En un artículo reciente publicado en la revista Medical Cannabis and Cannabinoids, los investigadores analizaron los impactos del consumo de flores de cannabis para tratar la fatiga crónica.

Los obstáculos federales están presentes en la realización de estudios clínicos sobre las influencias del cannabis en los Estados Unidos de América (EE. UU.). Por lo tanto, existe una escasez general de conocimiento de cómo los productos a base de cannabis ampliamente disponibles podrían afectar los aspectos más fundamentales de la operación corporal normativa, como la actividad y los niveles de energía.

Según la sabiduría convencional, el consumo frecuente de cannabis conduce a una disminución en la búsqueda de objetivos, la acción conductual y la competitividad, o lo que generalmente se conoce como síndrome amotivacional.

La fatiga es una característica de muchas enfermedades. Además, estudios anteriores han demostrado que dar a las personas con cáncer, dolor crónico, esclerosis múltiple y enfermedad de Parkinson el derecho legal de comprar e ingerir cannabis medicinal y reemplazar el cannabis con otras clases de medicamentos farmacéuticos como sedantes, opiáceos y antidepresivos, mejoró los niveles de energía. Por otro lado, estos datos parecen contradecir los hallazgos de un análisis reciente de eventos adversos documentados por los sujetos del estudio en ensayos clínicos, que indicaron la fatiga como un efecto secundario común del consumo de cannabis.

Además, la comunidad médica y científica ha proporcionado escasa orientación formal sobre cómo los productos a base de cannabis que los consumidores o proveedores de salud eligen / prescriben pueden afectar los niveles de energía y los sentimientos de fatiga.

Sobre el estudio

En el presente trabajo, los investigadores examinaron un conjunto de productos frecuentes y ampliamente accesibles utilizados in vivo para determinar qué tipos de características de las flores de cannabis estaban relacionadas con variaciones en la sensación de fatiga en tiempo real.

El equipo empleó la base de datos más amplia de los impactos en tiempo real del consumo de cannabis en los Estados Unidos, que fue adquirida por el programa de software móvil, la aplicación Releaf, para medir la ingesta de cannabis basada en sesiones y sus consecuencias. Las variaciones subjetivas en tiempo real en los grados de intensidad de la fatiga antes y después del consumo de cannabis, las características de las flores de cannabis, como los niveles de fuerza de los cannabinoides y el fenotipo etiquetado, la técnica de combustión y cualquier posible efecto adverso experimentado se registraron durante las sesiones de uso.

Te puede Interesar
El cannabis puede ser beneficioso en la ansiedad y la depresión

El resultado primario del estudio fue la alteración en los niveles de intensidad de los síntomas documentados por el usuario después del consumo de cannabis. Los investigadores dividieron los 47 efectos secundarios probables del cannabis en tres categorías: específicos del contexto (11), negativos (17) y positivos (19).

Resultados

Los resultados del estudio indicaron que entre el 6 de junio de 2016 y el 7 de agosto de 2019, 1.224 personas utilizaron la aplicación Releaf para registrar 3.922 sesiones de autoadministración de la flor de cannabis. Después de la ingestión de cannabis, el 91,94% de las personas informaron menos fatiga, con una caída media de la intensidad de los síntomas de 3,48 puntos en una escala analógica visual de cero a diez. Si bien el alivio de los síntomas no varió entre los fenotipos de plantas marcados como C. sativaC. indica o híbrido, aquellos que usaron articulaciones para quemar la flor informaron más alivio de los síntomas que los usuarios de tuberías o vaporizadores.

La observación constante de la vaporización de las flores de cannabis produjo peores resultados que las articulaciones, especialmente para un alivio más prolongado de los síntomas durante una duración más larga, implica que la temperatura de combustión de los fitoquímicos podría afectar a las alteraciones de la fatiga. Tanto los vaporizadores como las tuberías ofrecen poco alivio de la fatiga, posiblemente debido a la dosificación y la relativa facilidad de inhalar continuamente de una junta ardiente que usar un vaporizador o volver a encender una tubería.

Los niveles de cannabidiol (CBD) y tetrahidrocannabinol (THC) no se relacionaron con variaciones en los niveles de intensidad de los síntomas a lo largo de las concentraciones de cannabinoides. Juntos, el CBD, el THC y los fenotipos de plantas etiquetados no fueron predictores autónomos de alivio de los síntomas en la muestra general y para todos los subconjuntos, excepto los usuarios inexpertos. Por lo tanto, otros componentes químicos no cannabinoides y cannabinoides, como los terpenoides y los terpenos, podrían influir en la percepción de la fatiga física y mental o en la conexión entre el CBD, el THC y la fatiga.

El consumo de cannabis se relacionó con varios efectos secundarios negativos, incluido el aumento de la sensación de fatiga (por ejemplo, en el sofá cerrado, sin motivación) en una minoría de usuarios, es decir, menos del 24%. Además, marginalmente más usuarios, es decir, hasta el 37%, sufrieron efectos secundarios positivos, como el aumento de la energía (por ejemplo, sentirse friki, enérgico, activo o productivo). De hecho, los hombres, los pacientes de edad avanzada y los consumidores de cannabis más experimentados informaron el mayor alivio de los síntomas, y las mayores concentraciones de CBD se vincularon inversamente con el informe de efectos secundarios desagradables.

Te puede Interesar
Los efectos antidepresivos de la psilocibina pueden durar más de 12 meses

Conclusiones

Los autores declararon que medir las relaciones entre las vías de administración y las propiedades etiquetadas de los productos de flores de cannabis administrados regularmente podría ayudar a los pacientes y profesionales de la salud en su búsqueda de enfoques terapéuticos más personalizados. En la presente investigación, el equipo hace una adición sustancial y temprana a la literatura científica sobre las consecuencias etológicas normativas del uso de cannabis al evaluar cómo los productos de flores de cannabis populares y comercialmente accesibles alteran los niveles de fatiga momentánea.

Los investigadores descubrieron que la combustión de flores de cannabis enteras y secas tiene un impacto energético y de acción típicamente rápida en la mayoría de las personas que experimentan síntomas de fatiga, según la base de datos más amplia de influencias reales del consumo de cannabis en los Estados Unidos. Si bien pocas sesiones de usuario condujeron a una fatiga elevada o efectos secundarios relacionados con la fatiga, la mayoría de los sujetos indicaron que la ingesta de flores de cannabis in vivo redujo sus niveles aparentes de intensidad de fatiga. Los autores informaron que la magnitud del impacto y el grado de efectos secundarios probablemente difirieron en función de las cualidades quimiotípicas sinérgicas del cannabis y el estado metabólico de la persona.

Además, los hallazgos actuales indican la necesidad de investigaciones más detalladas sobre cómo la ingestión fitoquímica interactúa con los sistemas cardiovasculares, metabólicos, endocrinos y otros sistemas de órganos del usuario (por ejemplo, musculoesqueléticos) para crear una variedad de impactos fisiológicos y viscerales.

Referencia de la revista: