, ha explicado cómo cambió su vida al modificar su dieta, 12 y comenzar a fumar “porros” de CBD.

Cabe destacar que esta sustancia no es exactamente el cannabis como se conoce popularmente. El CBD es una de las sustancias que contiene el cannabis, a la que se atribuyen cualidades ansiolíticas y analgésicas. La OMS no recomienda su uso médico aunque “los datos iniciales de estudios en animales y humanos (un estudio controlado publicado en el New England Journal of Medicine e informes de casos aislados) revelan que puede tener algún valor terapéutico en las convulsiones epilépticas y enfermedades conexas”.

Sin embargo, el efecto psicoactivo no es provocado por esta sustancia sino por el THC , otro componente del cannabis, que, por lo general, es el que suele ser ilegal y estar penado. En la actualidad, el CDB está despenalizado en países como el nuestro (en el que todos los productos que se vendan, tienen que pasar un análisis de laboratorio y demostrar que contienen menos de un 0,2% de THC), dado que no “coloca”. El producto se ha hecho extremadamente popular en Estados Unidos, especialmente en los últimos años.

La guitarrista ha explicado cómo comenzaron todos estos cambios en su vida:

“Antes solía cenar, todas las noches, en KFC y McDonalds después de tocar en mi banda de versiones. Cuando dejé el instituto a los 15 años, solía tocar en pubs hasta las 3 de la mañana, y claro, luego solo están abiertos esos sitios. Tenía hasta una freidora que me regaló mi madre por mi cumpleaños, comía todo frito, era terrible”, ha explicado sobre su dieta la guitarrista.

“Supongo que tenía buen metabolismo, porque solo comía cosas grasientas y bebía bourbon. Mi estilo de vida era horrible. Después, con 19 o 20 años, me hice vegana. Más tarde, volví a comer pollo de nuevo, pero dejé de beber. Me convertí en una verdadera obsesa de la salud. Sin embargo, con 24 o 25 volví a beber martinis. Tuvimos una cena con Stevie Wonder, Tina McBride, Kris Kristofferson… todos los pidieron para cenar. Yo me pedí uno también. A veces me sigo tomando alguno, muy de vez en cuando, disfruto de ello”.

“El problema fue que, entonces, volví a beber un montón de nuevo, sobre todo después de los shows y acababa sintiéndome fatal. Caes en ese círculo en el que piensas, ‘Hemos dado un concierto, vamos a celebrarlo y a pasar un buen rato’. Esto me pasó sobre todo de gira con Alice Cooper, y después también venían mis propias celebraciones, cuando venían amigos. Cuando vuelves a casa después de ir de gira, la fiesta no para. De hecho, empieza más fuerte, La gente sabe que has ganado mucho dinero y que estás en casa”.

“Tenía un apartamento genial en West Hollywood y era como el centro de la fiesta. Había comida, bebida, guitarras, música… todo. Era una fiesta sin fin para mí, y acabé agotada. Además, mucha gente venía por los motivos equivocados. Huelga decir que me dañaron una guitarra y se rompieron muchas cosas. Eso fue horrible, en realidad. No mola nada”.

¿Y cómo cambió la guitarrista la bebida por esto del CBD? Orianthi lo explica:

“Intento alejarme todo lo posible de la bebida. Me gustan más los artículos comestibles (de CBD) y cosas así, para serte honesta. El CBD me ha cambiado la vida. Se me ha quitado el dolor de cabeza y mis problemas de sueño, entre otras cosas. La gente lo ve mal, pero no es como si fumara cuando me levanto ni nada así”.

“Como unas golosinas que tienen CBD a veces, pero nunca antes de tocar o de llamadas de negocios. Hay gente que puede, y me alegro. No sé, yo no juzgo a nadie, es algo raro. Quiero decir, nadie se ha muerto por fumar hierba, pero sí de beber o por culpa del tabaco. Pero no sé, está visto como algo muy malo, es raro. Lo encuentro extraño”.

Fuente