La propuesta de legalización del cannabis recreativo en Alemania genera revuelo y críticas dentro del gobierno

En un escenario que bien podría pertenecer a una crónica de intrigas y desacuerdos políticos, Alemania se encuentra en el ojo del huracán con su propuesta de legalización del cannabis para uso recreativo. Como sacado de una novela de espionaje donde cada movimiento es analizado y discutido, este proyecto de ley está generando un revuelo considerable dentro de las propias filas del gobierno alemán.

La ley, que prometía colocar a Alemania como el tercer país europeo en legalizar el cannabis para uso personal, ha topado con una oposición inesperada. Los ministros del interior de los estados federales, en una jugada que podría haberse orquestado en las sombras, han expresado su preocupación por la carga potencial que la legalización podría representar para las fuerzas del orden.

En una reunión llena de tensión y expectativas, los ministros concluyeron que no respaldan varios aspectos de la Ley del Cannabis (CanG), argumentando que la legalización podría no aliviar las prácticas de persecución criminal. Y como si de un thriller se tratara, un informe del Bundeskriminalamt (Oficina Federal de Policía Criminal), publicado recientemente, ha echado más leña al fuego, destacando varios defectos en la implementación técnica de la ley.

La propuesta del gobierno alemán para la distribución controlada de cannabis recreativo ha sido cuestionada por su falta de claridad en cuanto a los impactos y consecuencias esperados para las fuerzas del orden, las autoridades reguladoras y la seguridad pública. Los ministros del interior de los estados federales han planteado inquietudes sobre la carga adicional en términos de costes y tareas para la policía y las agencias reguladoras.

El informe, que podría ser el guion de un drama político, afirma que las autoridades policiales y reguladoras de los estados federales se enfrentarán a tareas y gastos adicionales en forma de costes de personal y materiales, que en este momento no pueden cuantificarse en detalle.

Te puede Interesar
Suiza: El uso médico del cannabis será legal a partir de agosto de 2022

En un giro inesperado, Nancy Faeser, la ministra federal del Interior y miembro del Partido Socialdemócrata (SPD), el mismo partido del gobierno de coalición y del ministro de Salud, Karl Lauterbach, quien aboga por la legalización, también ha expresado su preocupación. A pesar de que el portavoz de Faeser ha aclarado que el informe no proviene del Ministerio Federal del Interior, sino que es un informe encargado por la conferencia de ministros del interior de los estados federales y preparado por el BKA, el ministerio reconoce y toma en serio los temores y preocupaciones expresados por los estados.

Lauterbach, en un esfuerzo por calmar las aguas, ha intentado abordar las preocupaciones de seguridad proponiendo controles estrictos sobre las asociaciones de cultivo y aplicando prohibiciones de consumo. La llamada Coalición Semáforo (SPD, Partido Democrático Libre y Alianza 90/Los Verdes) también se comprometió a aliviar la carga sobre la policía y las autoridades, ya que si los consumidores no fueran perseguidos, se reduciría la carga de trabajo para las fuerzas del orden.

La coalición de gobierno estima una reducción anual de aproximadamente 7,9 millones de euros en la carga sobre las autoridades policiales debido a la legalización del cannabis, citando una disminución en la carga de trabajo para la policía, las autoridades reguladoras y las oficinas de los fiscales. Sin embargo, los ministros del interior de los estados federales cuestionan la fiabilidad de este cálculo.

La SPD, enfrentándose a críticas internas sobre el plan de legalización, ve cómo Los Verdes y el FDP ejercen presión para la finalización del proceso. La crítica también ha causado irritación entre otros partidos en el gobierno de coalición semáforo. Kristine Lütke, política de salud del FDP y portavoz de política de adicciones y drogas, expresó en X (anteriormente Twitter) que la crítica expresada por ciertos políticos internos del SPD es irritante, ya que ha habido tiempo suficiente durante el año y medio pasado para plantear estas objeciones.

Te puede Interesar
La investigación psicodélica asegura la primera subvención de la Unión Europea de 6,5 millones de euros

A principios de diciembre, la coalición anunció que habían llegado a un acuerdo sobre los detalles concluyentes, señalando que la ley de legalización del cannabis está lista para ser aprobada en el Bundestag, pero la votación sobre la ley volvió a caer de la agenda en el mismo mes.

Varios medios de comunicación locales informaron el año pasado que la legalización de la posesión y cultivo de cannabis entraría en vigor el 1 de abril de 2024. Sin embargo, la historia continúa desarrollándose, y queda por ver cómo se desenredará este enmarañado hilo en el tapiz de la política alemana.

Acerca del autor

Agustín Lacalle destaca como Director y Maquetador de 'Cannabis Magazine' y 'El Cultivador'. Con una profunda pasión por el cannabis desde el siglo pasado, combina habilidades en redacción e investigación, aportando perspectivas únicas al mundo del cannabis