La elección de un grinder puede parecer a priori una decisión sencilla y poco trascendental. Muchos de vosotros pensaréis que, para el caso, tanto vale uno como otro. Ahora bien, parémonos por un momento y reflexionemos sobre la grandísima variedad de grinders que se comercializan en el mercado. Haciendo esto, entenderemos que con tanta competencia se han ido desarrollando diferentes características, para hacerlos más apetitosos de cara al consumidor. La esencia de esto es sencilla, si de un grinder a otro hay 20 euros de diferencia, las características de uno y de otro tienen que ser, por fuerza, diferentes.

Por Suleiman Benidriss

Hola queridos y entusiastas cultivadores, hoy vamos a hablar de la mejor opción a la hora de elegir un grinder. Para esto vamos a tener en cuenta una serie de elementos que tienen que ver con nuestras preferencias. En esto hay de todo, hay personas que decantan su elección en base a la estética y otras lo hacen en base a la funcionalidad del producto. Hoy vamos a dejar el tema de la estética un poco de lado ya que es algo mucho más personal. A mí, por ejemplo, me gusta que sean discretos. Vamos a hablar de los elementos que tienen que ver más bien con las necesidades prácticas de cada usuario.

Un grinder es un utensilio con forma cilíndrica, formada por dos mitades. Estas mitades encajan una con la otra y en su interior se disponen una suerte de púas o dientes que al girar las dos mitades, trituran la materia vegetal que hay en su interior. El objetivo de esta herramienta es que el cánnabis quede bien triturado, dando como resultado un cogollo deshecho en pequeñas partes similares. Esto, al margen de que alguna gente prefiera triturar con la mano, va a facilitar una mejor combustión del cánnabis, ya sea liado, en una pipa o vaporizador (sin combustión).

grinder madera
Grinder de madera

El uso de grinders, también supone un mejor aprovechamiento de los restos diarios. De la otra manera, toda esa resina se nos iría quedando en los dedos y la desperdiciaríamos. Tanto si el grinder tiene tamiz como si no lo tiene, vamos a poder aprovechar los restos. Desde luego, si somos personas que disfrutamos de un hachís casero fuerte, nos merece la pena adquirir un grinder con tamiz, son más caros pero permiten una recolección de “polen” constantemente.

 Si habitualmente fumamos diferentes tipos de marihuana y utilizamos para ello el mismo grinder, es obvio que tendremos un “polen” que será una mezcla de muchas variedades, por lo que el sabor será fuerte y poco definido y el “colocón” será intenso. Aunque también será narcótico, estará muy alejado de la realidad que supone el hachís comercial. No obstante, si optamos por un grinder sin tamiz, también podremos aprovechar los restos diarios, aunque en mucha menor cantidad.

El uso continuado de esta herramienta provoca que, tanto las paredes internas como los dientecillos o púas, se llenen de resina. Esto va a dificultar el giro de las dos mitades sobre la otra, ya que como muchos sabréis, la resina es muy densa y pegajosa. Ya de paso que limpiáis el grinder, aprovecháis todos esos restos.

Los primeros restos pueden parecer insuficientes, pero haced esto tres o cuatro veces y aparte de tener vuestra herramienta limpia y lista para picar la hierba, conseguiréis un cachito de hachís de primerísima calidad.

Vamos a comenzar este periplo por la elección del grinder teniendo en cuenta primeramente el material, seguidamente la forma de las púas, el tamaño, que sea manual o eléctrico y, finalmente, que tenga un tamiz incorporado o no, como explicábamos antes.

En esta primera parte de la serie de: “Aprovechando los restos diarios ¿Qué grinder utilizo?”, vamos a desarrollar el tema de los diversos materiales con los que se hacen los diversos tipos de grinders presentes en el mercado.

grinder metálico
Grinder metálico

1º Elección del grinder en función del material con el que está hecho.

Existen muchos tipos de grinders de diversos materiales. Los hay desde los típicos, elaborados con madera; los sencillos y baratos, hechos con diferentes plásticos; los clásicos de aluminio; los frágiles pero estilosos, hechos de cristal; los duraderos, hechos con titanio o algunas curiosidades como los hechos con metacrilato.

