En 2022, Portugal exportó 9 toneladas de cannabis, pero sólo se vendieron 14 kg dentro de sus fronteras. Los pacientes siguen recurriendo al mercado negro aunque la planta es legal en el país.

Cuando Paula Motta descubrió el cannabis medicinal en 2017, todavía era ilegal en Portugal.

Su hija de 10 años sufría episodios epilépticos hasta cuatro veces al día -algunos de 20 minutos de duración-, mientras que las 16 pastillas diarias que tomaba eran ineficaces contra su síndrome de Dravet.

Motta decidió darle a su hija gotas de extracto de cannabis y, con el tiempo, las crisis de la niña se hicieron menos frecuentes.

La adolescente sigue tomando dos pastillas junto con dos gotas de cannabis, una por la mañana y otra por la noche, y los episodios sólo se producen “cada quince días, durante unos dos minutos”.

“El cannabis medicinal cambió su vida”, dijo Motta, hablando con ‘Euronews Health’ en su casa de Oporto.

El cannabis medicinal fue aprobado en 2018 y regulado en 2019 en Portugal, el primer país del mundo en despenalizar el uso recreativo de todas las drogas en 2001. Los medicamentos, preparados y sustancias basados en la planta de cannabis con “fines medicinales” son legales.

Motta, cofundadora de Madres por el Cannabis, una asociación creada para orientar a los padres de niños con enfermedades intratables, sigue incumpliendo la ley hoy en día: la forma de cannabis que da a su hija no es legal en Portugal.

Aunque decenas de empresas farmacéuticas y agrícolas acudieron en masa al país tras la legalización del cannabis medicinal, el acceso sigue siendo extremadamente restringido para los pacientes portugueses.

Sólo se venden 14 kilos

El único producto que se vende actualmente en Portugal es la flor de cannabis del productor canadiense Tilray, con un 18% de THC, el principal componente psicoactivo de la planta.

Los pacientes pueden fumar el cogollo o calentarlo con una máquina e inhalar el vapor.

Una caja de 15 gramos cuesta 150 euros, bastante más que en el mercado negro, y no la reembolsa el seguro médico. Además, la flor sólo puede recetarse a pacientes que sufran siete afecciones específicas para las que todas las demás opciones “químicas” hayan resultado infructuosas.

Los tres mayores proveedores farmacéuticos del país no tienen existencias del producto, y en 2022 sólo se vendieron mil cajas de Tilray, el equivalente a 14 kg.

Ese mismo año, nueve toneladas de cannabis medicinal fueron exportadas desde Portugal por las cerca de 40 empresas instaladas en el país, entre ellas Somai Pharmaceuticals.

Portugal sigue siendo pequeño

A unos 30 minutos en coche al norte de Lisboa, las máquinas de su vanguardista planta europea zumban y sus empleados están ocupados cuando ‘Euronews Next’ la visita. Creada en 2019, la empresa aspira a convertirse en líder mundial del sector.

Te puede Interesar
La 'megafactoría' de marihuana de Portugal busca trabajadores. ¿Te interesa?

“Portugal es la infraestructura número uno para el cannabis en toda la UE. Tienen la mayor cantidad de cultivos, que se necesitan para la fabricación, tienen una agencia reguladora que nos está aprobando, y grandes empresas como Tilray allanaron el camino para hacer las cosas más eficientes para empresas como nosotros”, dijo Michael Sassano, fundador de Somai.

Desde cápsulas de gel hasta aceites, todo el cannabis medicinal producido por la empresa estadounidense se exporta, y ninguno de los 80 productos farmacéuticos diferentes que vende en todo el mundo está disponible en Portugal**.**

La empresa está a la espera del registro de 20 nuevos productos en el país y espera entrar pronto en el mercado portugués. Pero en declaraciones a ‘Euronews Health’, Sassano se mostró prudente.

