Los agentes de frontera no podrán detener a los pasajeros que transporten una cantidad de droga para consumo propio. Serán drogas, como cannabis o anfetaminas. Reino Unido castiga con hasta cinco años de cárcel el tráfico de drogas de clase B, como anfetaminas codeína y barbitúricos.

Un control en un aeropuerto británicoLos aeropuertos del Reino Unido autorizarán a los viajeros llevar pequeñas dosis de droga, como cannabis o anfetaminas. Es una noticia que publica este viernes en portada el diario The Telegraph.

Los agentes de frontera han recibido una instrucción que les prohíbe arrestar a los pasajeros que transporten pequeñas cantidades de droga. Según la nueva guía para los vigilantes de aeropuertos, el personal no podrá multar ni detener a los viajeros que lleven una dosis para consumo personal de drogas, como cannabis, anfetaminas y barbitúricos.

Un portavoz del control de fronteras ha explicado a The Telegraph que importar cannabis es ilegal y que los agentes actuarán si detectan a traficantes que intentan pasar cantidades para el consumo de terceros.

La Policía castiga la posesión de una dosis personal de cannabis con una multa de 90 libras, mientras que llevar dosis de sustancias de clase B como anfetaminas o codeína se penaliza con hasta cinco años de cárcel.

El diario señala que la nueva orden no aclara por qué la posesión de drogas en los aeropuertos debe ser tratada con más indulgencia.