En este artículo vamos a dar unas indicaciones para preparar un buen sustrato a base de turba para el cultivo de marihuana

Sabemos que el cannabis es capaz de consumir grandes cantidades de abono durante su desarrollo. La mayoría de los sustratos del mercado, incluso aquellos que ya vienen fertilizados, no contienen todos los nutrientes necesarios para nuestras plantas. Si quieres un crecimiento y una floración espectaculares, lo que te recomendamos desde Diosa Planta es que realices tu propia mezcla de tierra; es muy fácil y los resultados finales mejorarán notablemente.

1º – Fertilizar más la turba.

Podemos fertilizar cualquier mezcla de turba de las que se venden en growshops o viveros y hacerla adecuada para el cultivo de marihuana. Es muy simple.

Se coge un saco de 50 litros de turba (puede ser normal, pre-fertilizada, o biológica, dependiendo de tus preferencias de cultivo) y se le añaden 10 litros de humus de lombriz. Si el sustrato lo queremos para la época de floración añadiremos (además del humus) medio kilo de guano. Con estas mezclas no tendrás que abonar en crecimiento (salvo spray foliar las últimas semanas y las tres primeras de floración, si quieres generar muchos nuevos brotes que formen grandes cogollos). En floración, dependiendo del gusto de cada uno, puede optarse por no abonar más o por añadir una mayor cantidad de fertilizantes, ya sean orgánicos o minerales, y estimuladores de floración en el agua de riego, para aumentar la producción.

2º – Darle vida al suelo.

Además de fertilizar es muy importante para tener buenos resultados, darle vida al suelo mediante el aporte de microoorganismos beneficiosos.

Son hongos y bacterias (adecuadas para la época de crecimiento o floración) que ayudan a nuestras plantas a asimilar los abonos aumentando su producción y las protegen de patógenos y enfermedades. Los añadiremos a nuestra mezcla mediante el riego.

Fuente: Diosa Planta