El invernadero estará disponible a partir de mayo, fecha en la que se iniciarán las primeras producciones

La start-up farmacéutica española Trichome Pharma ultima la construcción de un invernadero en la provincia de Sevilla para la investigación y desarrollo de plantas de cannabis con fines terapéuticos en fase inicial. 

Según las previsiones de la compañía, especializada en cannabis medicinal y socia del laboratorio veterinario Labiana desde junio, el invernadero estará disponible a partir de mayo, fecha en la que se iniciarán las primeras producciones, según ha publicado El Economista.

Este contará con una superficie de 100 metros cuadrados y tendrá capacidad para producir 20.000 plántulas (plantones) al mes, lo que se traduce en 240.000 al año. En el futuro será el invernadero que suministre los primeros plantones de cultivo de uso medicinal cuando la compañía tenga los permisos adecuados.

“Nos gustaría tener los primeros productos en el mercado español este año, pero aún no tenemos fecha prevista”, ha explicado al mismo medio Nicholas Balk, CEO de Trichome Pharma. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (Aemps) concedió a la compañía en febrero de 2022 la autorización de licencia de cannabis para investigación.

Te puede Interesar
Investigadores andaluces crean medicina con cannabis para terapia antidolor

Un plan a futuro en dos fases

En la actualidad están preparando los trámites para la licencia para uso médico y científico con la idea de vender extractos y principio activo a mercados regulados en el futuro.

“En un primer momento el invernadero se va a utilizar para apoyar todo el desarrollo e investigación que se está haciendo. En el futuro tendrá dos funciones: por un lado, investigación y desarrollo, mientras que por otro será el vivero para los plantones que se usarán con fines medicinales. Esta sería la primera fase, ya que después habría que llevar estos plantones a una zona de cultivo, ya sea a campo o a interior. Nuestro planteamiento sería llevarlos a campo porque estamos apostando por el cultivo orgánico y sostenible al aire libre. Sin embargo, llegará un momento en el que construiremos un invernadero más grande”, ha añadido Balk.

En junio de 2022, la subcomisión del Congreso de los Diputados dio el visto bueno a la legalización del cannabis con fines terapéuticos en España. Para ello, se encomendó a la Aemps la elaboración de un documento para que la normativa fuese viable. Según los plazos previstos, el organismo dependiente del Ministerio de Sanidad disponía de seis meses para encajar las recomendaciones en la normativa actual.

Este informe, por lo tanto, tendría que haber estado disponible desde finales de diciembre o principios de enero. Sin embargo, la futura ley, que contó con el apoyo de Unidas Podemos, PSOE, Ciudadanos, PNV y PdeCat, está estancada y ya acumula un retraso de dos meses.

Te puede Interesar
Cáñamo industrial: del aceite al hormigón prefabricado

Fuente

Acerca del autor

Muchos años luchando en la sombra para que el cannabis florezca al sol.