El Gobierno alemán intentará la legalización y dispara la euforia inversora

Cada mes que pasa el sector del cannabis vive una nueva pesadilla. Desde el boom que las empresas canadienses y estadounidenses vivieron entre 2018 y 2019 ante la posibilidad de que EEUU abriera sus mercados a la marihuana, una cascada de decepciones legislativas han provocado que la euforia se convierta en desplomes de más del 95% entre las empresas más grandes del mundo. Debido a ello y en un año que parece nuevamente complicado por el panorama macroeconómico, ha surgido una esperanza inesperada: Europa.

El dinero del cannabis está cruzando el Atlántico a toda velocidad y concentrando sus apuestas en el continente europeo. Diversos fondos que invierten en este sector ya dan por hecho que el mercado del cannabis europeo será más grande que el norteamericano pronto. El motivo por el que se ha despertado este gran optimismo es Alemania. El Gobierno liderado por Olaf Scholz ha confirmado que en su hoja de ruta para los próximos meses está la legalización de la venta de marihuana con fines recreativos.

«El consumo de cannabis con moderación, de forma segura, de alta calidad y sin delitos en su adquisición es algo que debe aceptarse y forma parte de una sociedad moderna», aseguró el ministro de Salud alemán, Karl Lauterbach a finales del mes de junio. Esta medida pactada de momento con sus socios de coalición supondría la apertura del mercado más grande de Europa, una bombona de oxígeno que podría salvar de la inanición a una industria que había apostado todo a la legalización de la mano del presidente estadounidense Joe Biden.

De momento el cannabis solo genera en Europa unos 250 millones en el mercado medicinal (dado que hasta ahora solo está regulado en este contexto) según las estimaciones de Marijuana Bussiness Daily. Sin embargo empresas del sector como Budders afirman que para 2024 esperan que la facturación europea del sector en su conjunto alcance la cifra de 6.000 millones de euros. Un crecimiento que puede ser exponencial si otros grandes países siguen el ejemplo de Alemania.

Karan Wadhera, socio gerente de Casa Verde Capital, vehículo dedicado a la inversión del cannabis, defendió recientemente que «aunque el mercado en EEUU está más avanzado» cree que «el potencial de Europa es mayor» por su población y porque «hay muchos problemas que están surgiendo en EEUU que en esta región no existen». En ese sentido destaca que las empresas del sector no tienen en Estados Unidos acceso a servicios bancarios y «la gran falta de inversores institucionales».

Te puede Interesar
Italia aprueba cultivar hasta cuatro plantas de cannabis en casa para uso personal

Al margen de estos problemas en EEUU, otra de las diferencias que destacan los expertos es la legislación europea que permitirá a las empresas que lleguen desde fuera tener una operatividad completa en el continente, mejorando sus perspectivas. «Esto significa que puedes producir cannabis, por ejemplo, en Portugal, y venderlo a cualquier país de la UE siempre que tengas licencias de exportación/importación. Por lo tanto, el comercio transfronterizo en Europa es relativamente fluido, lo que significa que las empresas pueden escalar con relativa rapidez si saben lo que están haciendo», dijo David Bonnier, socio fundador de Enexis AB.

Todas estas ventajas, antes del importante anuncio de Alemania, se han traducido en una ‘fuga’ de la inversión de una región a otra. La inversión europea en cannabis vivió un auge durante la primera mitad de 2021 donde alcanzó la cifra de 1.860 millones de euros. Las grandes empresas de América del norte, como Curaleaf Holdings o Tilray ya han abierto delegaciones en Europa. Incluso la empresa de Snoop Dogg ha dado sus primeros pasos en el continente con la compra de la empresa portuguesa de cannabis medicinal AceCacc por 13 millones de euros. Este fue la primera empresa europea controlada por capital estadounidense.

A pesar de que el primer país europeo de gran tamaño en dar el paso y legalizar la marihuana con fines recreativos será Alemania, el continente europeo cuenta con un gran número de legislaciones que ya permiten su uso médico legal de forma amplia. Destacan Portugal, Irlanda, Reino Unido, Holanda, Polonia, Italia o República Checa además de todos los países nórdicos. Países Bajos por su parte, está ejecutando un programa piloto para legalizar la producción al igual que Suiza también para su comercialización. Malta, por su parte, es el único que ya ha legalizado al 100% su consumo. Una base muy importante sobre la que la industria ‘verde’ podría cimentar sus bases ante la espectativa de una legalización a medio plazo.

El cannabis vive un infierno bursátil

Sin embargo la realidad es que, por el momento, las cotizadas del cannabis viven una situación crítica. Solo en lo que va de año Canopy Group se deja un 70% de su valor y ya va un 86% desde sus máximo de 2021 y un 95% desde sus máximos históricos. Por su parte Tilray cede un 53% este 2022 y cede un 90 desde su punto álgido en 2021 y un 97% desde sus máximos históricos en 2018.

Te puede Interesar
La legalización del cannabis divide a la política italiana

La situación no es muy diferente para Aurora y Hexo. La primera cede un 76% en 2022 y un 98% respecto a 2019. La segunda un 70% este año y un 99% desde máximos. Por último Cronos Group es la que mejor parada ha salido con un 25% de caídas este año pero un 75% desde sus máximos de 2021 y un 86% respecto a los de 2019. En resumen, aquellos que invirtieron en la marihuana en la ola de optimismo generada en los años previos a la pandemia han perdido en la actualidad casi toda su inversión.

Los diversos problemas que han ido surgiendo en el sector han aniquilado el optimismo que mantenía su cotización a flote. Por un lado el sector esperaba que la llegada de los demócratas al poder implicase una legalización federal, lo que no se ha producido y, de hecho, ha quedado totalmente paralizada.

Aunque el principal problema, sin duda, es que el sistema bancario estadounidense se ha cerrado en banda a firmar cualquier clase de producto financiero con los productores por los daños reputacionales que podrían producirse y algo tan simple como firmar una ‘hipoteca’ para comprar una plantación se han convertido en un imposible. De hecho, han surgido fondos que se dedican a comprar estos terrenos y arrendarlos a las firmas de marihuana por un precio mucho más elevado, reduciendo fuertemente sus márgenes.

Desde la consultora RCCB explican que «los bancos y otras instituciones financieras a menudo se niegan a hacer negocios con las empresas del cannabis» por «los daños reputacionales y porque son activos que están sujetos a incautación por parte de muchas autoridades federales». Además, remarcan que algo tan común como adquirir un seguro, «es algo realmente complicado» y, en caso de conseguirlo, «se convierte en algo muy costoso».

Con los costes disparados primero el covid y ahora la crisis económica han frenado bruscamente el consumo, formando parte de una tormenta perfecta que ha provocado una crisis histórica en el sector. Además la financiación a través de inversores particulares se ha vuelto realmente complicada, pues los inversores institucionales se mantienen lejos del sector. Ahora las firmas de cannabis, con EEUU bloqueado por el momento, ponen todas sus esperanzas en Europa, donde creen que podrán encontrar un refugio para sobrevivir a un invierno que, por el momento, parece que seguirá durante un largo tiempo.

Fuente