En los últimos tiempos, hemos podido observar en qué modo los cultivos en espacios reducidos han ido ganando fuerza en el mundo de los cultivadores de marihuana. Esto no es baladí, ya que este método puede ser el más recomendable por cuestiones como la eficiencia, la comodidad e incluso la discreción.

Por Leroy McWolf

Además, el auge ha conllevado un lógico desarrollo en la venta de materiales útiles para este fin en concreto, por lo que cualquier consumidor de estos productos puede alegrarse al encontrar gran variedad de materiales para el cultivo en espacios reducidos.

Esta serie de artículos, de la cual esta es la 8ª y última entrega, está destinada precisamente a los genotipos adecuados para estos espacios. Mediante la experiencia y el contraste de opiniones puedo afirmar que, cuando eliges adecuadamente la semilla y le proporcionas los cuidados necesarios, los cogollos provenientes de las zonas altas de un cultivo en espacio reducido bajo una potencia de 250 vatios no se diferencian de los de un cultivo en otros emplazamientos a 600 o incluso 1.000 vatios.

Shantibaba y Mr Nice
Shantibaba y Mr Nice

Por tanto, podemos afirmar que es posible obtener resultados en un cultivo en espacio reducido de una calidad igual o similar que un cultivo en mejores condiciones de espacio y potencia, sólo es cuestión de paciencia, dedicación y una buena elección de la genética.

En esta última entrega nos limitaremos a tomar el relevo de la anterior, comentando las posibilidades de algunas variedades derivadas de la mítica White Widow. Si queréis ampliar información acerca de cómo rentabilizar vuestro cultivo interior podéis recurrir a anteriores artículos donde explicábamos “cómo alcanzar los 140 gramos de flor curada, con una poda muy ajustada, partiendo de un espacio reducido y un consumo bajo (250 vatios de sodio)”.

A través de estos ocho artículos, hemos pretendido un acercamiento al mundo de la genética desde un prisma sencillo y accesible. El objetivo es analizar los genotipos más adecuados para un cultivo de pequeñas dimensiones para así poder seleccionar aquellos que más se adaptan a nuestras necesidades, intereses o gustos. Afrontar una carta de variedades actual puede ser toda una aventura para aquellas personas que desconocen todo el recorrido empresarial que han tenido las semillas de marihuana.

Antes de proseguir, recordaros que en todo momento hablamos de “espacio reducido” haciendo referencia al hipotético espacio de 60x60x140 centímetros, bien sea un habitáculo preparado para el cultivo, un armario diseñado para estos fines o el hueco que queda entre la escalera y la cocina.

Entre los armarios prefabricados encontraréis algunos que tienen exactamente las mismas dimensiones que aquí marcamos y que son, por lo habitual, utilizados para albergar madres o para el período de enraizado de esquejes y parte de la fase de crecimiento vegetativo.

En anteriores artículos de esta serie, habíamos argumentado por qué debemos elegir alguno de los siguientes genotipos para un cultivo en espacio reducido:

  • Skunk, Super Skunk, Old Skunk (Cheese), Red Skunk y sus derivados.
  • Algunos tipos de Critical, como Critical Mass, Critical 47, Critical + o Kritikal Bilbo.
  • Algunos tipos de Kush, como 8 ball kush, All Kush, Hindu Kush o Power Kush.
  • La mayor parte de plantas con nombres como Northern Lights, Californian, Afghan o Hash Plant.
  • Plantas con denominación White Widow.

Aunque muchos amantes de las sativas podrán sentirse decepcionados, lo cierto es que los orígenes índicos, afganos o híbridos con tendencia índica son los tipos más recomendables para estos emplazamientos. Sus breves períodos de floración y su tendencia a desarrollar forma de arbusto nos dan la seguridad de que nuestro cultivo no trascenderá los límites espaciales que le hemos marcado. De otra forma podría tirar por al borda todo el esfuerzo llevado a cabo durante el cultivo.

White Widow de Pyramid Seeds
White Widow de Pyramid Seeds

El último recordatorio obligado es que, si queréis obtener mayor producción, es preferible que sólo metáis una variedad en estos pequeños espacios. Criar varias plantas de un solo genotipo no sólo simplificará nuestra labor de cultivo, sino que nos librará de confusiones, de desequilibrios temporales entres nuestras plantas, y colaborará a exprimir las posibilidades productivas de nuestro espacio al máximo.

