Científicos de la Universidad de California en San Francisco (Estados Unidos) han diseñado compuestos que actúan sobre el mismo receptor clave que activa el LSD sin provocar alucinaciones.

En el estudio, publicado en la revista científica ‘Nature’, una sola dosis produjo potentes efectos antidepresivos y ansiolíticos en ratones que duraron hasta dos semanas.

Los compuestos se diseñaron para adaptarse al receptor 5HT2a, que es el principal objetivo de psicodélicos como el LSD y las setas de psilocibina. El receptor también es activado por la serotonina, una hormona natural que regula el estado de ánimo, la cognición y muchas otras funciones del organismo.

Se cree que el receptor 5HT2a desempeña un papel en la esquizofrenia y otros trastornos psicóticos, así como en la ansiedad y la depresión, y una serie de fármacos antipsicóticos y antidepresivos bloquean su actividad. Las nuevas moléculas la activan, pero de forma muy diferente a los psicodélicos.

Estudios recientes han descubierto que, cuando se administran en combinación con psicoterapia, una o dos dosis altas de psicodélicos como la psilocibina y la MDMA pueden tener efectos significativos a largo plazo sobre la depresión, la ansiedad y el trastorno de estrés postraumático (TEPT). No se sabe si la alucinación es esencial para el tratamiento, o si se podrían desarrollar fármacos que alivien los síntomas sin él.

Te puede Interesar
Científicxs daneses descubren un nuevo método para producir psilocibina a partir de levadura común

Este nuevo estudio ofrece la posibilidad de desentrañar estos efectos. Aunque se sabe desde hace varias décadas que los receptores 5HT2a activan diferentes vías de señalización en las células, hasta ahora no había compuestos lo suficientemente selectivos para ver qué hacía cada vía.

El equipo científico descubrió que los receptores podían activar dos vías diferentes, una alucinatoria y otra antidepresiva/ansiedad. El LSD activa más la primera, mientras que los nuevos compuestos activan más la segunda.

Los investigadores pensaron que las moléculas podrían ser una forma interesante de comprobar la función del receptor 5HT2b, que había estado estudiando junto con el 5HT2a desde la década de 1980.

El equipo probó las moléculas de diseño en ratones, buscando respuestas de contracción de la cabeza, que son los signos reveladores de la actividad psicodélica en los ratones. Pero los ratones apenas se movieron.

Después, sometiaron a los ratones a una serie de pruebas para ver si las moléculas podían mejorar los síntomas análogos a los de la ansiedad y la depresión humanas. Y fueron muy eficaces. Tras muchos años, lo que había comenzado como un experimento científico llegó a un descubrimiento con gran promesa clínica.

El siguiente proyecto del equipo consistirá en optimizar los compuestos, haciéndolos lo suficientemente selectivos como para ser utilizados en ensayos clínicos.

Te puede Interesar
Análisis de mercados: ¿Cuánto cuesta el LSD en la Web Profunda?

Una cuestión clave será fabricar moléculas que no tengan afinidad por el 5HT2b. Los fármacos que actúan sobre este receptor, como el prohibido fen-phen, pueden provocar cardiopatías valvulares cuando se toman de forma crónica. Los psicodélicos, especialmente el LSD, también afectan a este receptor.

Fuente

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.