California anunció recientemente que va a conceder unos 29 millones de dólares en subvenciones financiadas con los ingresos del impuesto sobre el cannabis, a 58 organizaciones sin fines de lucro.

La Oficina del Gobernador para el Desarrollo Económico y Empresarial otorgará los fondos a través del programa de Subvenciones de Reinversión Comunitaria de California (CalCRG).Estas ayudas, se conceden a organizaciones sin ánimo de lucro que reúnen los requisitos necesarios para apoyar programas destinados a la inserción laboral, el tratamiento de la salud mental, el tratamiento de la drogadicción y los servicios jurídicos para las comunidades desproporcionadamente afectadas.

El programa de Subvenciones de Reinversión en la Comunidad de California es un recurso para ayudar a las comunidades a superar la presencia de restricciones y barreras sistémicas a la oportunidad y la equidad”, señaló Dee Myers, directora de GO-Biz, en un comunicado de prensa.

“Estas subvenciones ayudarán a promover la salud, el bienestar y la justicia económica para las poblaciones y comunidades perjudicadas por la Guerra contra las Drogas”.

Los fondos ayudarían a las ciudades a contratar expertos y personal para ayudar a las empresas a completar los estudios medioambientales y a realizar la transición de las licencias para “ayudar a los negocios legítimos a tener éxito”, dijo el asambleísta Phil Ting.

Las autoridades californianas anunciaron a finales del año pasado que se estaban poniendo a disposición las solicitudes de ayudas, para promover la salud pública y la justicia económica para las comunidades mayormente afectadas por la guerra contra las drogas.

El programa de subvenciones está respaldado por el alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, quien dijo en una carta a los legisladores que el dinero es “esencial para apoyar un mercado de cannabis bien regulado, equitativo y sostenible.”

Por otra parte, el gobernador quiere dar a las empresas de cannabis una prórroga de seis meses más allá de un plazo del 1 de enero para la transición de las licencias provisionales cumpliendo con los mandatos de la Ley de Calidad Ambiental de California.

Te puede Interesar
La marihuana ahora es una buena propuesta de negocios

California votó a favor de la legalización del cannabis para uso recreativo en 2016, pero el número de tiendas con licencia ha quedado muy por debajo de lo que esperaban las autoridades.

En cambio, los distribuidores sin licencia han seguido prosperando. Una estimación reciente sitúa el número de distribuidores ilegales en el triple de los que tienen licencia.

Universidades de New York aumentan cursos de cannabis para sus estudiantes

Illinois está utilizando de forma similar los ingresos del impuesto sobre la marihuana para financiar programas que reparen estos daños. El programa estatal Restaurar, Reinvertir y Renovar (R3) concedió en enero 31,5 millones de dólares en subvenciones respaldadas por el cannabis.

Mientras tanto, el dinero de los impuestos del cannabis en Oregón también está ayudando a aumentar el acceso a los programas de tratamiento del abuso de sustancias y de reducción de daños tras la aprobación por los votantes de una amplia medida de despenalización.

La Autoridad Sanitaria de Oregón recibió 1,7 millones de dólares para sufragar los costes administrativos de la aplicación de la medida 110.

Según esta, los grupos tribales reciben 2,9 millones de dólares. Los programas de recuperación de adicciones y de reducción de daños que ya tienen contrato con el estado recibirán 6,4 millones de dólares en extensiones de subvenciones. Y 8,9 millones de dólares financiarán las propuestas que más se ajusten a las prioridades y valores” de la campaña de despenalización.

Te puede Interesar
Por qué la venta clandestina de marihuana triplica al mercado legal en California, que es el más grande del mundo

Más estados se suman a la legalización del cannabis

Amazon respalda la legalización de la marihuana 1

El cannabis parece estar ganando la dura batalla que mantenían algunos legisladores contra la droga. Ahora Connecticut se convertirá en el último estado de EE.UU. en legalizar, gravar y regular el cannabis para los adultos mayores de 21 años.

Los legisladores aprobaron recientemente un proyecto de ley sobre el cannabis para adultos y el gobernador Ned Lamont señaló que lo firmaría para que el estado pudiera superar “este terrible período de encarcelamiento e injusticia”.

La nueva ley legaliza la posesión y el cultivo de marihuana para los adultos mayores de 21 años, y eliminará los antecedentes penales de bajo nivel relacionados con la marihuana.

La mayor parte de los ingresos fiscales generados por las ventas de uso para adultos se destinarán a las comunidades desproporcionadamente afectadas por la prohibición del cannabis y la mitad de las licencias, se concederán a los solicitantes de equidad social, una disposición que el estado de Nueva York incorporó a su ley en marzo.

Con información de Marijuana Moment y Los Ángeles Times.