Las causas pueden ser alimentarias (como la obesidad) o bien por costumbres (trabajar muchas horas de pie, el sedentarismo). El asunto es que esos mapitas de redes fluviales que se extienden principalmente por las piernas, pueden ser prevenidos y combatidos. Pero antes que nada, ha de ser comprendido cómo llegan a ser lo que son.

Por la Dra. Andrea C. Mindlin

Ellas aparecen en la superficie, como serpientes que surcan el lecho borroso de un río, detrás de la inocente piel translucida, pálida, la surcan, la someten, se escapan, aparecen.

Dicen que en la Roma arcaica y zonas aledañas, más allá del Egeo y en la costa africana, milenios atrás los esposos tenían en las serpenteantes varices de sus esposas una suerte de mapa del futuro, un oráculo imborrable que se modificaba con el tiempo, a medida que el cuerpo femenino envejecía. Y como varias de aquellas culturas admitían que un pobre varón mantuviera más de una dichosa esposa, curiosos conflictos se desataban cuando los horóscopos varicosos arrojaban destinos contradictorios. Cierto es que también encontraban augurios en las tripas de las aves, en las nubes y tantas otras formaciones más o menos naturales, al fin y al cabo tampoco demasiado diferentes a las pitonisas y pitonisos que trazan cotidianamente sus augurios en las contratapas de los periódicos o en las revistas del corazón. Esto, claro, no hay que contarlo mucho porque en cualquier momento los lectores del destino en las varices pueden inundan ramblas y terrazas.

Si, son ellas, mal típicamente femenino, no solo por lo estético, sino porque es una alarma para darnos cuenta que hay una condición física general, que no está funcionando del todo bien. Las varices (variz, sing, o várice. Se ve que como se diga no importa, lo importante es que no existan) son  dilataciones venosas: ensanchamiento del canal por donde circula la sangre. Claro que los varones no están exentos del flagelo: una variz testicular específica hasta puede producir esterilidad: el varicocele.

varices

Demasiado corazón, sendero estrecho

Repasemos: las venas son las encargadas en el cuerpo de mandar la sangre al corazón, los pulmones la limpian y el músculo cardíaco las vuelve a mandar al cuerpo para hacer todo el circuito una y otra vez, sístoles y diástoles mediante. La sangre que va por las venas desde las extremidades inferiores al corazón, el recorrido que tiene que hacer es contrario a la gravedad, quien vence esa fuerza, es el corazón. Dependiendo de su correcto funcionamiento, de las exigencias corporales, que correspondan a la edad, será que la sangre por las venas tengan que desviarse o no. En las venas la sangre siempre tiene que hacer un recorrido ascendente, nunca descendente, para ello, las venas en su cavidad interna tienen como unas compuertas, que evitan el retorno venoso. Cuando estas válvulas no funcionan, no empujan, los obstáculos como las varices evitan que la sangre quiera seguir el sentido gravitacional, contrario al que tienen que hacer, entonces la sangre se acumula en las venas, estas se estiran, o se forman lo que se llama venas colaterales De una vena se desprende una venita más pequeñita, producto de demasiada acumulación sanguínea. Si bien es más frecuente encontrar varices en las piernas, también se pueden encontrar en el esófago (varices esofágicas), región anal (hemorroides), o en los testículos (varicocele).

Por suerte la madre naturaleza, la madre tierra, la Pachamama (como la llaman las culturas andinas sudamericanas), nos dio remedios naturales, para todo tipo de males, las varices no son la excepción.

El THC, Tetrahidrocannabinol, una de los constituyentes de la planta de Marihuana, ya sea la especie, Sativa o Indica, con actividad psicoactiva, es un poderoso relajante muscular, específicamente de la musculatura lisa. Ahora bien, cómo puede ser que el THC haga bien para las varices. Mucha de las veces, el sistema circulatorio, que no es nada sencillo, funciona mal a causa del tipo de sangre que va acarreando. Con el tipo de sangre nos referimos a lo que contiene ese flujo, qué no debería contener o contener en muy poca cantidad. Si la sangre está muy espesa, debido a enfermedades como la diabetes, donde hay un contenido de azúcar en sangre que sobrepasa los valores normales, esta sangre será más difícil de impedir su retorno venoso, o lastimando e inutilizando las válvulas venosas. El THC, como buen vasodilatador que es, también dilata las arterias, que llevan la sangre del corazón al resto del cuerpo. Si la sangre está espesa, una mayor dilatación dé las arterias, permitirá mandarla con más fuerza, beneficiando, en el circuito, el retorno venoso. Además el THC es un buen broncodilatador, con lo cual se aumenta la entrada de oxigeno al pulmón: más sangre oxigenada, que dará como resultado mejor retorno venoso.

