El Ayuntamiento de Madrid ha implantado nuevos sistemas de depuración de agua para eliminar las sustancias procedentes de medicamentos y drogas que se encuentran disueltas en el agua del río Manzanares.

Lo ha dicho hoy el director general del Agua del Ayuntamiento, Pedro Catalinas, en respuesta en la comisión municipal de Medio Ambiente a una pregunta de la concejala socialista Ruth Porta.

La edil del PSOE quería saber si el Área de Medio Ambiente había detectado restos de fármacos y drogas en las aguas del río Manzanares en los últimos meses y si ha tomado alguna medida para eliminarlos.

Porta había formulado su pregunta tras conocer un estudio publicado en octubre en la revista Chemosphere que revela, ha indicado, la presencia de fármacos y drogas en los ríos Jarama y Manzanares.

El estudio indica que ambos ríos llevan niveles más altos de cocaína, anfetaminas, ansiolíticos y opiáceos que ríos similares europeos, según ha informado la concejala socialista en la comisión.

El director general de Aguas del Ayuntamiento no ha aportado datos al respecto pero ha comentado que si se ha descubierto ahora una mayor presencia de esos elementos en el agua es por la mejora en los sistemas analíticos que se emplean para vigilar la calidad de los ríos.

La respuesta del Ayuntamiento de Madrid a esta situación, que Catalinas ha asegurado que es «habitual» en los ríos que atraviesan grandes núcleos de población, fue un estudio piloto en la depuradora de Viveros de la Villa, en la cabecera del Manzanares en su entrada al término municipal de Madrid.

De aquel estudio piloto se han derivado dos actuaciones, que el responsable municipal ha calificado de «pioneras», en esa depuradora y en la de la Gavia, en el extremo opuesto, para aplicar al agua un tratamiento suplementario con una posterior «oxidación avanzada» y una desinfección que permitirán eliminar al menos el 95 % de la contaminación tanto por restos de medicamentos como de drogas.

En la actualidad, las depuradoras madrileñas son capaces de eliminar con los tratamientos habituales entre un 20 % y un 100 % de sustancias procedentes de medicamentos y entre un 50 y un 70 % de las drogas.

Con los nuevos sistemas, Madrid va «mas allá de lo que exige la normativa» y se sitúa «en línea de vanguardia con lo que se está haciendo en otras ciudades de Europa», ha asegurado Catalinas.

Para Ruth Porta, el estudio constató que «no hay un control permanente» del agua del Manzanares y que las depuradoras «no cuentan con los sistemas adecuados» para eliminar» esas sustancias.

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.