El prestigioso diario británico critica a la ONU y defiende la postura del gobierno de Mujica

El prestigioso diario londinense The Guardian destaca hoy en una columna la actitud de Uruguay por legalizar, llamándola digna de un Nobel y criticando duramente la postura de la ONU por poner trabas.

La columna se titula “El heroico Uruguay se merece un Premio Nobel por legalizar Cannabis”, y en el subtítulo indica: “La guerra a la guerra contra las drogas es la única guerra que importa. Uruguay coloca en una situación vergonzosa a la ONU y a los Estados Unidos

“Pensaba que la ONU era una una tienda indefensa, con burócratas que no pagan impuestos para trabajadores que de no ser por la organización estarían desempleados. Ahora me doy cuenta que es una fuerza del mal. Su respuesta a un intento significante de combatir una amenaza global (el nuevo régimen de Uruguay) ha sido declarar que ‘viola la ley internacional’”, escribe Simon Jenkins, periodista y escritor de larga trayectoria que también conduce en la BBC.

Luego de describir en qué consiste la medida tomada por Uruguay, destacando que lo que se busca es combatir el narcotráfico buscando que los consumidores se alejen de las bocas y que la medida es “mucho más avanzada que la de los estados norteamericanos como Colorado y Washington”.

“El coraje de Mujica no debe ser subestimado. El suyo es un amable y anticuado país y dos tercios de los encuestados se opusieron a la medida, pero de todas formas, está más arriba del 3% a favor que había una década atrás”, establece Jenkins y dice que la respuesta de la ONU ha sido “hipócrita, despreciable y explosiva”. De todas formas establece que “medio siglo de represión ha llevado a 162 millones de usuarios de cannabis a nivel mundial”.

“El valor del mercado de la droga se ubica en segundo lugar detrás del tráfico de armas. De todos modos, los Estados Unidos se resisten a descriminalizar para poder continuar luchando contra la producción de cocaína y opio en América Latina, para evitar enfrentar el enemigo real: el consumo doméstico que está fuera de control”, señala Jenkins.

El autor ejemplifica con distintos países desarrollados y cómo se ha sido más permisivo en el consumo, por más que las leyes no lo permitan, “en términos efectivos, la ley ha colapsado”, señala el autor. 

El artículo finaliza con una importante alabanza: “El camino fuera de la oscuridad está siendo recorrido no en el viejo mundo sino en el nuevo, en donde sus heroicos legisladores merecen ser premiados con un Nobel de la paz. Son ellos quienes han tomado el desafío de combatir la guerra global que realmente importa, la guerra a la guerra de las drogas. Es significativo que los países más corajudos son también los más pequeños. Gracias a los cielos por los pequeños estados”.

Fuente. El Observador