Te puede Interesar
Genotipos adecuados para cultivos en espacios reducidos (II)

En lo que respecta a la elección de nuestra semilla, es conveniente analizar con detenimiento el etiquetado de algunas casas de semillas. Lo habitual es que ese etiquetado o “nombramiento” que acompaña a la semilla sea de tinte genérico, lo que puede generar decepción cuando, tras cultivar, encontremos grandes diferencias con las expectativas que su nombre nos había creado. Bien sea por una experiencia anterior o por recomendaciones de terceros.

No sólo pueden encontrarse genotipos que usan el mismo nombre y, sin embargo, son plantas claramente distintas; sino que también es posible encontrar genotipos que han heredado el nombre de alguna variedad con la que están emparentados pero apenas desarrollan las características propias de su pariente, como algunos casos de Skunk, Critical, Kush, Californian, Afghan o Northern.

Aun así, si tuvierais dudas para seleccionar la variedad de vuestra semilla, sabed que la red es una gran fuente de información para consultar opiniones de usuarios. Las novedades del mercado pueden ser de gran calidad, pero debéis prestar atención a la información que os proporciona la casa de semillas y evaluar las características y el grado de adecuación de sus predecesores. Si los parentales implicados son adecuados para nuestros pequeños espacios lo serán también sus hijos.

Por otro lado, si lo que pretendéis es hacer una apuesta segura cualquier semilla consagrada de las variedades recomendadas es válida y su calidad está avalada por la opinión de muchos cultivadores. Creemos firmemente que han aparecido genotipos durante los últimos años que mejoran a genéticas consagradas que llevan más de una década comercializadas, pero esta diferencia tampoco resulta abismal y para muchos puede pasar incluso desapercibida.

Pues bien, en el anterior artículo hablábamos de la mítica White Widow y de su creador, el breeder Shantibaba, uno de los genetistas cannábicos más valorados por los cultivadores. Shantibaba ha rechazado el uso de químicos para la obtención de semillas y se ha convertido en uno de los grandes defensores de las semillas no feminizadas y la labor artesanal de los criadores. Si queréis saber más sobre él podéis recurrir al artículo anterior.

Siguiendo con White Widow, su creador nos advertía de que:

“Son muchas las personas que han encontrado una Widow que les ha enamorado, pero lo cierto es que no todas las semilla son iguales. Además de las diferentes expresiones fenotípicas, es difícil conseguir todos los parámetros ideales de cultivo para según que expresión de White Widow.

White Russian de Serious Seeds
White Russian de Serious Seeds

Si la propia genética se caracteriza por tener multitud de expresiones fenotípicas, os podéis imaginar lo que ocurre con otras variedades que han derivado de White Widow. En este artículo trataremos de poner sobre el papel algunas que son adecuadas para nuestros pequeños entornos de cultivo, facilitando la tarea a aquellos que se hayan encaprichado por este tipo de marihuana y quieran probar algo nuevo, de orígenes y resultados adecuados pero, asumámoslo, lejos de la original.

Junto a White Widow se presentaron varios híbridos que configuraron la “familia White”:

Shark Shock: Great White Shark x [Skunk #1 x Black Widow]

La Niña: El Niño x [Haze x Black Widow]

Medicine Man: White Rhino x [Afghani x Black Widow].

Estas tres variedades utilizan un macho común Black Widow muy especial, seleccionado personalmente por Shantibaba. Aunque algunas casas siguen comercializando semillas con estos nombres es complejo que encontréis estos genotipos. Si los halláis, tanto Medicine Man como Shark Shock son genéticas adecuadas para nuestros reducidos espacios.

A finales de los años 90’, White Widow abrió la veda a nuevos cruces que podían resultar un salto cualitativo y cuantitativo si nos referimos a la producción de flor. Esto provocó que la crianza holandesa acelerara considerablemente sus pasos, buscando híbridos que convencieran a los cultivadores.