Te puede Interesar
Aprovechamiento de los “restos” después de la cosecha

Madera

Vamos a comenzar hablando de los grinders hechos con madera. Este tipo de grinder puede ser más o menos elaborado. Los modelos más sencillos no resultan una opción demasiado adecuada, en términos de practicidad ni de durabilidad. Las púas de estos modelos más sencillos, elaborados con madera, suelen ser por lo general pequeños clavos que no pican o desmenuzan el cánnabis adecuadamente. El producto final, es un cogollo desecho, pero muy heterogéneo en tamaño, lo que va a dificultar la combustión. Otro gran inconveniente de este tipo de grinder es, sin duda, que con el tiempo (en muchos casos) estas púas se sueltan, empobreciendo aún más la eficacia de este tipo de herramienta.

grinder madera
Grinder de madera

Existen otros modelos de grinders más elaborados que también están hechos de maderas. Algunos de ellos son más resistentes y cuentan con refuerzos metálicos. Otros tienen un sistema dentado diferente, con púas piramidales o también con dientes en forma de rombo que son los más eficaces. A la hora de adquirir un grinder de este tipo de material, yo me fijaría en la calidad de la madera primeramente y en la disposición y forma de los dientes.

 Merece la pena señalar que la madera es bastante susceptible de expandirse y contraerse con la humedad y los cambios de temperatura. Es cierto que los productos están preparados para resistir, tendrán además algún producto inocuo que cubra los poros de la madera pero, con el tiempo, un grinder de este tipo se estropeará y lo hará más rápido que uno de metal.

Plástico

Los grinders elaborados con plástico son, en la mayoría de los casos, la opción más barata. Los hay de muchas formas y colores pero todos tienen una cosa en común: han sido elaborados con sintéticos. Estos sintéticos se obtienen por medio de procesos de polimerización de los átomos de carbono, en cadenas largas de moléculas. Estás cadenas largas de moléculas están compuestas por elementos orgánicos que principalmente derivan del petróleo. No voy a decir que no son una buena opción pero hay que tener en cuenta que quizá este tipo de material no es tan inocuo para nuestro organismo como podría serlo el cristal o algunos tipos de metales como el titanio.

En más de una ocasión he escuchado quejarse a algún conocido, porque muchas veces los dientecillos de plástico de este tipo de grinders se rompen con gran facilidad. En ocasiones, cuando esas pequeñas partes del grinder se desprenden, las añadimos al resto de la marihuana o de la mezcla sin percatarnos. En esta combustión también van a ir esos componentes que forman los pequeños trocitos de plástico desprendido. Cada uno que saque sus propias conclusiones.

 Si finalmente vamos a optar por este tipo de grinder, quizá sea adecuado gastarnos un poco más de dinero, ya que de por sí son baratos, y escoger uno un poco más resistente. Por lo general, las púas de este tipo de grinders suelen ser prolongaciones de la herramienta del mismo material, ya que se hacen por medio de moldes industriales. En la mayoría de los casos, este tipo de grinder está formado por dos piezas y no es lo más habitual que tenga tamiz, ya que prima lo barato sobre lo práctico y elaborado.

Cristal

Además de la madera y del plástico, podemos elegir un grinder de cristal. Como es más frágil que otro tipo de grinder de otro material, podemos usarlo en casa solamente. Son herramientas elegantes y siempre podemos dar un toque detallista en una reunión casera con nuestras amigas y amigos. Por lo general este tipo de grinders no resulta muy económico. Son piezas más elaboradas y en algunos casos la estética implica un tallado hecho  con mimo o con algún tinte. A parte de la función estética, es un material delicado en relación con los golpes pero muy duradero bajo un trato responsable y cuidadoso. A diferencia del grinder de madera o del grinder de plástico, el grinder de cristal se limpia con gran facilidad, como el grinder de titanio.

Si vamos a tratar de aprovechar los restos que van quedando al limpiar el grinder, el de cristal es una buena opción. Con los de madera resulta difícil rascar las pareces del grinder sin estropearlo y con los de plástico, al rascarlos, se desprenden partículas que no han de ser demasiado sanas. Esto lo podemos realizar calentando ligeramente la punta de la hoja de un cuchillo y rascando con suavidad las paredes y los dientes del grinder (de cristal o metal).

