A medida que más ciudades de Estados Unidos legalizan la marihuana, la atención se ha puesto sobre el olor que desprenden los porros.

Denver ha aprobado una nueva «Ordenanza de olor «, con multas que superan los 2000 dólares para toda persona declarada culpable de contaminar la atmósfera.

La necesidad de elaborar normas surgió a causa de la confusión sobre la situación jurídica de si alguien fumando marihuana en su propia casa podría estar cometiendo un delito ambiental cuando el olor se filtra en la calle.

Bajo la nueva ley se comete un delito si el olor es perceptible cuando el humo se mezcla con siete veces el volumen de aire limpio.

El telescopio de la nariz -también conocido como olfatómetro– es el dispositivo que se utiliza para medir la concentración de cannabis en el aire. Tiene la  apariencia de un dispositivo de tipo telescopio conectado a una boquilla.

La policía de Denver han optado por algo llamado el «Nasal Ranger», que cuesta 1,500 dólares (935 €).

Sin embargo, la versión más sofisticada de la tecnología, que también registra tanto la concentración como coordenadas GPS del lugar donde está el olor “ofensivo”, llega a costar unos $ 3,500 (2.183 €). Esto, sin embargo, incluye una suscripción a un programa patentado de seguimiento olor.

Denver es una de las ciudades de los EE.UU. donde la marihuana es legal.

La semana pasada, el uso recreativo de la droga se legalizó para los adultos mayores de 21 años en Portland, Maine, en el otro extremo del país.