Estudian cómo las experiencias cercanas a la muerte y los psicodélicos alteran nuestra actitud frente a la muerte

El piloto de pruebas de origen italiano, Luca Parmitano, pasó 167 días a bordo de la Estación Espacial Internacional (ISS por sus siglas en inglés) y describió su primera actividad extravehicular como «una experiencia única y excepcional».

Parmitano cambió su visión del mundo porque ahí arriba «en el espacio, el negro no es un color. Es la absoluta ausencia de luz, un vacío inmenso que te absorbe y te vacía la mente. Es indescriptible. Y por otro lado ves la Tierra y todos los colores que te puedas imaginar están brillando en ella. Aún no tenemos palabras para describir esa visión. Te corta la respiración. Te hace sentir muy humilde» –declaró a la agencia Sinc.

Una empresa quita el miedo a la muerte con una ECM virtual

Pero, en materia de transformación se lleva la palma la muerte, específicamente quienes en apariencia vuelven a la vida en lo que se conoce como una ECM (Experiencia Cercana a la Muerte). Ahora una empresa rusa ofrece un funeral en vida que, según la impulsora de la iniciativa, Yakaterina Preobrazhenskaya, promete «descubrir tus nuevos talentos y habilidades psíquicas». En el fondo es vivir una ECM en vida que te da la posibilidad de visualizar tu funeral online.

Lo llama paquete «Terapia de estrés para miedos y ansiedades» y puede ser aún más inmersiva, incluyendo una ceremonia religiosa que permitia al «difunto virtual» una especie de «reavivamiento obligatorio con una consciencia renovada de su misión». 

Parece que las experiencias transformadoras –entre ellas las ECM– podrían segregar un combinado hormonal, un coctel de drogas naturales que, a nivel neurológico, cambian nuestro cerebro. Y esto es lo que ha tratado de demostrar un estudio publicado en la revista PLOS ONE, en septiembre de 2022.

El profesor Roland Griffiths, de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos), y sus colegas, comparan cómo puede cambiar la actitud de las personas sobre la muerte después de una experiencia con drogas psicodélicas frente a una ECM espontánea, y han encontrado similitudes notables y, también, algunas diferencias. Hasta ahora pocos estudios han comparado estos dos tipos de experiencias.
 

Para obtener información nueva, analizaron los datos de una encuesta online. Un total de 3192 personas que informaron de alteraciones en sus creencias sobre la muerte después de una ECM «convencional» o después de consumir una droga psicodélica como el LSD, la psilocibina, la ayahuasca o la DMT (dimetiltriptamina).

Los que han probado alucinógenos tuvieron experiencias más fuertes y positivas pero menos espirituales o místicas

La encuesta incluía preguntas estándar destinadas a medir las experiencias místicas y cercanas a la muerte, y resultó significativo comprobar como los participantes con experiencias psicodélicas puntuaron más alto. Las personas que tomaron drogas psicodélicas declararon que las consecuencias duraderas de su experiencia fueron más fuertes y positivas.

La comparación de ambos grupos revela estrechas similitudes en las alteraciones de las actitudes de los participantes sobre la muerte, incluyendo la disminución del miedo al final.

La mayoría valoraron muy positivamente su experiencia en cuanto a su significado personal y espiritual. No obstante, quienes vivieron experiencias inducidas por las drogas alucinógenas no daban significación espiritual o transformadora a la experiencia.

Otro estudio, supervisado por el director del Grupo de Investigación Psicodélica en el Imperial College de Londres, Robin Carhart-Harris, ha demostrado que un poderoso compuesto psicodélico encontrado en una planta de poder, como la ayahuasca, puede replicar las experiencias cercanas a la muerte en nuestro cerebro. Esta investigación que tiene una parte de encuesta y otra experimental con 13 voluntarios a los que se les administró DMT intravenoso, el principio activo de la ayahuasca. Se inyectaron cuatro dosis del compuesto y un placebo.

El equipo de Carhart-Harris compararó las experiencias de los participantes con una muestra de de quienes previamente habían relatado ECM mediante un cuestionario destinado a cuantificar la experiencia. Dieciséis preguntas que incluían cuestiones como «¿Revivió escenas de su pasado?» o «¿vio o se sintió rodeado por una luz brillante?».

El DMT puede simular experiencias reales cercanas a la muerte

Y como en el caso de Griffiths, la conclusión es que el DMT puede simular experiencias reales cercanas a la muerte, con una intensidad comparable a la de aquellos que realmente han tenido una ECM, según un comunicado.

Los investigadores afirman que futuros estudios podrían ayudar a confirmar estos resultados incluyendo a más participantes de diferentes entornos demográficos y distinguiendo con mayor precisión entre las diferentes experiencias no relacionadas con las drogas, como la experiencia cercana a la muerte o la experiencia extracorpórea.

Fuente

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.