Te puede Interesar
Aprovechamiento de los “restos” después de la cosecha. Preparación de aceite refinado

Metálicos: aluminio y titanio

Otra opción que el mercado nos ofrece son los grinders metálicos. Existen diversos modelos hechos con diferentes metales. Se elaboran, principalmente, a partir de aluminio pero también existen algunos modelos elaborados en titanio. Los grinders de aluminio son muy comunes y relativamente baratos. Este tipo de material puede haber sido tratado mediante procedimientos diferentes con el objetivo de aumentar su dureza. Los grinders de aluminio son herramientas cómodas, resistentes y duraderas, que además se limpian con gran facilidad y permiten aprovechar los pequeños restos del día a día. Podríamos decir que pesan un poco, en comparación con los grinders de plástico, pero esto no supone un inconveniente demasiado significativo.

grinder metálico
Grinder metálico

Otra buena opción son los grinder hechos con titanio. Este tipo de material supera en calidad a cualquiera de los anteriores. El titanio es tan resistente como el acero y su ámbito de aplicación es también tan vasto como el del acero. Además de esto, pesa mucho menos que cualquier metal que posea las mismas características o funcionalidad. Por si no fuera poco, su nivel de resistencia a la corrosión es elevado, por lo que los grinders elaborados con titanio, bien cuidados, casi nos durarán una vida entera y podríamos legárselos a nuestros hijos o nietos.

Bromas aparte, me gustaría eliminar cualquier duda sobre el uso de este tipo de grinders. El titanio es un material que se lleva bien con nuestro cuerpo, no produce alergias y es usado en la práctica quirúrgica. Este metal está presente en la industria energética, en la industria automovilística, en la industria militar y en la industria aeronáutica y espacial. Tiene también múltiples aplicaciones en la industria naval, en relojería y joyería, en instrumentos deportivos, en decoración…

Grínder humedo

Como veremos en próximos números, la mayoría de estos grinders más elaborados, hechos con materiales más caros, suelen tener varias partes y un tamiz. Este tamiz nos va a facilitar la tarea de recolectar esos restos diarios que se quedan al grindar la hierba. Los grinders de titanio son mucho más caros en relación a otros tipos de grinders, pero son también más duraderos. Si lo vuestro son productos cuya creación pretenda trascender la obsolescencia programada, tan presente en nuestra sociedad de consumo, un grinder de titanio es una opción perfecta. Este tipo de grinder os durará y no tendréis que estar comprando uno nuevo cada poco tiempo, como pasa con los de plástico y, en menor medida, con los de madera.

De los grinders elaborados con titanio, solo queda decir que tienen unos buenos acabados, las roscas interiores no se pasan y se deslizan perfectamente.

Metacrilato

Finalmente, existen grinders tan peculiares como los elaborados con metacrilato. Este tipo de grinders, por lo general, suelen tener púas metálicas acopladas al resto del artilugio. El metacrilato del que están hechos les dota de trasparencia, por lo que estéticamente es también llamativo y resultón, como los grinders de cristal. El funcionamiento es básicamente igual que el de los demás.

Como hemos podido ver hasta ahora, en la elección de un grinder lo más importante será ver primero que material se va a adaptar mejor a nuestros intereses o gustos, a nuestro presupuesto y al uso que le vayamos a dar. Sin duda, la estética es un factor importante. Yo mismo he adquirido en alguna ocasión algún grinder por pura estética. Recuerdo concretamente uno completamente redondo que emulaba una bola ocho, muy quedón, pero tremendamente incómodo. Terminé por no usar ni este modelo, ni algún otro más y decantarme por un estilo de grinder más funcional y práctico, además de resistente.

En el próximo número abordaremos otros elementos que son importantes y que influyen a la hora de la elección del grinder, con el objetivo de realizar una recolección de “polen” diaria o constante más eficaz.

 نراكم قريبا إن شاء الله. (Hasta pronto, si Dios quiere).