“Somos una empresa global y, a medida que los países se desarrollan, nos integramos en ellos. Todavía estamos esperando a Portugal, pero sigue siendo un mercado muy pequeño comparado con los más grandes, como Australia y Alemania”, dijo, añadiendo que “es bastante triste que no haya acceso para los pacientes médicos, pero creo que mejorará”.

El estigma del cannabis

Una persona que espera que así sea es la doctora Ana Rita Andrade. Por las tardes, después del trabajo, da consultas en línea sobre cannabis medicinal en su casa, al sur de Oporto.

La doctora es una de las pocas profesionales del país con conocimientos médicos sobre el cannabis. Creó Kanab clinic en 2019 y asesora hasta 500 pacientes, a menudo remitidos por colegas.

“El problema en Portugal es que los médicos no saben nada sobre los cannabinoides. Todavía es muy nuevo para ellos”, dice Andrade, sobre los compuestos que se encuentran en la planta de cannabis.

Según la experta, los productos disponibles no se adaptan a la mayoría de las necesidades, un pensamiento del que se hace eco Carla Dias, presidenta del Observatorio Portugués del Cannabis.

“La primera razón del poco uso del cannabis en Portugal es que los médicos no tienen demasiados medicamentos para recetar. La segunda es que no hay diferentes composiciones o métodos de administración disponibles, y la tercera razón podría ser el estereotipo ligado al cannabis“, explica.

Cuando ‘Euronews Health’ se reunió con ella, Dias estaba ocupada organizando la tercera edición de la Conferencia Nacional sobre Cannabis Medicinal, invitando a farmacéuticos, médicos, empresas farmacéuticas y estudiantes a la Facultad de Medicina de la Universidad de Coimbra.

Tres nuevos productos, otra flor y dos aceites, recibieron recientemente luz verde para su comercialización en el país, lo que da esperanzas a Dias de que el cannabis medicinal repunte en Portugal, cinco años después de su legalización.

Líder del cannabis en la UE

Portugal es actualmente el segundo mayor productor de cannabis de la UE. Cada año, la Junta Internacional de Fiscalización de Estupefacientes (JIFE) recopila la producción prevista de sustancias controladas destinadas a fines médicos y científicos por países.

Te puede Interesar
El productor de cannabis Tilray compra Manitoba Harvest por 280 millones

En 2024, las autoridades portuguesas declararon 34 toneladas de cannabis medicinal, sólo un poco menos que España y sus 36 toneladas.

Luis Meirinhos Soares trabajó en el regulador médico del gobierno durante más de 25 años y ahora es consultor de Cannavigia, un software de cumplimiento para la transparencia del cannabis.

Cree que la regulación portuguesa se centra acertadamente en la seguridad y la calidad, pero lamenta la falta de acceso.

“El objetivo de la ley sobre el cannabis medicinal era permitir a los pacientes que lo necesitaran acceder al medicamento. Pero este marco actual no es capaz de hacerlo”, declaró a ‘Euronews Health’.

Según el experto, Portugal podría seguir los pasos de otros países europeos como Alemania, donde las farmacias pueden vender “formulas magistrales” o flores y extractos preparados a medida a partir de recetas médicas.

Otra dificultad en la UE es la falta de “reconocimiento mutuo” del cannabis medicinal. Mientras que la medicina “tradicional” puede venderse en otros países si está aprobada en uno de ellos, las plantas de cannabis no están incluidas en este procedimiento.

En febrero, la Comisión Europea registró una iniciativa ciudadana que pedía un mejor acceso al cannabis medicinal.

“Fomentar el acceso al cannabis medicinal basándose en pruebas científicas y en las experiencias de los pacientes, y permitir a los pacientes el transporte de cannabis (…) por toda la UE, para garantizar el pleno disfrute del derecho a la salud“, afirma la iniciativa, al tiempo que pide la legalización del uso recreativo, un punto rechazado por la UE.

Si la petición recibe al menos un millón de firmas en al menos siete Estados miembros en los seis meses siguientes a su lanzamiento, la Comisión estudiará una legislación para mejorar el acceso al cannabis medicinal en Europa.

Fuente Euronews

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.