Luego de que una niña scout de 13 años se convirtiera en noticia nacional al darse a conocer que logró vender 117 cajas de galletas afuera de un dispensario de marihuana en San Francisco, California, representantes de las Girl Scouts se han manifestado en contra de este tipo de acciones.

La organización de Girl Scouts de Colorado emitió un comunicado en el que desmiente los rumores sobre la intención establecer puntos de venta de galletas, una de las principales fuentes de financiamiento de la organización en Estados Unidos, a las afueras de clínicas de marihuana en los estados donde esta droga recreativa es legal.  

«Girl Scouts de Colorado no permite a las niñas vender galletas fuera de cualquier negocio orientado a los adultos, ya sea un bar, strip club, casinos, tiendas de licores o dispensarios de marihuana.  Reconocemos que estos son negocios legítimos, pero no sentimos que sean lugares apropiados para niñas que estén vendiendo galletas en Colorado», escribió la organización según rescata la fuente citada.

Y es que después de que cientos de personas celebraran la brillante decisión financiera de la niña scout que e instaló a las afueras de una clínica de marihuana para vender sus galletas, varias voces se han manifestado en contra de esta acción, a pesar de que fue supervisada por la madre de la menor.

En este sentido, Rachelle Trujillo, jefa de la oficina de marketing de las Niñas Scout de Colorado, dijo a The Huffington Post que la organización no apoya en manera alguna este tipo de iniciativas.

«Nuestra posición es muy simple. Hay sitio para todo, y así como una venta de alcohol o una tienda de armas, un dispensario de marihuana no es un lugar para que unas niñas estén vendiendo galletas», aseguró Trujillo.

La venta de galletas por parte de las Niñas Scouts ha sido celebrada como una de las prácticas formadoras de la organización que tiene como objetivo desarrollar cinco aspectos clave: definir objetivos, toma de decisiones, manejo de dinero, relacionarse con la gente y ética en los negocios.