El tema es que el THC, no esta normatizado como una especialidad medicinal, pero al menos lo que sí se puede hacer es extraer caseramente el THC. Para eso hay que partir de flores, que se sepa su procedencia, que no tengan agroquímicos y que no provengan  de prensados, que generalmente vienen de un mercado sucio y marginal, al que todos los amantes de esta bendita planta tendríamos que combatir, ya que son estos mismos vendedores de prensados los que se oponen férreamente a la legalización del cultivo.

piernas varices

Una manera de obtener un aceite que contenga THC, (no confundir con el aceite de semillas de Cannabis) de forma casera y fácil, es poner los cogollos, ya disecados, en un aceite vegetal, girasol  por ejemplo, en una cantidad de aceite que cubra todo el material, en un frasco oscuro  y bien tapado; se deja reposar alejado de la luz por varias jornadas –una semana está bien-  agitando el frasco una vez por día. Si bien este método es caserísimo, resulta efectivo para usar en refriegas de las piernas con varices.

Ungir con otros óleos

Para los más avezados en estas artes de la extracción, la misma se puede hacer con gas butano, por presión de vapor, pero hay que contar con un pequeño equipamiento y cierta habilidad, ya que se está manejando un fluido peligroso, como el de una bombona. Por supuesto que el producido también será mejor por contener THC en estado prácticamente puro. Pero si se va a consumir de forma casera para una sola persona y solo para hacer una o dos veces refriegas, es conveniente hacer la extracción con un aceite vegetal. A medida que pase el tiempo, como los buenos vinos debidamente estacionados,  el aceite se va a ir aumentando su  concentración de THC Si se ha adoptado la precaución de dejarlo correcta y herméticamente tapado y alejado de la luz, el tiempo de oxidación del THC, será mayor que en un THC puro, extraído con butano.

Tal vez para fuertes dolencias, como ser las internas por ejemplo, la inflamación que causan un tipo de varices, sí conviene usar THC lo más puro y concentrado posible. El THC puro hay que guardarlo al abrigo de la luz en un frasco de vidrio oscuro, y en la puerta de la heladera.

El alcohol que se compra en la farmacia, o un buen brandy también sirve para extraer el THC de forma casera, en cuyo caso se obtendrá una tintura.

Si se usaran otros alcoholes, por ejemplo propanol, la extracción de THC sería mayor, pero aquí hay que tener mucho cuidado con las toxicidades de los alcoholes que se usan. Esta es otra de las razones para no fumar prensado: el curado se hace con productos químicos para que se deseque más rápido, y se rompa la clorofila, pero estos productos químicos, ¡¡¡son tóxicos!!!

celulitis tratamiento

¿¿¿Quién tiene la culpa???

Uno de los factores que desencadena casi inevitablemente en varices es la obesidad. Unas piernas de contextura gruesa requieren mayor aporte sanguíneo por parte de las arterias, que luego tiene que ser drenado por las venas, lo que favorece la sobrecarga de estas y el fallo precoz.

Tener como único deporte el zapping o cualquier variedad de calentamiento de asientos fomenta otra causa más  para que aparezcan las violetas arañitas. En fin el sedentarismo primero arruina, luego mata. Las bombas impulsoras del retorno venoso son la almohadilla plantar y los músculos de las piernas; como el sedentarismo no favorece la contracción muscular ni la puesta en funcionamiento de la almohadilla plantar, se provoca un mayor estancamiento de sangre y una mayor sobrecarga valvular, lo que facilita la aparición de más varices.

Y viceversa: en trabajos prolongados de pie, al igual que en el caso del sedentarismo, hay poco ejercicio muscular y, además, el sistema de retorno debe trabajar siempre en contra de la gravedad. Consejo: levantar las piernas y mantenerlas en alto.

