Todos sabemos que el ejercicio es bueno para nuestra salud y bienestar mental, ya sea que optes por levantar pesas o ir a trotar; pero la mayoría de nosotros batalla para encontrar el tiempo, la energía o la motivación necesaria para apegarse a una rutina.

Para un número cada vez más grande de personas, fumar marihuana antes, durante o después de un entrenamiento puede ser el secreto para lograr un ejercicio sostenido.

El cannabis puede hacer que el ejercicio sea más divertido y ayudar a mantener a las personas motivadas para hacerlo, de acuerdo con Josiah Hesse, un periodista especializado en cannabis que entrevistó a atletas, investigadores y expertos para un nuevo libro llamado “Runner’s High”.

Hesse afirmó que la renuencia a hacer ejercicio estaría relacionada con los estereotipos de que debe ser incómodo, intenso o consumir mucho tiempo para ser efectivo.

Algunos de los atletas más exitosos del mundo, dijo, son personas que disfrutan moviendo sus cuerpos y a menudo lo hacen con un poco de ayuda del THC.

“La gente tiene una imagen tóxica en su cabeza de lo que es el ejercicio, cómo se ven las personas que hacen ejercicio y lo ven como un fastidio”, dijo. “El cannabis ayuda con eso”.

El THC —el ingrediente psicoactivo del cannabis— es químicamente similar a los compuestos naturales que nuestro cuerpo produce durante el ejercicio.

El uso adecuado del cannabis puede mejorar los beneficios de hacer ejercicio mientras que alivia algunos efectos secundarios, como dolores o fatiga.

Nuestros cuerpos están diseñados para obtener del ejercicio un placer tanto físico como emocional, y el THC puede contribuir a lograrlo

El fenómeno principal que aborda el libro de Hesse se refiere a la sensación de energía, alivio del dolor y euforia que muchas personas experimentan durante o inmediatamente después de un entrenamiento.

Te puede Interesar
El cannabis ocupa el escenario mundial en los Juegos Olímpicos de Tokio

De ahí toma el nombre su libro. Sin embargo, no es necesario correr para experimentarlo: cualquier actividad física que acelere la frecuencia cardíaca durante al menos 30 minutos puede desencadenarlo, explicó.

“Runner’s high” no es solo una manera metafórica de hablar. La experiencia es químicamente similar al efecto del THC.

“Si alguna vez como corredor has tenido un subidón eufórico, sabes cómo se siente el cannabis, incluso si no crees que lo sabes”, dijo Hesse.

El THC estimula los receptores en nuestro cerebro que existen porque nuestro cuerpo produce de manera natural sustancias químicas similares —conocidas como endocannabinoides— sugieren investigaciones científicas.

“Lo más sorprendente de escribir este libro fue aprender sobre el sistema de recompensa evolutivo”, afirmó Hesse. “Me hizo darme cuenta de que no lo estaba incorporando al ejercicio como un fenómeno moderno, sino que tenemos este sistema en nuestro cuerpo que está intrínsecamente relacionado”.

El cannabis no es un suplemento milagroso para hacer ejercicio, pero puede hacer que las rutinas y el entrenamiento sean más divertidos

A medida que el cannabis está más disponible en la cotidianeidad de la gente, las personas han descubierto que puede beneficiar los entrenamientos de varias maneras.

Los entrenamientos asistidos por cannabis pueden ayudar a algunos ‘yoguis’ a hiperconcentrarse en una postura, auxiliar a fisicoculturistas a aliviar la ansiedad por un intento de levantamiento de pesas o ayudar a los ciclistas a sentirse como si fueran “arcoíris y unicornios” durante una sesión de spinning.

Te puede Interesar
Estudio revela que casi la mitad de los luchadores utilizan Cannabis

Sin embargo, el cannabis no te convertirá automáticamente en un atleta, dijo Hesse. Su potencial radica en aumentar el goce por el ejercicio, y la evidencia sugiere que ese disfrute te hará más propenso a hacer ejercicio.

“Cuando mires tus tenis para correr, recordarás tu última experiencia. Si fue positiva y la disfrutaste, es más probable que la vuelvas a hacer”, dijo.

Para obtener la mejor experiencia posible, los expertos recomiendan comenzar con una dosis baja, una actividad tranquila y un ambiente familiar.

Y algunas personas, como las que tienen problemas cardíacos o ansiedad, deben evitar hacer ejercicio mientras están bajo los efectos de la marihuana.

Si se hace bien, el cannabis puede refrescar tu perspectiva en torno a las connotaciones negativas del ejercicio, como los sentimientos de culpa, agotamiento físico o pavor por hacer una rutina de ejercicios.

“Aléjate de esos pensamientos, toma un poco de cannabis y da un largo paseo por algún parque cercano. Puedes empezar por ahí”, dijo Hesse.

Fuente