José Mújica, presidente de Uruguay, ha pedido al mundo que «ayude» en su «experimento» de legalizar la marihuana.

«No defiendo la marihuana y quisiera que no exista», ha explicado Mújica a la televisión brasileña TV Folha, donde ha asegurado que «no se puede cerrar los ojos ante un mercado que ya existe y más aún cuando se sabe que la vía represiva fracasó».

Mújica considera que «el efecto del narcotráfico es peor que el de la propia droga» y no teme que esta iniciativa pueda suponerle un alto coste político si puede minimizar el poder de las mafias.

El presidente uruguayo está pendiente de la votación del Senado del próximo 10 de diciembre sobre el proyecto para legalizar la compraventa y el cultivo de esta sustancia. Además, la ley busca crear un ente estatal que regule y emita licencias, controlando la producción y la distribución de marihuana.

Sin embargo, el jefe del Ejecutivo uruguayo considera que su país no debe caminar en solitario y que, ante el riesgo de que la marihuana penetre en otros países vecinos como Brasil, que ya ejerce «presiones» contra el proyecto de Mújica, el mundo debe ayudar «a hacer esta experiencia, que nos permita adoptar un experimento sociopolítico frente a un problema tan grave como es el narcotráfico».

Además, Mújica ha dejado claro que no permitirá que su país se convierta en un lugar de «marihuana libre».

EL TERCER PAÍS DEL MUNDO

De aprobarse el proyecto de ley, Uruguay se convertiría en el tercer país del mundo en el que se legaliza la marihuana junto a Holanda y Corea del Norte. También es legal en los estados de Colorado y Washington de EEUU.

Sí es legal para usos médicos en países como Canadá y Austria. En España, se prohíbe la venta pero no el consumo.

Este es el mapamundi de la legalización de la marihuana:

mapa marihuana legal