Drago defiende someter el  consumo y el cultivo a unos impuestos similares a los que ya se aplican al alcohol y el tabaco

La coalición Drago Verdes Canarias defenderá en esta campaña que las islas sean una “región piloto” para la legalización de la marihuana en España, “sin complejos” y sometiendo su consumo y cultivo a unos impuestos similares a los que ya se aplican al alcohol y el tabaco.

“Ya ha llegado la hora de acabar con la leyenda que hay tras el consumo de marihuana y el silencio y complicidad que existe desde la sociedad e instituciones con otras sustancias, que aunque no están consideradas socialmente como drogas, lo son porque crean adicciones y causan muchas graves patologías y muertes que el propio cannabis”, argumenta el candidato de Drago al Parlamento autonómico por la isla de Gran Canaria Pedro Pablo Medina, en un comunicado.

 

Medina precisa que son conscientes de que legalizar la marihuana compete al Estado, no al Gobierno de Canarias, pero sostiene que las islas podrían acoger una prueba “piloto” de cómo hacerlo. Desde su punto de vista, las políticas orientadas a acabar con el consumo del cannabis “no han sido las adecuadas y siempre han fracasado, como las que se han aplicado al consumo de otras drogas sociales, como el alcohol y el tabaco, por los que se ingresan unos sustanciosos impuestos, que también se podrían aplicar a la marihuana y que podrían destinarse, con carácter finalista, a combatir el consumo de todos estos productos nocivos para la salud”.

Te puede Interesar
PP, PSOE y Ciudadanos, reacios a apoyar la regulación del cannabis propuesta por ERC

“Una sociedad madura tiene que entender que cuando un problema no es resuelto desde la represión tiene que evolucionar hacia propuestas que puedan resolverlo o controlarlo”, añade el candidato.

Drago Verdes Canarias aboga por una política educativa preventiva, que fomente hábitos de vida saludable, pero considera “absurdo negar la realidad: se consume (marihuana) como otros productos, pero desde la alegalidad-ilegalidad, por lo tanto hay que regular su consumo, evitando así todo el mundo del tráfico”. Ello permitirá además, aduce, “controlar” su trazabilidad e incluso utilizar su cultivo para ayudar a “la diversificación de la producción de nuestro campo”.

Fuente

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.