Estudio recibe subvención de 1,37 millones de dólares

Según informó la Universidad de Mississippi a principios de enero, tres investigadores de la Facultad de Farmacia recibieron una subvención por USD 1,37 millones del Instituto Nacional sobre el Abuso de Drogas de Estado Unidos (NIDA), para seguir estudiando el tratamiento del dolor con cannabis en pacientes con VIH.

El equipo detrás del proyecto

Los investigadores, Jason Paris, Mahmoud ElSohly y Nicole Ashpole, están identificando actualmente distintos cannabinoides de la planta que son beneficiosos por sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas sin ser adictivos como los opioides convencionales.

Paris y Ashpole trabajan en el Departamento de Ciencias Biomoleculares y están especializados en envejecimiento, inflamación, dolor y VIH.

Por su parte, ElSohly es actualmente el director del “Proyecto Marihuana” de la universidad, así como profesor de farmacia y administración de fármacos; es conocedor de los distintos compuestos del cannabis, así como de sus efectos.

“La Universidad de Mississippi lleva mucho tiempo involucrada en la investigación del cannabis, y el Centro Nacional de Investigación de Productos Naturales, que se encuentra in situ, ha sido fundamental para ayudar a estandarizar productos de marihuana para investigación (…)”, explicó ElSohly al portal de noticias de la Universidad.

Beneficios todavía desconocidos del cannabis para el VIH

“El cannabis tiene cientos de compuestos además del THC y el CBD, y no sabemos mucho sobre cómo estos compuestos podrían afectar al cuerpo humano”, afirmó Ashpole, que también es profesor asistente de farmacología.

Ashpole consideró que “al explorar los efectos de estos compuestos contra el dolor causado por el VIH, podemos conocer sus posibles beneficios o riesgos para otras enfermedades inflamatorias”.

Te puede Interesar
El consumo de cannabis se asocia con biomarcadores más bajos en pacientes con VIH

Por otro lado Paris afirmó que los médicos han descubierto que “los pacientes seropositivos consumen cannabis con más frecuencia que la población no infectada”.

“Cuando se les pregunta a estos pacientes por qué, suelen decir que el cannabis controla el dolor crónico al que les predispone el VIH, en mayor medida que las terapias actualmente disponibles”, agrega Paris. “Nuestros datos preliminares sugieren que algunos de los compuestos no psicoactivos del cannabis pueden reducir la inflamación y el dolor relacionado con el VIH”.

Fuente MSN

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.