La compañía farmacéutica australiana Cpharm establecerá en Afganistán una planta de procesamiento de cannabis, anunció el portavoz del Ministerio del Interior afgano, Qari Saeed Khosty.

Según Khosty, funcionarios del Ministerio del Interior celebraron una reunión con representantes de la empresa farmacéutica, en la que se acordó poner en marcha el procesamiento de cannabis para fabricar medicinas y productos cosméticos.
La empresa australiana, apuntó, prevé invertir 450 millones de dólares en el proyecto.
Afganistán se encuentra sumergido en una profunda crisis, tras años de conflicto armado entre el movimiento talibán (en la lista de sanciones de la ONU por actividad terrorista) y el Gobierno, apoyado militarmente por Estados Unidos y otros países de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).
Las tropas estadounidenses invadieron Afganistán en 2001 con el pretexto de la lucha contra el terrorismo.

A mediados de agosto de este año, los talibanes tomaron la capital afgana precipitando la caída del Gobierno del presidente Ashraf Ghani, quien huyó del país.
El 30 de agosto, tras casi 20 años de ocupación y más de 2.400 soldados muertos, Estados Unidos completó su retirada caótica de Afganistán, al salir a la medianoche de ese día el último avión militar desde el aeropuerto de Kabul.
A principios de septiembre los talibanes formaron un gobierno interino liderado por Mohammad Hassan Akhund, uno de los fundadores del grupo insurgente.