Los aminoácidos son las unidades básicas que constituyen las proteínas. Son unos bioestimulantes naturales orgánicos que tienen funciones de reguladores nutricionales para las plantas y que se pueden fabricar por ellas mismas o se pueden aportar con formulados sintetizados a partir de substancias orgánicas de origen animal o vegetal, transformados por diversos procesos industriales. Los aminoácidos de uso agrario son respetuosos con el medio ambiente y compatibles con la ecología, siempre y cuando su origen y proceso de fabricación sea compatible con los procesos naturales.

Por Víctor Bataller Gómez (TRABE)

La síntesis de aminoácidos consiste en crear nuevos aminoácidos a partir de sus intermediarios metabólicos. Hay organismos como las plantas de la familia de las leguminosas o la bacteria Escherichia coli que son capaces de fabricar por si solos todos los aminoácidos necesarios para completar su metabolismo, pero la mayoría de seres vivos no pueden sintetizarlos todos. Es el caso de los seres humanos que no son capaces de sintetizar 1000Marijuana Plant10 de los 20 aminoácidos y por ese motivo se les denominan “esenciales”. Éstos cumplen importantes funciones en el cuerpo y por ello deben ser consumidos en la dieta.

Las plantas fabrican las proteínas que ellas necesitan sintetizándolas a partir de los aminoácidos que son capaces de fabricar a partir de un complejo proceso bioquímico, partiendo de cuatro elementos básicos: nitrógeno, carbono, oxígeno e hidrógeno. La suma de todos estos procesos requiere una gran cantidad de energía que la planta debe destinar para ello y, como es lógico, esto va en detrimento de la producción y de su crecimiento.

Existen formulados sintetizados a partir de diversas fuentes orgánicas que aportan esos aminoácidos a las plantas por lo que esa energía bioquímica se puede destinar para otros menesteres.

Los efectos beneficiosos de los aminoácidos son numerosos:
  • Incremento de producción.
  • Adelanto y homogeneización de la maduración con mayor calidad y sabor en los frutos.
  • Mayor contenido en azúcares.
  • Mejor cuaje y menor cantidad de abortos durante la floración.
  • Tratamiento y prevención de cualquier tipo de clorosis en combinación con sales o quelatos de cationes como el hierro, el calcio, etc.
  • Prevención, reducción e incluso eliminación de daños causados por el frío, las granizadas y las heladas.
  • Tratamiento y reducción de las enfermedades fúngicas o víricas.
  • Reducción de los efectos causados por sequías, suelos salinos o cualquier otro tipo de efectos negativos causados por deficiencia o exceso de agua.
  • Rápida absorción y elevada sistemia en las partes aéreas de las plantas.
  • Rápida y fácil metabolización con la subsiguiente formación de substancias biológicamente útiles (clorofila y reguladores del crecimiento).
  • Función nutricional y reconstituyente con la formación de numerosos carbohidratos y proteínas.
  • Acción hormonal o sinérgica y equilibradora de los reguladores de crecimiento endógenos.
  • Poder catalizador y acción bioestimulante sobre los principales y fundamentales sistemas enzimáticos.
  • Mejor transporte y uso de los microelementos.
  • Regulación del equilibrio hídrico.

Los formulados a base de aminoácidos deben utilizarse dependiendo de su aminograma característico dado que cada aminoácido potencia un proceso fisiológico concreto del organismo. En líneas generales los aminoácidos deben emplearse cuando:

  • Las plantas se encuentran en los momentos fisiológicos más importantes a la hora de consumir energía.
  • En los arranques tras un periodo de latencia.
  • En los estadios de formación de flores y diferenciación de yemas.
  • En los periodos de fructificación.
  • En los estadios de llenado de frutos, tubérculos, bulbos o espigas y en el momento de cambio de color.
  • Cuando existen carencias nutricionales.
  • Con desequilibrios hídricos.
  • En periodos de sequías.
  • Con bajas temperaturas, heladas o granizadas.
  • Conjuntamente con otros productos fitosanitarios para potenciar su acción.
  • Para corregir fitotoxicidades causadas por usos incorrectos de otros productos como herbicidas.
  • Durante el ataque de enfermedades fúngicas o víricas.

