Viejo dicho afirma que dinero no tiene olor. Para obispo Godínez, el dinero sucio queda ‘purificado’ al transponer las puertas de la iglesia. Muchas parroquias han sido restauradas con aporte narco.

 

Con la Iglesia hemos topado amigo SanchoINNOVADOR. El obispo Godínez se atrevió a reconocer una verdad inconfesable.

 VIEJO DICHO AFIRMA QUE DINERO NO TIENE OLOR • Para obispo Godínez, el dinero sucio queda ‘purificado’ al transponer las puertas de la iglesia.
• Muchas parroquias han sido restauradas con aporte narco.

Ciudad de México. AP.

Cuando un obispo dijo a periodistas que los narcotraficantes con frecuencia hacen donativos a la Iglesia, hubo una fuerte convulsión en este país de mayoría católica, no porque la noticia fue una sorpresa, sino porque la admisión era tanto como confesar que no hay nada sagrado en México, ni siquiera Dios, cuando se trata del crimen organizado.

Numerosas críticas

Menudearon las críticas luego de que el obispo Ramón Godínez, del estado central de Aguascalientes, dijo que los donativos de narcotraficantes no eran algo inusual, pero que no corresponde a la Iglesia la tarea de investigar. Indicó que el dinero queda «purificado» al atravesar las puertas de la parroquia.

«No porque el origen del dinero sea malo hay que quemarlo. Hay que transformarlo, más bien», señaló Godínez.

El crimen organizado, especialmente el narcotráfico, figuran entre los asuntos que más preocupan a los mexicanos. Y no son solo los criminales los que causan temor. Tampoco tienen desconfianza en fiscales, en policías, en el sistema judicial, en los políticos, todos los cuales son considerados hasta cierto grado corruptos.

No desconfían de Iglesia

Pero, por otro lado, la Iglesia es una institución que sigue teniendo alta estima.

«De todas las instituciones de México, la Iglesia figura en primer lugar en términos de confianza del público», dijo Roderic Ai Camp, experto en religión mexicana en el instituto Claremont-McKenna College, de California. «Es la única institución considerada básicamente honesta y al servicio de los intereses del mexicano común».

Esa confianza se mantiene firme, aun cuando existe el conocimiento, entre el pueblo que «muchos pueblos y capillas de México han sido remodelados y restaurados gracias a generosas contribuciones de personas que se dedican al narcotráfico. Y esto es del dominio público», escribió el experto en religión Roberto Blancarte.

Especialmente en zonas rurales pobres, los narcotraficantes «se convierten (y de hecho en algunos pueblos lo son) en una especie de Robin Hood», señaló Blancarte.

La admisión de Godínez ha conducido nuevamente a la Iglesia al centro de la controversia, algo que no es nuevo, pues en la pasada campaña electoral se trató de ligarla al PAN del presidente Fox.

 

En huelga de hambre

La huelga de hambre iniciada por un obispo católico la semana pasada tendía a crecer con centenares de simpatizantes que apoyaban su cruzada para preservar las aguas del Río Sao Francisco de un proyecto de desvío de su curso.

Pero miembros de la iglesia criticaron al prelado franciscano Luiz Flavio Cappio al afirmar que su actitud «no se identifica con la opinión ni la posición de otros obispos brasileños».

El gobierno se propone utilizar parte de las aguas del río, que se extiende por 2.700 kilómetros y es uno de los más extensos de Brasil, para aliviar la sequía crónica del noreste brasileño, pero defensores del ambiente, como el obispo Cappio, sostienen que las obras dañarán irreversiblemente una fuente ya debilitada.

Fuente