Miles de brasileños salieron ayer a las calles de Sao Paulo, la ciudad más poblada de Brasil, para exigir la despenalización y legalización del cannabis. Una manifestación organizada por el movimiento «Marcha por la Marihuana», que vuelve a las calles tras dos años de parón debido a la pandemia de Covid-19.

Al grito de «¡Legalización!» han exigido al gobierno ultraderechista de Jair Bolsonaro que despenalice la posesión, el cultivo y el consumo de cannabis medicinal y recreativo. La ley en vigor prevé penas para quien «adquiera, guarde, tenga en depósito, transporte o lleve consigo» drogas para consumo personal. Brasil es uno de los mayores consumidores de marihuana del mundo.

Fuente El Comercio