Los aminoácidos se llevan utilizando en los cultivos desde que fueron descubiertos los primeros a principios del siglo XIX. Siempre se les han reconocido su eficacia para combatir el estrés hídrico, climático o fitotóxico. Los aminoácidos son considerados como compuestos orgánicos fundamentales para la vida, de hecho, no hay ningún proceso biológico en el que no intervengan. Son la base para la formación de proteínas y azúcares.

Te puede Interesar
Dos nuevas arañas rojas en nuestros cultivos de cannabis: Eutetranychus orientalis y Eutetranychus banksi

Las plantas sintetizan los aminoácidos por medio de dos procesos: la aminación y la transaminación. Ambos suponen una gran inversión energética por parte de la planta. Para evitar un costo tan elevado podemos suministrar aminoácidos sintetizados en procesos industriales a la planta con lo que no sólo ahorra trabajo para sintetizarlos sino también en su transporte. Nada mas aplicarse son dirigidos por la planta a todos los órganos en crecimiento. Los aminoácidos también actúan en el transporte de nutrientes ya que pueden formar sustancias complejantes o quelatos.

A la hora de trabajar con productos destinados al aporte de aminoácidos a las plantas debemos tener en cuenta varios conceptos fundamentales:

Aminoácidos L y D: se refiere a la estereoquímica, es decir, su estructura en el espacio. Todos los aminoácidos menos la glicina se pueden encontrar en forma L y D dependiendo de la disposición espacial de los grupos que unen al carbono asimétrico. Sólo los L-aminoácidos pueden constituir las proteínas utilizadas por las plantas y sólo ellos tienen actividad en el metabolismo vegetal.

Aminoácidos Totales: representa la suma de los aminoácidos que se encuentran en forma libre y los que se encuentran en forma de péptidos, es decir, moléculas formadas por dos o más aminoácidos y proteínas que son macromoléculas formadas por varias cadenas de péptidos.

Aminoácidos Libres: son los aminoácidos que se encuentran individualizados y no están ligados a ningún otro. Al tener un peso molecular más bajo la planta los podrá asimilar más rápido. Por eso en nutrición vegetal los aminoácidos que nos interesan son los aminoácidos libres y no los aminoácidos totales. Ambos deben estar bien especificados en el etiquetado de los formulados a base de aminoácidos.

Los formulados a base de aminoácidos condicionan su eficacia a la materia prima empleada y el proceso de extracción. Las materias primas pueden ser restos de matadero, restos o materiales vegetales seleccionados. En la fabricación industrial de aminoácidos existen tres métodos:

  1. Extracción de aminoácidos a partir de hidrolizados de proteína. Este método se utiliza para obtener Cisteína, Leucina, Aspargina y Tirosina. La hidrólisis consiste en la reacción entre una molécula de agua y otra molécula de naturaleza diferente de manera que los átomos que forman parte de la molécula de agua pasan a formar parte de la otra molécula. Ambas reaccionanrompiendo un enlace covalente para formar dos moléculas orgánicas con grupos funcionales que incluyen esos átomos de la molécula de agua. Para ello se requiere añadir enzimas (hidrólisis enzimática), ácidos o bases fuertes (hidrólisis química) para catalizar la hidrólisis.
  2. Síntesis química. Es el método de producción exclusivo para poder obtener Alanina, Metionina y Triptófano. Es la más económica pero la más agresiva y por lo tanto los formulados que se obtienen son muy pobres en aminoácidos libres directamente asimilables por la planta. También tienen una mayor cantidad de aminoácidos D.
  3. Producción microbiológica. Dentro de esta existen tres tipos: fermentación directa de aminoácidos utilizando diferentes fuentes de carbono, conversión de productos intermediarios baratos por biosíntesis y el uso de enzimas.

Los aminoácidos esenciales (no podemos sintetizarlos por lo que debemos incorporarlos por medio de la dieta a nuestro cuerpo) son Arginina, Fenilalanina, Histidina, Isoleucina, Leucina, Lisina, Metionina, Treonina, Triptofano y Valina.

Los aminoácidos no esenciales (que sí son fabricados por nuestro metabolismo) son Ácido aspártico, Ácido glutámico o Glutamato, Alanina, Aspargina, Cisteína, Glicina, Glutamina, Prolina, Serina y Tirosina.