Muchos de estos híbridos se fundamentaron en White Widow y, desde hace años, adquirimos cannabis que está relacionado con esta variedad. Estas son algunas de las genéticas que hicieron su aparición durante los últimos años:

  • Dinafem Seeds: Blue Widow, Moby Dick, Shark Attack y White Siberian.
  • Kannabia: La Blanca.
  • Female Seeds: Ice y White Widow x Big Bud.
  • Pyramid Seeds: White Widow.
  • Serious Seeds: White Russian.
  • Sweet Seeds: Double White, Moham Ram y Flash Back #1 y #2.
  • Magus Genetics:
  • Medical Seed: Malakoff.
  • Blim Burn Seed: Guanabana.
  • Philosopher Seeds: White Afghan.

La mayoría de estas genéticas resultan una selección adecuada para nuestros pequeños cultivos, sin embargo, nosotros nos quedamos con White Siberian de Dinafem Seeds, La Blanca de Kannabia Seeds, la versión de White Widow de Pyramid Seeds y White Russian de Serious Seeds como aquellas que, de alguna forma, recuerdan a la original.

Te puede Interesar
Genotipos adecuados para cultivos en espacios reducidos (III)

Las cuatro son plantas de marihuana que se cultivan con facilidad, tienen una buena producción y una potencia que muy probablemente os sorprenderá si les dais todo lo que os pidan durante su ciclo vital.

Hasta aquí llegamos en nuestro propósito de acercamiento a las variedades que se adaptarán mejor a vuestros pequeños entornos de cultivo. Ya tenéis un buen puñado de información de la que partir para hacer una elección que funcione.

Durante los próximos meses nos detendremos en los orígenes, las diferentes formas de cultivo, la crianza y las diferentes variedades de plantas autoflorecientes, desvelando todos los entresijos que las llevado a convertirse en la elección de muchísimos cultivadores.

Para despedirnos, que mejor forma que aludir a las palabras del propio Shantibaba. Estas son las declaraciones hechas en relación a la  “familia Widow”, dejando bastante claro cuál es la realidad que envuelve a esta variedad:

 “Existen muchas historias acerca de la familia Widow. Lo cierto es que mucha gente tenía acceso a algunas de las versiones feminizadas que dejé en Holanda y pronto afirmaron ser las originales.

Sin embargo, las versiones originales de semillas que ganaron la primero copa en 1995 salieron de mis plantas y de nadie más. Hasta ahora, nosotros somos los únicos que tenemos todas esas plantas en su forma original.

No tengo nada en contra de las diversas casas de semillas y sé que es parte del show empresarial. Algunas casas trataron de obtener genéticas mediante la compra de algunas de mis semillas y una crianza un tanto chapucera.

Sin ir más lejos, existe un caso real de personas que adquirieron algunos cientos de euros de White Widow y unos meses después sacaron al mercado la variedad con exactamente el mismo nombre.*

*Estos problemas derivan directamente de la falta de regulación al respecto y la imposibilidad de registrar un tipo de marihuana. Shantibaba hace alusión a esto un poco más abajo.

Shark Attack de Dinafem
Shark Attack de Dinafem

Los cultivadores no podían saber que no estaban comprando la genética original hasta que las cultivaban y, considerando que mucha gente nunca las había cultivado con anterioridad, no sabían qué era exactamente lo que buscaban. Lo más probable es que muchos cultivadores sigan sin saberlo puesto que nunca han probado o cultivado una verdadera Widow.

 De esta forma es como el denominativo White Widow acaparó el mercado ofreciendo genéticas que no tenían nada que ver con la Widow originaria.

Las casas copiaron las descripciones genéticas y, aunque parece que todas venden la misma planta, lo que hacen es vender el mismo nombre, nada más.

Todos estos hechos provocan la desinformación del cultivador, puesto que no puede comprobar si lo que le dicen es cierto o no y parte de. No hay reglas en el juego de las semillas ya que el cannabis no es reconocido como una subespecie por su efecto psicoactivo y su prohibición a lo largo y ancho del planeta.

La realidad actual es que nadie posee nada. Incluso cuando veis la ® al lado del nombre debo advertiros que no existe un motivo racional para hacer esto. Nadie puede afirmar que es poseedor del nombre de algo que oficialmente no existe.”