En un estudio realizado con 1.273.897 pacientes con infarto agudo de miocardio, el consumo de cannabis se asoció con una disminución de las muertes intrahospitalarias. Además, el consumo de cannabis no se asoció con un mayor riesgo de consecuencias adversas a corto plazo después de un ataque cardíaco. En total 3.854 pacientes declararon haber consumido cannabis. Investigadores de la División de Cardiología de la Universidad de Colorado Anschutz en Aurora, EE.UU., analizaron registros hospitalarios de 8 estados entre 1994 y 2013.

Los consumidores de cannabis fueron más propensos a necesitar ventilación mecánica (odds ratio 1.19). Fueron significativamente menos propensos a morir (OR 0,79), a experimentar shock (OR 0,74) o a requerir un balón de contrapulsación intraaórtico (OR 0,80) después de un infarto agudo de miocardio (IAM) que los pacientes sin consumo de cannabis informado. Los autores del estudio afirman que estos “resultados sugieren que, contrariamente a nuestra hipótesis, el uso de marihuana no se asoció con un mayor riesgo de resultados adversos a corto plazo después de un IAM. Además, el consumo de marihuana se asoció con una disminución de la mortalidad hospitalaria tras el IAM”.

Johnson-Sasso CP, Tompkins C, Kao DP, Walker LA. Marijuana use and short-term outcomes in patients hospitalized for acute myocardial infarction. PLoS One. 2018;13(7):e0199705.

Fuente IACM