La molécula α-cetoglutarato es la precursora metabólica del Glutamato, Prolina, Glutamina y Arginina. El oxalacetato es el del Aspartato, Aspargina, Metionina, Treonina y Lisina. El 3-fosfoglicerato y la Isoleucina son precursoras de la Glicina, Serina y Cisteína. El fosfoenolpiruvato y eritrosa 4-fosfato son del Triptofano, Tirosina y Fenilalina. El piruvato es de la Alanina, Leucina y Valina. La ribosa 5-fosfato de la Histidina.

Te puede Interesar
El control biológico de nematodos (II)

Los efectos principales de cada uno de los aminoácidos son los siguientes:

  • Triptófano: es un aminoácido apolar e hidrófobo. Es esencial para promover la liberación delneurotransmisor serotonina en el ser humano. También está involucrado en la regulación del sueño y del placer. Es el precursor para la formación de auxinas las cuales son fundamentales para la protección de la planta.
  • Ácido glutámico o glutamato: es el precursor para otros aminoácidos como la Prolina y la Arginina. Estimula el crecimiento vegetal en las fases iniciales de su desarrollo. Favorece la asimilación de nitrógeno por la planta.
  • Ácido aspártico: en su forma iónica se denomina Aspartato. Es un aminoácido polar. Participa en numerosos procesos metabólicos como la formación del Glutamato, el ciclo de la urea, etc.
  • Leucina: es otro aminoácido apolar. Es fundamental para el crecimiento de nuevos tejidos.
  • Glicina: antes se le denominaba Glicocola. Es el aminoácido más pequeño gracias a lo cual entre sus cualidades tiene un efecto quelatante y complejante (ayuda en el transporte de cationes entre los distintos tejidos de la planta). Favorece el desarrollo de los brotes y hojas y del sistema radicular de la planta en situaciones desfavorables.
  • Prolina: es un aminoácido hidrófobo. Juega un papel importante en el equilibrio hídrico de la planta.
  • Valina: se forma a partir de la aminación del Ácido pirúvico junto con el Glutamato. Interviene en los sistemas de resistencia de la planta frente a las situaciones desfavorables.
  • Lisina: las plantas son capaces de fabricarla por sí mismas a partir del Ácido diaminopimélico. Favorece la síntesis de clorofila.
  • Metionina: es un aminoácido apolar. Es un intermediario en la biosíntesis de la Cisteína, la Carnitina, la Taurina, la Lecitina, la Fosfatidilcolina y otros fosfolípidos. Interviene en la producción del etileno, sustancia que favorece la maduración de los frutos. Favorece el crecimiento radicular.
  • Arginina: se genera en el ciclo de la urea. Estimula el desarrollo de las raíces y juega un papel fundamental en la síntesis de clorofila.
  • Fenilanina: interviene en el proceso de humificación. Es precursora de la Tirosina.
  • Hidroxiprolina: evita el estrés hídrico, fortalece la planta, favorece la creación de clorofila y es precursor de la creación de polen. Es un derivado de laProlina que se somete a la hidroxilación debido a una enzima llamada prolinhidroxilasa que reconoce a la Prolina como su sustrato siempre y cuando esa Prolina a hidroxilar se encuentre próxima a una Glicina.

Otra de las cualidades de los formulados a base de aminoácidos es su efecto coadyugante, es decir, mezclado con productos destinados a la protección de plantas potencia el resultado de los mismos. Es uno de los principales y más frecuentes usos de este tipo de productos. Con el tiempo, el uso combinado de aminoácidos con herbicidas, reguladores del crecimiento, fungicidas e insecticidas se ha convertido en una constante en las prácticas agrarias, incluso han salido publicados numerosos estudios que han demostrado que esta combinación nos permite disminuir las dosis de tratamiento lo que nos beneficia en dos aspectos: el económico y el medioambiental.

Hay otro tipo de productos que sin ser formulados a base de aminoácidos sí presentan una elevada riqueza de estos. Es el caso de los extractos de algas que en algunos casos suponen por sí solos un aporte de aminoácidos suficientes para nuestros cultivos.

Tratamientos Bio-Ecológicos SA
Víctor Bataller Gómez
www.trabe.info