Cuidado cuando os cuidáis

Y, como siempre, una complicada para las mujeres: los anticonceptivos –digan lo que digan los prospectos de los laboratorios multinacionales-  provocan retención de líquidos y también favorecen, de forma específica, el fallo de las válvulas de las venas reticulares. Muchas mujeres notan cómo los cambios hormonales a lo largo del ciclo cambian la morfología de sus venas y muchas de ellas tienen claro que, coincidiendo con la toma de anticonceptivos, empezaron a desarrollar telangiectasias (arañitas superficiales), que así las llama la ciencia, pues. Y hay más:

Como para todo en la vida, hay grados. En las varices, éstos se miden por estadíos,  de menor a mayor severidad.

Estadio I: El sistema venoso superficial se dilata progresivamente, variando de un individuo a otro según unos factores como el ortostatismo (posición de pie), sedentarismo, obesidad…

Estadio II: Las varices, hasta ahora asintomáticas, empiezan a provocar molestias:

  1. cansancio relacionado con estar de pie por tiempo prolongado y el calor, sobre todo por la tarde. Cede caminando y con la elevación de las extremidades inferiores.
  2. b) Pesadez: Cede igual que el anterior.
  3. c) Dolor: De distinta localización. Especialmente a lo largo de los trayectos venosos (pantorrillas, alrededor del talón). Puede ir desde una sensación de distensión hasta un dolor urente.
  4. d) Calambres: Son muy frecuentes, más en las noches y en la región gemelar. Obligan a levantarse de la cama y pasear.
  5. e) Prurito: Generalmente en la región perimaleolar (el talón) y dorso del pie, zonas con más paquetes venosos. Cuando es muy importante obliga al rascado, que puede originar una sobre infección, una diseminación eczematosa y, a veces, varicorragias.
  6. f) Edema: Es el signo de mayor importancia ya que representa el fracaso de los mecanismos de regulación del drenaje venoso, originando distrofias cutáneas e hipodermitis. En principio responde bien a la elevación de las extremidades inferiores, después se cronifica y no responde al tratamiento postural, por lo que no desaparece.

Estadio III: Situación de fracaso absoluto de los mecanismos de regulación del drenaje venoso. Se producen cambios en la coloración de la piel, que se vuelve parduscas. También se producen reacciones inflamatorias de la piel, lo que hace que aumenten más las distrofias cutáneas. Hay sufrimiento del tejido subcutáneo (hipodermitis).

Estadio IV: Es la consecuencia final de las alteraciones anteriores, apareciendo ulceraciones dolorosas. A veces se sobre infectan y aparecen reacciones eczematosas amplias.

Los laboratorios farmacéuticos,

ni lerdos, ni perezosos…

Una sustancia llamada cumarina es un potente anti trombótico natural, es decir, evita que la sangre se estanque en las válvulas de retorno venoso. La cumarina se encuentra en generosas cantidades en el Castaño de la India (Aesculus Hippocastanum) y los laboratorios farmacéuticos, ni lerdos, ni perezosos, elaboraron un medicamento de marca comercial cuyo principio activo proviene precisamente de dicha planta (aseguran). Si se tienen varices en un estadio donde aún no se han producido ulceraciones, ni ningún tipo de laceración hipodermal, se pueden hacer lociones caseras, sin necesidad de hacer aún más ricos a los laboratorios farmacéuticos, realizando una loción, que es casi lo mismo que hacer mayonesa:

RECETA ANTIVARICES

Parte 1:

Una parte de tintura de Castaño de la India, que se compra en buenas herboristerías.

Una parte de tintura de Aquilea o Milenrama,

Dos partes de tintura de Hamamelis.

Las “partes” pueden ser la cantidad de mililitros que se desee, lo que hay que respetar son las proporciones. Es conveniente hacer poca cantidad ya que al no llevar conservantes químicos, la loción tomará un olor desagradable si se está mucho tiempo sin usarla.

Parte 2:

Mezclar partes iguales de aceite de Cannabis con aceite de Caléndula.

Agregar batiendo continuamente la parte 2 a la parte 1, cuando la mezcla toma una consistencia, parecida a la mayonesa, parar de batir.

Conservar en un frasco oscuro y al abrigo de la luz.

Aplicar esta loción todas las noches sobre las varices, a esta preparación se la puede complementar con tisanas de Hamamelis, Manzanilla o milenrama.

Después de unas tres semanas que tendrán unas piernas aptas para lucir, sin ningún complejo, y si no se logra el efecto deseado, hay que recurrir a tratamientos orales, con capsulas de Castaño de la India, o lucir las piernas como se tenga, porque el cuerpo esta para ser gozado, no admirado.