La Casa Blanca porMost Hi

Colorado ha abierto la veda de la legalización cannábica en Estados Unidos. El siguiente es Washington que ya ha concedido casi 5000 licencias y donde se espera que a mediados de año entre en práctica la producción, venta y consumo de marihuana con fines recreativos. Pero esto no acaba aquí, alguno de los otros 48 estados se está planteando dar el paso. De momento, ya son 20 los que la han aprobado para usos medicinales ¿Cómo afectará la legalización a las próximas elecciones presidenciales? ¿Será un factor importante?

El estado de Washington es un bastión demócrata y todo indica que en 2016 lo seguirá siendo pero Colorado es uno de esos que llaman ‘en disputa’. En 2012 y 2008 fue demócrata pero anteriormente fue republicano. Si el resultado del experimento regulador es positivo y el candidato republicano reniega de la marihuana, perderá opciones de conseguir el éxito electoral allí.

El aviso ya lo dio una encuesta a mediados de 2012 en la que el 56 por ciento de la muestra de estadounidenses afirmó estar de acuerdo con la regularización de la planta. Barack Obama se ha mojado recientemente afirmando que la marihuana no es más dañina que el alcohol o el tabaco. Sin embargo, él no se presenta a las próximas. ¿Qué pensará Hillary Clinton? ¿Podría determinar este asunto las primarias demócratas?

Barack se monta en la burra

Algunos analistas políticos aseguran que la legalización sí que tendrá un papel fundamental en las próximas elecciones presidenciales de 2016. Cada vez que un estado somete a votación la cuestión, la participación electoral de los jóvenes aumenta del 5 al 12 por ciento y la masa electoral joven será superior en dos años.

Un factor que pone en tela de juicio la incidencia electoral de la planta es que el debate regulatorio no se encuentra presente en la mayoría de estados ‘en disputa’ que en la práctica resultan determinantes para lograr la victoria. Pues bien, en Colorado ya se legalizó y en Nuevo Méjico se lo están planteando. También se dan casos de estados muy demócratas que se muestran reticentes y otros muy conservadores con un gran sector de la población a favor. Este es el caso de Alaska, un bastión republicano.

 Alaska

En Alaska ya es legal la autoproducción (hasta 6 plantas), la posesión y el consumo de marihuana para fines terapéuticos. Sin embargo, los defensores de la legalización han dado un paso más y han reunido 46.000 firmas para regularizar el cannabis con fines recreacionales. Recientemente, se ha verificado que 36.000 de ellas son válidas por lo que el Estado pasará un referéndum en agosto que de salir favorable convertirá a Alaska en el tercero que legaliza la planta.

Maine

Carteles en Portland (Maine) el día que votaron a favor de la marihuana.

Lo contrario. Los políticos de Maine, tradicionalmente demócrata, han declinado hasta un total de 3 veces la propuesta regulatoria de la representante de una de sus ciudades, Portland. En dicha ciudad, un 67 por ciento de sus ciudadanos votaron a favor, lo que impulsó la propuesta a nivel estatal y que fue declinada por los legisladores por tercera vez en un ajustado empate 5-5. Este empate ha bloqueado el debate hasta 2015.

Nueva York

Nueva York, pese a contar con una abrumadora mayoría demócrata, no parece que vaya a  legalizar el consumo de marihuana recreativo en un futuro próximo. De hecho sorprende que hasta hace bien poco ni siquiera estuviese legalizado su uso medicinal. Esto cambió el pasado 22 de enero cuando el gobernador Andrew Cuomo anunció que permitiría su uso en 20 hospitales del Estado. Como se puede apreciar, esta legalización medicinal no es tan permisiva como la de California, por ejemplo, donde se puede adquirir la planta para tratar enfermedades leves y que facilita su uso recreativo.

California

California es terreno abonado. Pese a que sus ciudadanos rechazaron la legalización recreativa en 2010, las encuestas muestran ahora por vez primera que la mayoría (un 55 por ciento) apoya dicha regularización. Mientras tanto, los activistas, mediante la recogida de 500.000 firmas, podrían incluir la cuestión en el referéndum de 2014 otra vez. Ahora sopesan si echar el resto o esperar a 2016.

Nuevo México

New Mexico, land of enchantment.

Nuevo México es un estado en disputa que pese a votar a Obama en las dos últimas presidenciales, tiene como gobernadora a una republicana, Susana Martínez, que se opone a la legalización recreacional. Pese a ello, un senador demócrata ya declaró a principios de enero que pretende impulsar una enmienda para seguir el ejemplo de Colorado. Si la enmienda pasase los filtros del senado y el congreso, Nuevo Méjico llevaría a voto popular la propuesta. El Estado ya regula el uso de marihuana con fines medicinales.

Arizona

El representante estatal Ruben Gallego está redactando una propuesta legal para regular el uso de marihuana recreacional en el estado sureño. Sin embargo, los republicanos son mayoría en el senado y en el congreso por lo que no prosperará. Por otro lado, los activistas de la región están recogiendo firmas para que la propuesta sea votable en 2016. Arizona legalizó el uso medicinal del cannabis en 2010 y en una encuesta reciente el 56 por ciento de su población se mostró a favor de la legalización.

Fuente: Multaspordrogas.com