Comunicado oficial con la postura sobre el anteproyecto de la ley ciudadana, especialmente en el apartado del cannabis:

Creemos que a estas alturas todas y todos hemos oído un análisis de

la nueva ley de seguridad ciudadana. El anteproyecto de ley del PP, bautizada como ley Fernández, ley mordaza por la oposición, criticada por multitud de organizaciones y vigilada hasta por instancias europeas. Lo que llama la atención como consumidor de cannabis es que nadie haya hablado del duro golpe que se nos asesta a cannábicas y cannábicos de esta piel de toro. Quieren matar el autocultivo, una practica hasta ahora legal y real para salir del mercado negro a base de multas de hasta 30.000 euros.

Sin ninguna explicación, se incluye dentro de unas nuevas normas que pretenden regular el derecho de manifestación a base de sanciones, lo que supone un golpe letal a la libertad de expresión. Si antes, cada mitin de RCN-NOK era un reguero de imputaciones o de multa, pese a tener todos los permisos, en un futuro nuestra acción política callejera se nos antoja imposible. Si esta ley se lleva a la practica, no haremos actos en la calle fuera de las elecciones. Así están las cosas.

Además, se introduce sibilinamente un nuevo articulo contra el cultivo de drogas que todos los grupos dan por bueno. Se intenta multar un acto considerado no delictivo por multitud de tribunales españoles sin que el gobierno explique el porque de dicha media en concreto y el razonamiento que le lleva a implantarla. Ni el ministro ha dado explicaciones y ningún grupo le ha pedido explicaciones al respecto.

Te puede Interesar
"La sentencia contra el club Pannagh solo busca desmantelar el movimiento asociativo cannábico"

La Ley de seguridad ciudadana se alía con el mercado negro del cannabis. Si cualquier plantación es multada de 1000 a 30.000 eurossignifica destrozar la única vía de escape del mercado negro. El autocultivo para autoconsumo. Significa que los enfermos van a ser multados por plantarse su medicina. Significa que toda una industria de grows y asociaciones van a verse abocados a la ruina por las altas multas. Significa más paro y menos autoempleo. Significa el mayor retroceso en prevención de riesgos del consumo desde antes de la transición. Significa hacer todo lo contrario de lo que venimos reclamando para consumidores y no consumidores.

RCN-NOK anuncia que luchara legalmente contra la tramitación de esta ley con el único objetivo de retirar dicho nuevo articulo que tildamos de ilegal. La doctrina Sequeiros y multitud de resoluciones en Navarra, y en todo el estado, avalan la legalidad del autocultivo para autoconsumo y para usos medicinales. Ya tenemos a nuestros abogados trabajando en un modelo que sí sea respetuoso y beneficioso para todos, usuarios y no usuarios de cannabis.

Lo que más nos duele es que el Gobierno no haya argumentado nada para adoptar la medida de multar el hecho de cultivar. Queremos una explicación. El trabajo desarrollado por los y las cannábicas de España durante décadas de cumplimiento estrictísimo de la ley, no merece la indiferencia de no argumentar dicho cambio esencial en política de prevención de riesgos en el consumo. Estamos hartos de que no se argumente la lucha contra el cannabis. Estamos hartos de leyes sin estudios previos. Estamos hartos de leyes diseñadas por ignorantes en la materia. Esta ley en el aspecto del cannabis no tiene rigor: ni científico, ni moral.

Te puede Interesar
Cuando tener tres kilos de marihuana no es delito

El PP gobierna España a golpe de improvisación. Es la constatación de una realidad. Mientras que el fiscal de Navarra anunciaba que no se preveía penar mas el cannabis en la Universidad de Navarra, al día siguiente el nuevo proyecto de ley de seguridad ciudadana decía todo lo contrario. Cualquier plantación va a ser multada como falta grave.

Cualquier objeto de fumeteo que se lleve en la calle va a ser falta grave con multas de 1000 a 30000 euros de sanción. Los enfermos no podrán acceder al cannabis dignamente. Un despropósito total surgido de la ignorancia sobre el cannabis, sus efectos e impacto social.

¿Por qué se cambia la ley de manera significativa sin debate? ¿Por qué asesinar la vía legal del autocultivo?¿A quién se ha consultado? ¿Por qué el silencio cómplice de la oposición? ¿Por qué ahogar a un movimiento que es vanguardia y modelo de prevención de riesgos en el consumo para otros países?¿Por queé multarnos si los jueces dicen en la mayoría de los casos que no es delito cultivar cannabis si no llega a terceros?

La única explicación plausible es que el Gobierno del PP este asesorado por personas que desean volver a llenar el mercado negro del cannabis de clientela. Si no, este punto especial dentro de la ley de seguridad ciudadana, no tiene ningún sentido.

 


Área de comunicación de Representación Cannábica de Navarra
Nafarroako Ordezkaritza Kanabikoa